Cartagena


Quieren hacer canchas y parques en los lotes baldíos

Líderes comunales de Camilo Torres afirman que hay unos predios abandonados por sus dueños que les causan perjuicios. Piden a la Alcaldía comprarlos para donarlos a la comunidad.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

08 de octubre de 2020 12:00 AM

Como muchos barrios de Cartagena, Camilo Torres es uno de los que a pesar de tener más de 40 años de fundado se quedó sin zonas verdes o áreas de esparcimiento y entretención para sus habitantes.

Está en la zona suroccidental, al lado de otros como El Rosedal o María Cano. Apenas cuenta con tres calles que gozan de pavimentación, aunque hay un tramo destapado de difícil acceso en el que además existen un par de predios privados que sus dueños han dejado abandonados.

(Lea: Cuatro muertos y 111 contagios nuevos por COVID-19 en Cartagena).

Ese, justamente, es el trayecto del barrio que los líderes comunales quieren rescatar y volverlo útil a los niños y jóvenes porque no existe en la zona un solo parque o cancha deportiva.

Mónica Escobar, vicepresidenta de la Junta de Acción Comunal, explicó que son tres lotes en deterioro los que causan perjuicios a los residentes porque tienen maleza, zancudos y de ellos salen roedores hacia las calles y casas. Además, deben luchar constantemente contra carretilleros que quieren usarlos para arrojar escombros.

Para darle buen uso

Según los moradores, los propietarios de dichos lotes no se han aparecido por el barrio en muchos años y tampoco han decidido qué hacer con ellos, dejándolos a la intemperie.

“Queremos que la Alcaldía compre esos predios y los done a la comunidad. Necesitamos que los dueños aparezcan y se decidan a hacer algo, ya sea que construyan o que los vendan. Si el Distrito los adquiere puede hacer en ellos unos parques infantiles o unas canchas para uso de la comunidad. Aquí los niños y jóvenes se ponen a jugar en las calles exponiéndose a las motos y carros. Los adultos mayores tampoco tienen un sitio donde ejercitarse y realizar jornadas saludables. Camilo Torres es un barrio que poco suena porque en términos generales es tranquilo, hay inseguridad como en toda la ciudad, pero es de gente buena y trabajadora. Lo que no tenemos son espacios recreativos”, señaló Escobar.

(Lea: Asesinan a hombre para robarle en Boston).

Desde la JAC precisaron que tampoco cuentan con sede comunal, por lo que las reuniones las deben hacer en viviendas particulares. Es por eso que su intención es obtener la donación de al menos uno de los tres lotes disponibles en el barrio, los cuales son extensos.

Camilo Torres es un barrio de aproximadamente 340 casas con alrededor de 1.000 habitantes. Sus representantes indicaron que en los próximos días se acercarán a la Alcaldía de Cartagena a llevar la documentación necesaria para hacer una petición formal sobre sus intenciones.