Reflexiones sobre una "Cartagena sin cartageneros"

07 de agosto de 2017 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

“Cartagena es una ciudad que tiene un buen lejos, que todo el mundo ve con cierto placer por su buena geografía, historia y cultura. Pero cuando la gente se aproxima a ella, encuentra una ciudad hostil, con problemas de educación, incluso con problemas para tratar bien a la gente”.

La crisis de gobernabilidad e institucionalidad que registra Cartagena por estos días refuerza la lectura pesimista que hay sobre la ciudad y golpea la autoestima cartagenera. Sin embargo, es sabido que el problema no tiene un origen actual, sino bastantes antecedentes históricos relacionados con actos de corrupción y desgobierno, pero además que desencadenan consecuencias como la pérdida de identidad y compromiso por parte del propio cartagenero frente a su ciudad.

Bajo ese marco, se están abriendo espacios de reflexión académica para el debate, con el objetivo de promover propuestas desde la iniciativa ciudadana. El foro “Cartagena sin cartageneros” fue escenario de una discusión sobre la necesaria reconstrucción de identidad cartagenera teniendo en cuenta la forma en cómo se entiende a la ciudad desde afuera.

“La gente se va de la ciudad y mira a la ciudad con amor y recelo. La ciudad gusta mucho por todo lo atractivo que tiene, pero también tiene aspectos muy negativos que vemos en las noticias de todos los días como la inseguridad, el mal transporte o los problemas ambientales. Hay una ciudad que podría ser mucho mejor, pero que nosotros los cartageneros no hemos dejado que lo sea, por acción o por omisión”, mencionó Tadeo Martínez, corresponsal de la revista Semana, quien fue uno de los panelistas invitados al foro.

Rafael Vergara, ambientalista y abogado, y Freddy Goyeneche, director del Centro de Observación y Seguimiento del Delito (Cosed), también participaron del foro organizado por la fundación “Yo soy Olaya Herrera”.

DESIGUAL Y EXCLUYENTE
“Para que la ciudad mejore se necesita mayor compromiso con una necesidad de cambiar, de transformar patrones no solo de conducta personal sino también de inversión del Estado. No podemos seguir impávidos frente al hecho de que la ciudad sea una de las más importantes en materia de generación del PIB (Producto Interno Bruto) pero que no se refleje para nada en las grandes masas de una urbe pauperizada, con una cantidad de necesidades insatisfechas”, argumentó Rafael Vergara.

El ambientalista retomó las cifras reveladas en el informe “La exclusión en los tiempos del auge: el caso de Cartagena”, realizado por Adolfo Meisel Roca y Jhorland Ayala García, para reiterar los efectos que la desigualdad social ha tenido en la ciudad. “Hay un PIB de 15,6 millones según datos registrados en 2012 (…) Todo ese crecimiento que significa ser la cuarta ciudad industrial de Colombia no ha significado un mayor bienestar para la población. Todo lo contrario, registra Cartagena una pobreza monetaria de 32,7”, recordó.

“Estos no son simples datos económicos, son evidencias de la vida social de Cartagena, que responden a cuando nos preguntamos por qué somos como somos. Para quien vive en la informalidad y la pobreza, el Estado no significa nada. No tiene por qué amar la ciudad. La exclusión social es económica y eso se refleja en desempleo. Es social y se refleja en la pérdida de capacidad para establecer lazos con niveles más altos. En términos políticos significa poca participación”.

PERTINENCIA
A su turno, Freddy Goyeneche destacó que la reflexión es para “preocuparnos por la forma cómo nos vemos nosotros mismos y a partir de qué construimos los imaginarios que nos permitan una identidad”, así como la pertinencia del desarrollo de distintos proyectos frente a las necesidades que expresan las comunidades.

“Estoy desarrollando una investigación sobre el contexto socioeconómico de violencia del área de influencia de la Villa Olímpica, ya que en 2019 serán los Juegos Nacionales. Con este estudio quiero mostrar cómo la ciudad se embarca en proyectos sin suficiente conocimiento de causa, más llevada por pasiones, que por razones.

Principalmente porque los Juegos se realizarán en un área en el que se pensaría que se aplica eso de ‘mente sana, cuerpo sano’, pero eso no pasa en la Villa Olímpica, donde lo que necesitan es un mejoramiento social. Los primeros resultados de la investigación establecen que el área cercana concentra el 73% de homicidios que ocurren en la zona de influencia de la Villa Olímpica”, afirmó.  
 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS