Cartagena


“Somos transparentes, si quieren venir a investigar que vengan”: Dau

El alcalde de Cartagena se refirió al proceso de responsabilidad fiscal que le abrió la Contraloría General por presuntos sobrecostos en un contrato.

ANGIE GOEZ AHUMEDO

18 de junio de 2020 02:26 PM

El Gobierno Nacional y los órganos de control han puesto sus miradas sobre los mandatarios locales y departamentales durante la emergencia sanitaria por el coronavirus, teniendo en cuenta que estos se posicionaron en el cargo el 1 de enero y han tenido que dirigir casi que todos sus esfuerzos a sobrepasar esta situación.

En medio de las investigaciones ya han salido algunos gobernadores y alcaldes sancionados, y otros están inmersos en diferentes indagaciones y procesos judiciales, entre esos, el mandatario de Cartagena, William Dau. (Lea aquí: Contraloría abre proceso de responsabilidad fiscal al alcalde William Dau)

Según dio a conocer la Contraloría General de la República, a Dau Chamatt se le abrió un proceso de responsabilidad fiscal por presuntos sobrecostos por $193 millones en un contrato de modalidad directa por $1.215.500.000 para la adquisición de elementos de aseo y bioseguridad.

Es importante destacar que la apertura de este proceso se da dos semanas después de que a la ciudad llegara una comisión especial de la Contraloría para inspeccionar el manejo que se le estaba dando a la pandemia. (Lea aquí: Los primeros hallazgos de la Contraloría en su inspección a Cartagena)

Respecto a la situación, el alcalde de los cartageneros manifestó que confía en sus funcionarios puesto que él no conoce los pormenores de los contratos y no es el encargado de hacer cotizaciones y demás.

“Si acaso hubo un sobrecosto nosotros obramos de buena fe, cuando comenzó la pandemia las autoridades, incluyendo la procuraduría, comenzaron a lanzar amenazas diciendo que el que no actuara también se podía investigar por falta de acciones, y la cuestión del COVID no daba tregua, la gente estaba pensando en qué hacer y yo dije que íbamos a comenzar a comprar tapabocas, gel, alcohol y empezamos a hacerlo. Asigné a una persona para que hiciera las cotizaciones y sacamos el contrato rapidito”, expresó el alcalde.

Dau también aclaró que una de sus órdenes para la realización de contratos es no dar anticipos, razón por la cual se descartaron algunos contratistas que ofrecían productos más económicos pero exigían el 100% del pago con anterioridad.

“Aquí estaba todo el mundo corriendo base, nadie vendía nada, nadie tenía nada de lo que se necesitaba (...) Nosotros somos transparentes, si quieren investigar que vengan, eso es lo de menos, yo soy el ordenador del gasto y por eso son bienvenidos si quieren venir a investigar pero que no nos traten como hampones”, afirmó el mandatario en una entrevista radial.

Detalles de la investigación

De acuerdo con información suministrada por la Contraloría de la República, el contrato en cuestión se celebró el 8 de abril de 2020 entre el Distrito de Cartagena y la empresa Ventas Distribución y Marketing Ltda., con el objeto de “contratar el suministro de insumos sanitarios y de protección como medida de prevención, reducción de los factores de riesgo y amenaza ante el COVID-19”.

El plazo de ejecución se estableció en 30 días y el contratista debía entregar 30 mil mascarillas N95 por un valor de $19.150 cada una; 5 mil jabones líquidos de un litro para higiene de manos con un costo de $19.800 cada uno; 10 mil geles antisépticos de un litro a $49.000 la unidad y 100 termómetros infrarrojos a $520 mil cada uno, sin embargo, a corte del 5 de junio de 2020, estos últimos elementos no se habían entregado por lo que el contrato estaba en un 89% de ejecución.

De acuerdo al certificado de disponibilidad presupuestal, los recursos utilizados corresponden a ingresos corrientes de libre destinación, del rubro presupuestal “control del riego en nuestro territorio – Plan de Acción – Calamidad Pública”.

“Se encontró por parte de este despacho, contrastando con diferentes cotizaciones de referencia solicitadas luego de los debidos decretos de prueba, que los elementos contratados, lo fueron a un valor superior al precio más favorable del mercado -para esos momentos atípicos- o en todo caso a un precio superior al promedio o mediana, bajo las mismas condiciones del momento de la contratación, sin una causa que lo justificara”, señaló el ente de control.

Según una cotización hecha por la Contraloría con otras empresas, el gel antiséptico que se compró a $41.176 se podía conseguir a $21.000 y el jabón que se adquirió a $16.638 en $16.000, por lo que el presunto sobrecosto es de $193.357.579.

Además la Contraloría advirtió que esa cifra podría incrementarse si los termómetros infrarrojos son entregados o si los elementos recibidos son de calidad menor a la estipulada. Esto deberá verificarse en las siguientes etapas del proceso en relación con la ejecución y terminación del contrato.

“De conformidad con las pruebas que obran en el expediente, se puede establecer la ocurrencia de un daño al patrimonio del Estado como consecuencia del sobreprecio sin justificación alguna de los elementos pactados en desarrollo del Contrato 07-2020”, puntualizó el informe del ente.

Además, es menester recordar, que este proceso también vincula al representante legal de la empresa contratista, Irán Gabino Borja Monroy, y entonces Director del Dadis, Álvaro José Fortich Revollo, quien además era el supervisor del contrato.