Sin 'garras' suficientes para combatir la inseguridad en Manga

20 de septiembre de 2012 12:01 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

De la serie de atracos que se vienen cometiendo en Manga, el más reciente ocurrió el viernes pasado a una persona en el Callejón Bouquet, y un día antes, el jueves, hubo otro robo en la Avenida Miramar, comenta Luis Fonseca Castillo, presidente de Asomanga.
Lo grave es que la gente sigue sin denunciar penalmente a sus victimarios, pues al no haber ese legítimo procedimiento, la policía y las autoridades investigativas quedan sin fundamentos legales para judicializar a los delincuentes.
Pero al tiempo con esa apatía cunde el desconcierto entre los mangueros por la situación progresiva de inseguridad que los acecha.

ALERTA NARANJA
Manga tiene 27.000 a 28.000 habitantes y algo más de 6.000 predios, y “los pocos policías que le dan al barrio, se los quitan cuando hay otros eventos en la ciudad, o cuando llegan personalidades importantes, y también la gente que pide acompañamiento policial cuando retira altas sumas de dinero de las entidades bancarias”, comenta Luis Fonseca, con intención de alerta.
“No sé si los bancos le pagan a la Policía por servicios excepcionales como éste —prosigue Fonseca Castillo—, que a mi parecer es lo que debieran hacer por negociar con la plata de los ciudadanos, pero creo que lo único que hacen es la llamada a la policía para que acompañen al cliente, y en una tónica parecida están las sucursales de varias agencias aduaneras que no pagan Impuesto de Distriseguridad porque no tienen teléfono fijo, ya que todo lo hacen por celular, y tampoco Impuesto de Avisos y Tableros, porque sus fachadas no portan letrero exterior que los identifique como empresa. Esa es plata que le deja de entrar a Distriseguridad para su labor de fortalecer más la seguridad en barrios como Manga”.
FUNDAMENTOS
En razón de todo lo anterior, Asomanga remitió sendos oficios al almirante Gabriel Arango Bacci, director Distriseguridad, y a Mauricio Betancourt Cardona, alcalde de la Localidad Histórica y del Caribe Norte, requiriendo para Manga un plan integral de seguridad, entre muchas razones porque el barrio tiene cuatro puentes estratégicos que necesitan de vigilancia, y además en su seno “se encuentra el Comando de la Policía Metropolitana de Cartagena, que en cualquier momento puede ser blanco de los enemigos de la democracia”, añade Fonseca.
Expone que el alto impacto que recibe Manga por cuenta de la inseguridad se desprende de la considerable cantidad de ciudadanos que transitan por el barrio, por ser sus vías paso obligado para ir y venir de sus sitios de trabajo o cumplir responsabilidades y diligencias en empresas como la Sociedad Portuaria, entidades bancarias, zona franca, colegios o simplemente para dirigirse al Centro Histórico, Bocagrande o Mamonal.
MUY DIFÍCIL
Asomanga explica que con la implementación de la vigilancia policial por cuadrantes, Manga quedó cubierto con cinco cuadrantes que implican 10 policías por turno de 8 horas, cinco motos y una radiopatrulla, pero en realidad funcionan dos motos porque las otras están dañadas hace rato.
“Eso obliga a que el servicio de vigilancia se haga a pie, lo cual pone a los agentes en situación de desventaja frente a los antisociales que se mueven en moto”, alerta Luis Fonseca.
“Nos sentimos altamente preocupados y discriminados por la precaria asignación de recursos al apoyo logístico para toda la infraestructura que necesitamos en materia de seguridad y prevención de delitos”, concluye. 
 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS