Por mala práctica médica, piden cierre de Clínica Barú

11 de abril de 2019 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Llegar a las afueras de la Clínica Barú y escuchar tantos casos, de personas que fallecieron por procedimientos médicos mal practicados o innecesarios, me hizo pensar que hoy mi familia podía estar en la misma posición de muchos de los que estaban en el lugar.

Hace quince días, después de sufrir un accidente en una moto y recorrer varias urgencias de la ciudad, por sugerencia de vigilantes y recepcionistas de otros centros hospitalarios a los que llegué, terminé en la Clínica Barú.

Luego de diez horas de espera, me informaron (agobiados por mi insistencia) que debían operarme, colocarme dos pines (clavos), porque tenía una fractura en el dedo meñique de la mano derecha, en la falange proximal; siguieron las horas de espera y a las 9 de la mañana me hicieron la cirugía, para la cual me aplicaron anestesia general. Desperté hora y media después y tenía el dedo vendado.

Debo destacar que antes de ingresar al quirófano, médicos informaron que me harían una resonancia magnética en la rodilla, porque al parecer también tendrían que intervenirla por ruptura de ligamentos, lo cual me pareció absurdo. Llegué caminando a la clínica y sin dolor en esa articulación, por lo que siempre me negué y no permití tal operación.

Luego de la cirugía, por los comentarios negativos que había escuchado de este lugar y por la valoración de un familiar con conocimientos en ortopedia, decidí consultar a otro especialista, quien confirmó mis sospechas. Aunque la fractura en el meñique existe se pudo tratar con yeso, sin necesidad de operación; esto me pareció muy grave, pero ayer constaté que pudo ser peor.

A las 9 de la mañana, hasta las afueras de la Clínica Barú llegó una multitud de personas. Con arengas, pancartas y camisetas pedían a gritos su cierre. “Que se acabe el matadero de personas”, “que cierren la Clínica Barú”, “no más Barú”, “que no maten más pacientes”, eran algunas de las frases que coreaban los manifestantes.

El plantón fue citado luego que se conociera la historia de Maxceyder Morales, un joven que sufrió un accidente hace pocos días y fue trasladado hasta dicha clínica, en la avenida Pedro de Heredia.

“La atención en esta clínica fue pésima, no nos querían dar la salida de mi hermano y nos advirtieron que si lo dejaban ir no darían ningún papel ni documento”, aseguró Roosvelt Morales, hermano de Maxceyder.

Según el dictamen entregado por la clínica a familiares, uno de los pies de este paciente, donde sufrió la mayor lesión, debía ser amputado, sin embargo, ellos lograron trasladarlo a otra clínica donde le trataron la lesión sin necesidad de amputarlo.

Otro de los casos expuestos en el plantón fue el de Jalima Elena López Saleme, de 38 años, quien el 15 de agosto de 2017 ingresó a la Clínica Barú para realizarse una reparación en el tendón, procedimiento calificado como una cirugía de menor riesgo y ambulatoria. No obstante, a la 1:45 de la tarde, su muerte fue anunciada a familiares.

“El dictamen afirma que murió por una reacción alérgica, por lo que decidimos mandarle a practicar una necropsia, la cual reveló que la muerte de mi hermana fue por un paro respiratorio y además, en vez de ayudarla le cortaron la vena yugular”, afirmó Rossana López Saleme, hermana de Jalima.

Los casos de pacientes con procedimientos quirúrgicos innecesarios o mal practicados abundaron en el plantón pacífico, dejando a la vista que son muchas las personas inconformes con la atención en la clínica.

La intervención de las autoridades de salud para “ponerle fin al “atropello” del que han sido víctimas muchos cartageneros” es la principal petición de los manifestantes.

“Mi intención es que esta clínica sea intervenida y no permitir que siga aumentando el número de víctimas debido a la mala praxis médica y corrupción que aquí se presenta”, Roosvelt Morales.

“Lo más preocupante es la actitud de las entidades competentes, como el Departamento Administrativo Distrital de Salud (Dadis), que tiene conocimiento de la situación y no ha hecho nada al respecto. Es hora de que esta gente reciba su castigo”, añadió.

Al respecto, se conoció que el Dadis tiene conocimiento de la situación y está verificando la radicación de casos contra la Clínica Barú, para iniciar las actuaciones necesarias.

El Universal intentó comunicarse con el director de la Clínica Barú, para conocer su versión sobre los casos expuestos, y no fue posible obtener respuesta.

¿Por el Soat?

Según las denuncias realizadas por los manifestantes, los pacientes son llevados hasta la Clínica Barú debido a que es la única que atiende con el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito (Soat).

“Parece que se tratara de un cartel del Soat, todas las clínicas deben atender este tipo de urgencias, pero todas las traen hasta la misma clínica, la Barú”, aseguró Rossana López, familiar de Jalima López.

La retención de los pacientes y la negación de la de alta voluntaria hasta la finalización de los recursos del Soat es la queja más común de sus usuarios. “A mi hermano no lo dejaban salir de la clínica, solo lo hicieron cuando se agotó el Soat”, aseguró Roosvelt Morales, familiar de Maxceyder, paciente de la Clínica Barú.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS