Cartagena


Reparos a nuevas medidas para contener el COVID-19 en Cartagena

Para el gremio médico el nuevo pico y cédula no es suficiente para contener la tercera ola de contagios, mientras que desde el comercio formal afirman que la medida es injusta.

JULIE GONZÁLEZ ORTEGA

13 de abril de 2021 12:00 AM

Una vez más la Alcaldía volvió a decretar el pico y cédula por pares e impares en Cartagena. El motivo fue la llegada de la tercera ola de COVID-19 a la ciudad, la cual se disparó tras la Semana Santa. La medida únicamente aplica para el ingreso a entidades financieras, centros comerciales, Mercado de Bazurto, almacenes de grandes superficies y supermercados en general, solo hasta el próximo 19 de abril. (Lea: Desde este lunes vuelve el pico y cédula a Cartagena)

Sin embargo para el gremio médico esta medida no parece ser suficiente para contener los contagios de la tercera ola. “La evolución de la enfermedad va indicando qué medidas tomar. Muy lentamente Cartagena está subiendo el pico pandémico, aún no podemos decir que estamos en crisis pero las Unidades de Cuidados Intensivos se están saturando”, dijo Rubén Sabogal, presidente de la Mesa por la Salud de Cartagena y Bolívar.

Para el médico, no se debe esperar a que la ciudad llegue a un punto crítico para tomar medidas drásticas. “Hemos pedido que se haga un pico y cédula de dos dígitos por un período determinado de dos semanas, pero puso un pico y cédula de cuatro dígitos que solo restringe el acceso a ciertos establecimientos pero no la movilidad de la gente, ese es el problema”, dice.

Sabogal sostiene que para controlar los contagios se debe evitar que las personas cuyo último dígito de cédula no corresponda al decretado, salgan a la calle. “Esta es la única manera de contener la enfermedad y no entrar una crisis sanitaria y sin precedentes”, puntualizó.

Agregó que igualmente las IPS deben hacer las adecuaciones necesarias para ofertar más UCI y también es necesario que la comunidad se comprometa a respetar las medidas.

Habla el comercio

El gremio del comercio formal también manifestó su desacuerdo con la medida decretada.

“La economía se baja, ya la gente estaba cogiendo confianza para venir. Es triste pero son medidas que el Gobierno tiene que tomar para contener la pandemia y estamos con ellos. Esperemos que una semana bajen los contagios”, expresó Danilo Puente, gerente del Centro Comercial La Castellana.

Fabio Cárdenas, gerente del Centro Comercial La Plazuela, por su parte, dijo que se trata de una medida discriminatoria. “Se identifica a los centros comerciales como focos de contagio y no es así. La indisciplina social de afuera, la informalidad y otros negocios sí provocan un verdadero riesgo de contagio y para ellos no hay ninguna restricción”, indicó.

Cárdenas afirmó que como centro comercial han invertido mucho en sus protocolos de bioseguridad y han venido controlando el aforo para poder reactivarse de manera segura, por lo que esta medida representa un “frenazo” en esta intención.

Desde la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) seccional Bolívar respaldaron a los comerciantes en este sentir. “Las restricciones siguen invariablemente dirigidas al comercio formal y organizado, provocando afectaciones que impactan drásticamente la reactivación económica, dejando de lado la posibilidad de adoptar otras como el seguimiento de los cercos epidemiológicos y un mayor control sobre los reales focos de contagio como lo son las aglomeraciones, las actividades informales y la indisciplina social mostrada por algunos sectores de la población”, dijo Mónica Fadul, directora de Fenalco Bolívar.

Según ella, el comercio organizado ha venido cumpliendo con todos los protocolos de bioseguridad y el control de aforo.

“Es claro que mientras más restricciones, menos capacidad de control por parte de las autoridades, razón por la que debe haber estrategias diferenciales entre comercio formal que invierte y cumple todos los protocolos de bioseguridad y los focos de incumplimiento”, puntualizó.