Cartagena


Arranca piloto para superar la pobreza extrema en Cartagena

El piloto se realizará en la Unidad Comunera de Gobierno 6 de Cartagena, que agrupa a barrios como El Pozón, Nuevo Paraíso, Fredonia y Olaya Herrera. Es liderado por el PES y la Fundación Grupo Social.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

29 de marzo de 2021 12:00 AM

La comuna 6 de Cartagena agrupa a los que podrían ser los barrios más pobres de la ciudad. Son cerca de 100 mil habitantes los que viven en barrios como El Pozón, Villas de la Candelaria, Villa Zuldany, Villa Estrella, Nuevo Paraíso, Fredonia y Olaya Herrera, y que en los últimos años han recibido personas desplazadas de regiones como los Montes de María y más recientemente de Venezuela.

Con ello las invasiones han crecido y por ende el índice de pobreza multidimensional, que está 10 veces por encima de la media en Cartagena.

Es por este motivo que desde el Plan de Emergencia Social Pedro Romero (PES PR) en apoyo con la Fundación Grupo Social, se escogió a esta comuna para poner en marcha lo que será el ‘plan piloto para superar la pobreza extrema en Cartagena’, que busca, en lo que resta del gobierno del alcalde William Dau, poner la institucionalidad a disposición de estas personas para acompañarlas a salir de la pobreza, teniendo en cuenta varias líneas de acción.

“Esta es la unidad comunera que más aporta a la pobreza extrema de Cartagena porque tiene unos índices de inasistencia alimentaria y de pobreza multidimensional muy altos, queremos en este piloto ir superando esos índices. El objetivo principal del PES es superar la pobreza extrema en la unidad comunera 6 a través de la generación de oportunidades de educación, mejoramientos de vivienda, oportunidades en acceso a la salud y en acceso al empleo a través del ingreso, del trabajo, y del emprendimiento. Queremos que las personas accedan al sistema financiero y que tengan una mejor calidad de vida”, detalló Kairen Gutiérrez, directora del PES.

Gutiérrez explicó que el piloto con la comuna 6 será este 2021 y que la idea es que en los próximos dos años se pueda replicar en otras unidades comuneras.

El ‘plan para el buen vivir’

Otra de las razones por las cuales se escogió la comuna 6 como escenario para este piloto fue la línea de base desarrollada por la Fundación Grupo Social, una organización no gubernamental que desde 2014 ha venido trabajando con las comunidades de estos barrios.

“Hicimos un ejercicio de planeación participativa con grupos focales, entrevistas y conversaciones sobre las problemáticas del territorio, fue gracias a esto que salió lo que llamamos el ‘Plan para el buen vivir’, que es una hoja de ruta con unas estrategias y líneas de acción que buscan impactar y mejorar la calidad de vida de la comunidad”, explicó Maricela Madero, directora de la Fundación Grupo Social.

En orden de cumplir este ‘Plan para el buen vivir’, que contempla varias estrategias, fue que se sumó la Alcaldía de Cartagena a través del PES.

Una de estas estrategias es la de hábitat y ambiente, la cual busca transformaciones físicas del territorio para mejorar la convivencia y por supuesto la calidad de vida de los habitantes. Un ejemplo de ello fue la construcción del Ecoparque Luz y Felicidad en el sector 20 de Enero de El Pozón, donde un sitio que antes era un foco de delincuencia fue convertido por la comunidad en una zona verde de recreación y esparcimiento. La Fundación Grupo Social puso los recursos y los materiales, y fue la misma comunidad la que construyó el parque y la que está encargada de su mantenimiento.

“Ahora estamos en la conformación del Parque Lineal del barrio El Pozón, que estará en el famoso Terraplén”, dice Gustavo Díaz, gestor social del barrio, quien indicó que el apoyo ha sido clave en la transformación de su comunidad.

Arranca piloto para superar la pobreza extrema en Cartagena

Ecoparque Luz y Felicidad de El Pozón.

Otra de las estrategias tiene que ver con la educación. “No solo hay problemas de infraestructura sino de calidad, entonces hemos trabajado con los maestros una metodología que se llama ‘Escuelas que aprenden’ y los hemos apoyado en las didácticas”, resalta Madero.

Asimismo, se encontraron deficiencias en la atención a la primera infancia, pues de 11 mil menores de 5 años que hay en la comuna, tan solo el 10% tenía atención integral, por lo que se busca subsanar ese vacío.

Hacia el liderazgo comunitario

El ‘Plan para el buen vivir’ también piensa en las futuras generaciones de gestores sociales de la comuna. Es por ello que el trabajo con los jóvenes es clave con el fin de perpetuar este tipo de acciones. En esta línea nació ‘Conexión Olaya’, un proyecto que busca la promoción de la convivencia ciudadana y la reconciliación mediante iniciativas culturales juveniles.

“Los jóvenes se apropian de su territorio y adquieren la competencia del conocimiento profundo no solo de sus problemáticas, sino también de sus oportunidades, reforzando los activos culturales y las oportunidades de emprendimiento. Queremos que esto sea un corredor cultural y que conecte a los sectores”, explica Madero.

“Que nos den garantías”

Aparte de las estrategias de hábitat y educación, también están las de ‘comunicación para la construcción de los sentidos’, orientada a transformaciones culturales en el actuar de la comunidad como el arrojo de basuras y otras acciones relacionadas a la convivencia; la de ‘gestión participativa’, sobre la gobernanza y la articulación para la toma de decisiones en conjunto; y la de generación de ingresos, que podría decirse que es una de las más críticas por la cantidad de informalidad que hay en estos barrios y la situación tan compleja de empleo que se agravó con la pandemia.

Ante el lanzamiento de este plan piloto la comunidad solo espera que le puedan dar las garantías para que el ‘Plan para el buen vivir’ sea una realidad.

“Este piloto nos da la oportunidad de mostrar todo el potencial y las cosas bonitas y buenas que nosotros tenemos”, dice José González, gestor social de Olaya Herrera sector Playa Blanca y miembro de la Corporación Ambiental y Ecológica Ciénaga de La Virgen.

En su caso, la apuesta es por la implementación de las ‘Canoas para el buen vivir’, un proyecto de transporte acuático y ecoturismo que esperan que con el apoyo de la institucionalidad se pueda llevar a cabo, toda vez que también representaría una forma de ingreso sostenible para su comunidad.

Arranca piloto para superar la pobreza extrema en Cartagena

Las ‘canoas para el buen vivir’ son parte un proyecto que tiene la comunidad.

“Necesitamos rehabilitar nuestros cuerpos de agua y comenzar a ver desde otra perspectiva. La ciénaga de La Virgen es algo maravilloso y es digna para mostrar. En el canal Calicanto hay una oportunidad muy grande”, resalta.

Es así. La voluntad de la comunidad está. Ahora se espera que el Distrito ponga de su parte en el desarrollo de este plan y verdaderamente Cartagena pueda caminar hacia una superación de la pobreza extrema.