Cartagena


Tierrabaja se quedó esperando a la ESE

El inmueble está a punto de ser devorado por la maleza, sus pisos se están rompiendo, sus lámparas se están inutilizando, el internet se inhabilita hasta por dos semanas y sus baterías sanitarias están en las mismas condiciones.

RUBÉN DARÍO ÁLVAREZ P.

14 de noviembre de 2019 12:00 AM

La Junta de Acción Comunal del corregimiento de Tierrabaja se quedó esperando la cuadrilla de operarios que intervendrían el puesto de salud, tal como lo anunció el gerente de la ESE Cartagena de Indias, Roque Bossio.

Como se informó el pasado 25 de octubre, el inmueble está a punto de ser devorado por la maleza, sus pisos se están rompiendo, lo mismo que las reatas del jardín; sus lámparas se están inutilizando, el internet se inhabilita hasta por dos semanas y sus baterías sanitarias están en las mismas condiciones.

Los líderes comunales agregaron que no es esta la primera vez que el centro asistencial llega a este estado, pues en ocasiones anteriores “también hemos tenido que llamar a los medios de comunicación para que los funcionarios de la ESE se pongan las pilas y vengan a poner las cosas en orden”.

Sostuvieron que, por cuenta de la creciente maleza, en el puesto de salud han matado serpientes de más de un metro, además de ratas y otras sabandijas, que amenazan a pacientes y personal médico.

“Siempre que se demoran para hacer mantenimiento, vamos a la ESE, pero la respuesta es que no tienen personal o no tienen presupuesto. El caso es que si uno no los apura, el monte se come el puesto de salud”, dijeron.

Rosiris Villalobos, una beneficiaria, llamó la atención sobre las raíces de los árboles que rodean la edificación, las cuales están destruyendo el piso y podrían hacer lo mismo con las paredes.

Manifestó que el puesto de salud carece de vigilancia nocturna, “un oficio que podríamos ejercer nosotros los nativos, como también la eliminación de la maleza y el control de los árboles, pero no nos contratan y prefieren que el puesto de salud siempre esté en alto riesgo”.

Roque Bossio explicó que la cuadrilla debió reorganizar su cronograma, debido a imprevistos que se presentaron en otros centros de salud por cuenta de las lluvias de finales de octubre, “pero la semana que viene, entre martes y miércoles visitaremos la población”.