Cartagena


Plan de alternancia educativa, la apuesta en Cartagena para 2021

El MEN emitió una directiva en la cual exige a las secretarías tener listo a más tardar en noviembre el modelo de regreso a clases. Así se trabaja en la ciudad.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

18 de octubre de 2020 10:30 AM

Mientras algunos colegios en otras ciudades del país ya han comenzado con su retorno gradual a las aulas, en Cartagena desde julio se dijo que las clases presenciales no se retomarían hasta 2021.

Sin embargo desde ya, y atendiendo a los requerimientos del Ministerio de Educación Nacional (MEN), que a través de la Directiva 016 dio un plazo hasta el 9 de noviembre para que las alcaldías y gobernaciones tengan listos sus planes de alternancia educativa para el regreso gradual a la presencialidad, desde la Secretaría de Educación Distrital de Cartagena (SED) ya se trabaja en el plan que se desarrollará el próximo año con el fin de regresar a las aulas privilegiando la salud de los estudiantes. (Lea aquí: Secretaría de Educación trabaja en plan retorno a clases 2021)

“Esta labor aborda diversos aspectos, entre ellos, las estrategias pedagógicas y el acceso a la educación, el contexto local de la pandemia, la infraestructura sanitaria de los colegios, los recursos presupuestales que se necesitan para mejorarlas, los protocolos de bioseguridad y su monitoreo, la caracterización de los actores del sector educativo (estudiantes, docentes, directivos, administrativos) para determinar su vulnerabilidad frente al virus, lo mismo que el trabajo de las aseguradoras de riesgos profesionales. En esta tarea la SED cuenta con el acompañamiento del Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis) y del Ministerio de Educación”, indicó la dependencia.

De esta manera, se trabaja de conformidad a la Resolución 1721 del 24 de septiembre de 2020 del Ministerio de Salud y Protección Social, el cual fija los lineamientos para el retorno gradual a las clases. “Entre las orientaciones dadas por el MEN para la construcción de este plan están acciones como el análisis del contexto territorial, el comportamiento de la pandemia en el ámbito local, las condiciones de las sedes educativas y los protocolos para cada una de ellas, así como la promoción y participación de la comunidad educativa, sus actores y las familias en los modelos de alternancia”, explica la SED.

Saldar la deuda

De esta manera, se espera que la totalidad de las instituciones educativas en Cartagena, tanto públicas como privadas puedan regresar a sus estudios sin inconvenientes este 2021, teniendo en cuenta todas las limitaciones que hubo durante la pandemia, principalmente en lo que tenía que ver con la conectividad, por lo cual muchos estudiantes dejaron de recibir sus clases al no tener los medios para continuar desde canales virtuales.

Es así como el reto de volver a la presencialidad no solo significa una responsabilidad en materia de salud sino también de recuperar todo lo perdido durante la emergencia sanitaria, donde no todos los estudiantes de Cartagena tuvieron la oportunidad de seguir recibiendo sus clases.

Es el caso, por ejemplo, de varios estudiantes de la Institución Educativa de Tierrabomba, en la zona insular de Cartagena, donde al igual que en otros colegios del Distrito se tuvo que implementar un modelo de entrega de guías y talleres en físico -con las medidas de bioseguridad- para que los estudiantes pudieran seguir con su proceso educativo a pesar de no contar con computador o celular. (Le recomendamos: El reto de dar clases virtuales en la Cartagena Insular)

“Acá la conectividad es prácticamente nula. Muchos niños tienen que comprar recargas todos los días para poder dar clases. Además hay familias donde hay hasta tres y cuatro niños por lo que las recargas duran muy poco. A veces hay hasta un solo celular por familia y toca darle prioridad a un niño mientras los otros se quedan sin dar sus clases”, explicó Denis Franco, coordinadora de la Institución Educativa de Tierrabomba.

Y es que según los resultados que arrojó el más reciente informe de Calidad de Vida de Cartagena Cómo Vamos (CCV) que se enfocó en la situación de Cartagena durante la pandemia, del total de la matrícula oficial de la ciudad (234.913 estudiantes), tan solo el 31% de ellos (52.607) cuenta con un smartphone; el 20% (33.788) con internet fijo o datos móviles; mientras que nada más el 10% (17.277) tiene computador o tablet. (Lea aquí: El reto de la educación en medio de la pandemia)

Para subsanar ese vacío, lo que se hizo desde la SED fue gestionar la entrega de 22 mil sim cards dotadas de datos móviles a estudiantes de los colegios oficiales de Cartagena que así lo necesitaran, para lo cual se invirtieron $1.510 millones en un convenio administrativo con la empresa de telefonía Tigo. Las sim cards comenzaron a entregarse el pasado mes de septiembre. (Puede leer: Distrito arranca entrega de tarjetas SIM a estudiantes)

A pesar de esto lo cierto es que las brechas que dejó la pandemia son evidentes y se incorporaron a los retos que de ahora en adelante tiene la SED para garantizar el acceso a la educación y la calidad de las mismas a los estudiantes, por lo cual la conectividad igualmente será un elemento clave en el modelo de alternancia que presentará la SED.

El protocolo

Uso obligatorio de tapabocas.

Control de temperatura al ingreso.

Mecanismo para indagar posibles síntomas en la comunidad educativa.

Protocolo definido en caso de contagio.

Puntos de desinfección en las zonas comunes de la institución.

Elementos sanitarios completos en los baños.

Circulación natural del aire dentro de los salones.

Distanciamiento físico entre estudiantes, profesores, directivos y demás miembros de la comunidad educativa en aulas, restaurantes y otras zonas comunes.

Controlar el ingreso de objetos externos.

Evitar compartir útiles escolares.

Señalización pedagógica.

Canecas especiales para residuos de elementos biosanitarios.

Mecanismos para la desinfección de zapatos.

Protocolo de aseo.

Creación de comité especial para el cumplimiento de las medidas de bioseguridad.

Turnos para la hora de recreo de los estudiantes.

Privilegiar el trabajo individual, parejas o grupos pequeños para no comprometer el distanciamiento.

Empresas de transporte escolar deberán cumplir con las medidas de desinfección y el aforo permitido.