Restaurantes del sector turístico, en quiebra y sin ayudas

22 de mayo de 2020 12:00 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Son pocos los restaurantes en Cartagena que han sobrevivido a la pandemia del COVID-19. Muchos de ellos han tenido que clausurar sus actividades de manera indefinida, otros han optado por mantenerse vigentes a través de los domicilios, y la mayoría se ha visto en la necesidad de prescindir de sus trabajadores.

(Lea: Este domingo y lunes festivo habrá aislamiento total en Cartagena).

Los más afectados, sin duda, son los ubicados en el Centro Histórico y Bocagrande, acostumbrados a derivar sus ganancias del turismo. Las pérdidas para todos han sido millonarias y lo peor es que no se ve un salvavidas a la vista para los miles de empleados y familias que dependían del negocio. Y es que la afectación es general, tanto para el microempresario con su negocio de comida corriente tradicional, como para las grandes y exclusivas cadenas de restaurantes con chef internacionales.

El Universal conversó con algunos propietarios para conocer cómo han sobrellevado la situación y todos manifestaron lo mismo: la crisis los tiene en quiebra.

Sandorhs Garzón, quien dirige al reconocido The Clock Pub, cerca de la Torre del Reloj, contó que de los 47 empleados directos y 40 indirectos que tenían, tuvieron que despedir a la mayoría y solo se quedaron con cinco.

“Tristemente nos vimos en la necesidad de hacer esos despidos porque no había forma de sostenerlos, principalmente por estar cerrados y también por no llegar a acuerdos con los arrendatarios y por el tema de los parafiscales. Ahora estamos trabajando con domicilios pero las ganancias no alcanzan ni siquiera para pagar esos cinco salarios que quedaron. El Gobierno nacional piensa que los domicilios son la salvación y eso no es así, pero toca trabajar de esa forma para mantener la marca vigente”, sostuvo Garzón, añadiendo que hasta ahora las ayudas estatales para este sector de la economía en Cartagena han sido nulas.

El Bony se mantiene

Conocido popularmente como Kiosco El Bony, este restaurante ubicado en Bocagrande, con sabor a playa, brisa, mar y arena, es de los más tradicionales de la ciudad, representa la idiosincrasia del pueblo cartagenero. Su fundador fue un conocido boxeador que lo ha mantenido desde los años 70 y que hoy genera empleos para cerca de 20 personas.

Karol de Ávila, su gerente comercial, le contó a este medio que las pérdidas han sido totales pero que, a diferencia de casi todos los demás restaurantes, ellos no han despedido a sus trabajadores, no los han dejado desamparados, aunque sí les hicieron una reducción sustancial a sus salarios. De ellos, solo 6-7 están trabajando de manera presencial, pues hace un mes empezaron a funcionar a través de domicilios, conservando todos los protocolos de bioseguridad.

“Nos toca remar desde ceros, estábamos cerrados en cuarentena, pero hace un mes empezamos con la estrategia de “Domicilios seguros”, hoy podemos decir que hemos cumplido casi con el 90 por ciento de las obligaciones haciendo uso de los ahorros para no desamparar a los trabajadores. Hacer domicilios genera muchos gastos en Elementos de Protección Personal (EPP), insumos químicos, adecuaciones a la infraestructura del establecimiento y demás elementos de bioseguridad. Además, a los que están trabajando se les tiene un transporte privado que los recoge en sus casas y los regresa en las tardes. Sin embargo, las ganancias de los domicilios no son suficientes, no nos dan, pero gracias a Dios al menos estamos pagando un porcentaje de los salarios porque muchos restaurantes liquidaron, se declararon en quiebra”, afirmó De Ávila. Cabe anotar que, en este caso particular, solo están trabajando los viernes, sábados y domingos, pues entre semana los pedidos son escasos.

Según cifras aportadas por el gremio, en Cartagena, específicamente en esa zona norte y turística, son más de 700 restaurantes.

Lo que piden

La petición para el Gobierno nacional de parte de los restauranteros es el mismo: ayudas. “Queremos sobrevivir, por eso le hacemos un llamado al presidente Duque y a la Alcaldía de Cartagena para que nos brinden auxilios en esta situación. Nosotros hemos sobrellevado los gastos de nómina hasta hoy y necesitamos garantías para continuar, solos no podemos. Tenemos la camiseta puesta y gastando los ahorros para no desamparar a los empleados”, expresó Karol de Ávila.

Respecto al último anuncio desde la Presidencia, donde hablaron de subsidios de nóminas para algunas empresas del país que cumplan ciertos requisitos, como conservar la misma nómina que tenían en febrero, el propietario de The Clock Pub señaló que muchos restaurantes no podrán acceder porque sí han tenido que despedir a sus empleados. “Pedimos que a Cartagena la miren diferente al resto del país porque somos ciudad turística, la afectación es más grande que en las otras ciudades. Aquí deben sacar un decreto especial porque a esos subsidios no vamos a poder acceder, muchos hemos cancelado los contratos de los trabajadores, aquí se necesitan unas disposiciones diferentes, no nos pueden dar el mismo manejo”, expresó Sandorhs Garzón.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS