Periodista vivió un día en silla de ruedas en Cartagena

15 de febrero de 2015 12:48 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Hace unas cuantas semanas, Eliud Sacco, un vendedor de lotería de 44 años que se moviliza en silla de ruedas desde niño, denunció ser víctima de discriminación luego de que el conductor de una buseta se negara a prestarle el servicio de transporte público porque, supuestamente, ocupaba el espacio de dos pasajeros.

Este hecho, que provocó la indignación de los cartageneros y acarreó una sanción económica para el conductor por parte del DATT, puso en evidencia un problema que día a día tienen que afrontar las personas con limitaciones físicas en una ciudad que no está pensada para ellos.

Con el ánimo de comprobar qué tan incluyente es la infraestructura de Cartagena para esta población, Q’hubo decidió hacer un pequeño experimento al enviar a uno de sus periodistas (yo) a recorrer algunos puntos de la ciudad en silla de ruedas, y de este modo fue que  evidencié que, uno, incluso los espacios destinados para minusválidos pueden ser inaccesibles sin la ayuda de otra persona; dos, que el transporte público está en deuda en la prestación del servicio; y tres, que la solidaridad de los cartageneros siempre está atenta a brindar la mano a quien lo necesite.

NO HAY POR DONDE
Escaleras, postes y bolsas de basura en la mitad de los andenes, huecos y desniveles, son algunos de los obstáculos que encontré para hacer girar las grandes y pesadas ruedas de la silla; incluso, en varios casos, me vi obligado a movilizarme por la carretera al no poder subir al andén, pues ni siquiera las rampas construidas para discapacitados cumplían su función por culpa de un ángulo pronunciado.

“La ciudad está avanzando de a poco hacia la inclusión, pero aún le falta mucho; no solo en lo que es infraestructura, sino también en la cultura ciudadana. Las personas, por ejemplo, sacan las bolsas de basura y las dejan en la mitad de un andén, si una persona con limitaciones físicas intenta cruzar por este punto tendrá que devolverse o poner en riesgo su vida al maniobrar la silla para superar las bolsas. También tenemos  problemas con la prestación del servicio de transporte”, señaló Jair Fontanilla Arrieta, coordinador del programa de discapacidad de la Secretaría de Participación Social del Distrito.

“AGUANTA, AGUANTA”
Recordando la denuncia de Eliud Sacco, y los señalamientos del coordinador Jair Fontanilla, hice la prueba de detener a varias busetas sentado en la silla, y para mi sorpresa, de 10 busetas, 8 se detuvieron y solo 2 siguieron de largo; una porque estaba llena y la otra porque no quiso.

En este punto hay que decir que la denuncia hecha por Eliud y la sanción al conductor fue publicada en los principales medios de la ciudad, por lo que los resultados favorables de esta prueba pudieron estar condicionados por el miedo de los buseteros a ser multados al no recogerme.

Nunca pude subir al bus, los altos escalones lo impedían. Algunos esparrin se ofrecieron a cargarme pero no los dejé. No porque fuera solo una prueba, sino por una cuestión de orgullo, de sentir la impotencia que día tras día vive esta población.
“Sabemos que hay falencias en el sistema de transporte para discapacitados, pero todo eso debe cambiar  cuando llegue Transcaribe, pues los portales y los buses estarán al mismo nivel para que cualquier silla de ruedas ingrese sin problemas. Eso sí, los demás usuarios tienen que entender que ellos tienen prioridad y puestos especiales que hay que respetar”, finalizó el coordinador del programa de discapacidad.

GRACIAS TOTALES
A pesar de las fallas en infraestructura y movilidad que presenta la ciudad, los cartageneros demostraron una vez más su solidaridad al ayudarme a superar cuanto obstáculo encontré en mi camino. En la cebra de La Castellana, varias personas levantaron la silla para que pasara por el separador que, aunque está  hecho para que pasen las personas con discapacidad, resulta imposible de superar a los que como yo tienen poca práctica. De no ser por estas personas de buen corazón hubiera quedado a mitad de la vía con el semáforo en verde. Para todas las personas que se detuvieron para ayudarme, pesando que de verdad se trataba de alguien en silla de ruedas, muchas gracias.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS