Cartagena


Se ordena cierre temporal del CAP de Olaya

JULIANA DE ÁVILA ROMERO

10 de diciembre de 2013 12:02 AM

A las 10:30 de la noche del domingo comenzaron a ocurrir una serie de situaciones violentas que dejaron al vigilante del CAP de Olaya golpeado, vidrios y sillas rotas y  al personal médico asustado. Estos hechos llevaron a cerrar  temporalmente ese  centro asistencial.

Los vidrios del área frontal del CAP fueron repuestos hace menos de un mes y ayer amanecieron destrozados. Para el viernes se tenía prevista la inauguración del área de consulta externa, pero debido a lo ocurrido se aplazó la apertura hasta que se pueda garantizar la seguridad en el lugar.

Mientras tanto, la directora de la ESE Cartagena de Indias,  Verena Polo,  explicó que el CAP de Olaya Herrera permanecerá cerrado hasta que se reúna con la Junta de Acción Comunal del barrio, la Asociación de Usuarios  (Asodeus), la Alcaldía Local, la Policía Metropolitana y las demás autoridades locales para evaluar y solucionar la situación de seguridad del CAP.

“Esto da mucha tristeza. Esta semana íbamos a inaugurar consulta externa, pero así no podemos. Se vienen las celebraciones decembrinas y no vamos a exponer a nuestro personal de esa forma, no abriremos el CAP hasta nueva orden”, indicó Polo.

A piedras

Según Elvira Venecia, enfermera de urgencias que estaba de turno en la noche del domingo, un primer hombre llegó al centro asistencial con heridas múltiples y fue pasado a sala  para realizarle los procedimientos necesarios, pero este se mostró agresivo y dijo que no permitiría que nadie lo tocará, “después salió hacia la de espera y cuando el facturador salió a llevar los papeles, un familiar del hombre intentó golpearlo. El hombre alcanzó a pegarle al vigilante, pero nosotros mediamos y él se fue”, afirmó Elvira.

Después de esa eventualidad, los médicos y enfermeras del CAP solicitaron la ayuda de la Policía para controlar la situación, a pesar de que estos hicieron presencia por un momento,  luego se fueron nuevamente, dejando sin protección al personal.

A las cuatro de la mañana, cuenta Elvira, llegó otro hombre herido, “él había estado días antes aquí con su esposa y estaba muy agresivo, así que el vigilante lo sacó. Ayer llegó con una herida y apenas vio al vigilante comenzó a gritar y a tirar piedras”.

Este hombre, arremetió contra el centro asistencial a piedras, destrozó los vidrios prácticamente nuevos y amenazó al personal con golpearlo e incluso de incendiar el lugar con ellos adentro.

El personal temeroso, cerró las puertas e intentó esconderse y proteger a los pacientes que en ese momento atendían.

“No hicieron nada”
Las enfermeras que estaban en el lugar fueron enfáticas en afirmar que durante el momento de caos que se vivió en el CAP,  un grupo de policías estaba en frente y no hizo nada por controlar la situación.

“Ellos estaban ahí sin hacer nada, nosotros no entendemos cómo si ellos son los que deben protegernos, solo se sientan a ver y no atienden nuestro llamado”, afirmó Elvira.

Lo más sorprendente para ellos, es que a pocos metros del centro asistencial está el cuartelillo de Policía de Olaya.

Atención 24 horas

Indignada, se mostró Anyelina Ramos, auxiliar de enfermería, cuando se dijo que la agresividad del hombre había sido en respuesta a varias horas de esperar por atención médica.

“Aquí nosotros siempre tenemos al personal completo, hacemos las valoraciones e intentamos no demorarnos, nunca dejamos de atender”, explicó la mujer.

Por otra parte, Jairo Ochoa, vicepresidente de la Asociación de Usuarios (Asodeus), dijo que no entiende la actuación de estas personas que dañaron la estructura. “Este es un CAP que está prestando un buen servicio, no hace mucho que se le hizo la remodelación y mira el valor que le dan a lo que hemos ganado”.

  NOTICIAS RECOMENDADAS