Cartagena


“Pedimos flexibilidad”: comerciantes de zona de conurbación

Propietarios de tiendas, terrazas y demás establecimientos en los barrios de la zona limítrofe entre Cartagena y Turbaco piden ser tenidos en cuenta por la administración municipal al elaborar los decretos.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

13 de enero de 2021 12:00 AM

Las disposiciones restrictivas a raíz de la pandemia han causado estragos en las finanzas de los propietarios de cientos de establecimientos comerciales de Cartagena y Bolívar, aunque con la reapertura gradual de algunos sectores en los últimos meses la situación mejoró.

Sin embargo, la segunda ola de contagios ha motivado a las autoridades a reforzar las medidas, especialmente en el departamento, donde los municipios mostraron firmeza para las celebraciones de Navidad, fin de año o el puente de Reyes.

(Lea: ¡Es un hecho! Comercios de Turbaco podrán cerrar a las 9 p.m.).

Justamente, el pasado fin de semana la Gobernación decretó toque de queda en todas las poblaciones desde las 9 de la noche del viernes 8 de enero hasta las 5 de la mañana de ayer. En la Heroica el toque de queda funcionó esos días, pero solo de madrugada, por lo que en el día y hasta la medianoche los establecimientos podían operar.

Y en medio de esas diferencias quedó la zona de conurbación entre Cartagena y Turbaco, donde los habitantes de 12 barrios, pese a estar pegados a la ciudad, debieron ceñirse por las restricciones de los municipios, es decir, estuvieron bajo toque de queda y ley seca.

Nuevas peticiones

Por eso, ayer los propietarios de tiendas, terrazas, discotecas, entre otros negocios, hicieron una manifestación para pedirle a la Alcaldía de la población tener disposiciones especiales con ellos a la hora de firmar decretos, pues suelen perder clientes que se van a sectores vecinos de la ciudad. “Estamos haciendo un pronunciamiento público para que el gobernador de Bolívar y el alcalde de Turbaco tengan flexibilidad con los negocios de la zona de conurbación, pues para los grandes mayoristas y reconocidas cadenas no hay prohibiciones.

(Lea: Bañistas sin reservas y lanchas ilegales están ingresando a Playa Blanca).

Los más afectados son los pequeños comerciantes, que deberían tener un diferencial porque están a siete kilómetros del casco urbano del municipio, nosotros somos más Cartagena que Turbaco, no deberían restringirnos igual”, aseguró Javier Bedoya, líder comunal de la zona. Los manifestantes agregaron que muchas familias no cuentan con recursos para abastecerse una semana, por lo que les toca comprar alimentos cada día, algo que no pudieron hacer el fin de semana porque las tiendas estaban cerradas.

“Lo que pedimos es que les permitan a los locales comerciales funcionar con un horario más amplio”, añadió Bedoya. En octubre del 2020, tras varios meses de cierre debido al COVID-19, estos mismos comerciantes realizaron una protesta para pedir ayuda a las autoridades. En esa ocasión les permitieron abrir hasta las 9 de la noche y también los dejaron trabajar los fines de semana.

Los 12 barrios que hacen parte de la zona de conurbación son: El Rodeo, Villa Cádiz, Villa Grande 1, Villa Grande 2, Villa Andrea, Villa Sol, Villa Juliana, Bosques de la Circunvalar, Bosques de la Ceiba, Brisas de Galicia, Horizonte 1 y Horizonte Nuevo. Este medio consultó sobre el tema a la Alcaldía de Turbaco, pero no hubo respuesta.

Este medio se comunicó con la Alcaldía de dicho municipio para conocer su posición ante la petición de estos habitantes, pero hasta el cierre de esta edición no había dado un pronunciamiento.

Bajas ventas

Los afectados indicaron que las ventas en la pandemia han bajado hasta un 40% y los gastos siguen siendo los mismos porque continúan pagando el mismo valor por los servicios, empleados o arriendos.

“Ya no podemos más, cada vez que hacen toques de queda nos causan grandes pérdidas, son muchos meses batallando contra las dificultades y no hay consideración de parte de las autoridades. Aquí todos cumplimos con los protocolos de bioseguridad, la Alcaldía lo sabe, la gente es respetuosa, pero somos más de 50 comerciantes en crisis”, aseguró Ramiro Franco, quien tiene una tienda en la urbanización Villa Grande 1.