¿Quién cuida el ambiente en Bazurto?

16 de octubre de 2017 11:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Es día de recoger basuras en el mercado de Bazurto, trabajadores de una empresa de aseo recorren las callejuelas de la central, levantando con un rastrillo pedazos de cartón y bolsas, que están pegados al piso con un fango pastoso. En los pasillos de otro sector, un comerciante tira unas bolsas en la zona recién lavada.

Cerca de la rampa, adonde llegan todos los camiones para descargar los productos que se pondrán en venta a diario, hay tres contenedores de basura a rebosar. Cuatro aseadores los organizan, mientras un habitante de calle, montado sobre la montaña de desperdicio, intenta rescatar algo útil. Alguien se tapa la nariz mientras pasa por el lugar y desde un puesto cercano le gritan que, afortunadamente, “hoy huele y no apesta”.

La afectación ambiental generada en el mercado de Bazurto no es un asunto nuevo en la ciudad, en la decisión judicial del 2011 que ordenó el traslado en el término de 4 años, se ordenó también que mientras esto se daba, las entidades involucradas: EPA, Ministerio de Ambiente y Cardique, debían trabajar para mitigar el impacto ambiental que el mercado provocaba en la ciénaga de Las Quintas y sus alrededores.

Seis años después de la orden, ni el mercado ha sido trasladado ni se ha logrado el equilibrio ambiental, por lo que ante la demora de la solución definitiva, vecinos de Martínez Martelo piden al Distrito que cumpla por lo menos con lo primero.

“A la ciénaga van a dar toda clase de corotos, arena, piedra, bloques, más lo que sale del mercado. También le caen las aguas residuales de las cantinas y los baños artesanales... nada de eso se ha solucionado y el cuerpo de agua sigue pudriéndose”, comenta un vecino del barrio.

De acuerdo  con él, tan solo se ha cumplido con un 10% del compromiso, poniendo una malla en torno a la ciénaga y haciendo charlas de sensibilización ambiental. Pero eso no es suficiente para lograr el equilibrio ecológico del sector.

“Sí se está trabajando”

Fernando Félix López lleva vendiendo frutas y verduras, los mismos años que tiene el mercado de Bazurto. Sentado bajo su sombrilla multicolor y rodeado de bolsas llenas de maracuyá en un sector cercano al CAI de Policía, piensa dos segundos y niega haber recibido recientemente algún taller sobre manejo de residuos sólidos. Más adelante un vendedor de plátanos dice que la última presencia que hizo el Estado fue para quitar los puestos. “Vinieron fue hace tres meses, a tumbarnos todo, pero talleres aquí no han hecho”, comenta.

Eusebio Macías Cabrera, administrador del mercado, confirmó que se están haciendo varias actividades para mejorar las condiciones de la central. “Aquí tenemos la participación frecuente del EPA, están de lleno ilustrando, capacitando a los comerciantes de la importancia de mantener un ambiente sano, pero es importante la actitud que tenga el comerciante de querer mejorar su negocio”, sentencia Macías.

¿Falta de cultura?

María Angélica García, directora del EPA, recalcó que de nada sirven las actividades si los comerciantes no ponen de su parte.

“La raíz de todos los problemas es la falta de cultura ciudadana, en muchos casos toca implementar mejores prácticas por parte de los usuarios del mercado. No es fácil cambiarlo, pero estamos trabajando en ello”. García destacó que en un proyecto conjunto con Minambiente y Cardique se han hecho proyectos ambientales escolares con los colegios cercanos, reuniones y desodorización, entre otras.

Eusebio Macías explicó también que al problema de cultura se suma la presencia de unos 250 habitantes de calle en el sector, a quienes algunos comerciantes les entregan los desechos, generando desorden.

Hace falta, dice un morador de Martínez Martelo, que no solo se quede en los talleres, sino que se vean los resultados. “La ciénaga, por ejemplo, viene acumulando residuos sólidos desde hace 30 años y a eso no le han hecho limpieza. Eso se descompone y genera metano, eso es un combustible que puede prenderse y llegar a los canales subterráneos del mercado”.

“Nosotros lo que queremos es que piensen en el bien común, por encima de ese comercio agresivo que vende y bota, sin aportar nada al espacio. El mercado en este momento es la zona de contaminación más grande de la ciudad”, concluyó.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS