Cartagena


Se robaron la comida de 280 niños en Tierrabomba

En la isla hay indignación por la forma inmisericorde en que delincuentes partieron las puertas de una fundación y se llevaron los alimentos que eran para las próximas dos semanas.

NÉSTOR CASTELLAR ACOSTA

26 de septiembre de 2020 12:00 AM

Tierrabomba, una población golpeada drásticamente por la pandemia debido a la falta de ingresos de la mayoría de sus habitantes que viven del turismo, tiene en la Fundación Arca de Noé una gran aliada para amortiguar la crisis.

Esta fundación, con más de 11 años de servicio, en esta coyuntura del COVID-19 pasó de las actividades culturales, educativas y deportivas a convertirse en un comedor comunitario que beneficia a 280 niños y 18 adultos mayores, una loable labor que todos en el pueblo aplauden.

(Lea: Estos son los 21 hoteles de la zona insular que ya pueden abrir).

Sin embargo, sorpresivamente este viernes 25 de septiembre, cuando las cocineras voluntarias llegaron en la mañana a preparar el almuerzo, se encontraron con una terrible imagen: las puertas del lugar estaban derrumbadas y la comida que tenían almacenada en un cuarto había desaparecido.

Sí. Nadie lo podía creer. ¿Cómo es posible que alguien se haya robado la alimentación de 300 pobladores vulnerables? En Tierrabomba no salen del asombro y el repudio por este lamentable episodio y piden a los policías de la estación del pueblo dar pronto con el paradero de los delincuentes.

No dejaron casi nada

Javier García Cervantes, representante legal de la Fundación Arca de Noé, contó que en la bodega podían haber más de 150 kilos de arroz, aceite, salchichas, azúcar, sal, salsas, lentejas, frijoles, entre otros alimentos no perecederos, que significaban almuerzos para al menos dos semanas más.

Todo lo hurtado había sido donado recientemente por la primera Dama del Distrito, Cynthia Pérez, para beneficio de la población infantil y tercera edad de esta humilde comunidad insular.

(Lea: Cartagena sube a 22.743 casos de COVID-19).

“Tumbaron la puerta del patio y la del cuarto donde estaba guardada toda la comida, se llevaron casi todo. Esa donación nos la habían hecho el 16 de septiembre y la teníamos prevista para lo que falta de septiembre y unos días de octubre, pero aparte teníamos más alimentos que nos habían donado otras entidades. Nunca nos imaginamos que la gente fuera capaz de hacer algo tan reprochable”, lamentó García, quien además de estar al frente de la fundación, integra el cuerpo de salvavidas de las playas de Cartagena.

La fundación está en una casa común de Tierrabomba, que no goza de vigilancia privada, pero que en más de 10 años jamás había sufrido un atentado como el de ayer en la madrugada. “Nunca pensamos que nos podían hacer esto, lo que hacemos es de corazón, para los niños, para orientarlos, alejarlos de las pandillas y las drogas. Aquí les damos charlas, capacitaciones, no es justo que unos desadaptados hayan robado nuestra fundación de esa forma”, finalizó García Cervantes.

Ayer en la tarde los habitantes de Tierrabomba hicieron una caminata por las diferentes calles en rechazo al abominable acto vandálico.