Cartagena


Tras acuerdos, lanchas pueden fondear en Cholón

Ayer, después una protesta en la que exigieron el derecho al trabajo, representantes de los nativos se reunieron con el Distrito y acordaron unos compromisos para reabrir esta zona insular.

WENDY CHIMÁ P.

10 de enero de 2021 12:00 AM

“Estamos exigiendo trabajo, que nos dejen trabajar y que nos solucionen la problemática que tenemos en Cholón (Barú). No podemos seguir así”, fue lo primero que nos dijo Ana Medrano Gil, quien desde hace muchos años trabaja en este balneario vendiendo comidas a visitantes que llegan a disfrutar del sol y el mar.

Ana estaba en primera fila ayer en la mañana, bloqueando la vía a Barú, antes de llegar a Playetas, en el kilómetro 17. Ella y otros nativos no permitían el paso vehicular, pues con esto buscaban llamar la atención de la Alcaldía de Cartagena, a la que le han estado pidiendo que los dejen trabajar.

“Nosotros necesitamos trabajar, estamos pasando necesidades. Muchos hemos prestado plata para invertir, pero vienen los de Guardacostas e intimidan al turista, les dicen que salgan porque esa playa no está apta y todo el mundo se va y nos dejan todo tirado, la comidas, cócteles, las langostas. Es una millonada lo que se está perdiendo”, aseguró la mujer.

Mientras un grupo de nativos se encargaba de gritar arengas e impedir el tráfico vehicular en la carretera, otros colocaron boyas en el mar, impidiendo así la salida de lanchas que estaban fondeadas en los alrededores de este balneario o dentro de este.

“No vamos a dejar entrar ni salir a nadie hasta que nos den una solución. Tenemos hambre, mientras los hoteles de los alrededores están trabajando, Cholón está cerrado, también tenemos derecho a trabajar”, dijo Luis, otro nativo, mientras esperaban que se llevara a cabo la reunión de sus representantes con el secretario del Interior del Distrito, David Múnera.

El encuentro se hizo en la tarde de ayer. En este se tocaron seis puntos importantes, llegando así a la decisión temporal de reabrir Cholón para los bañistas, siempre y cuando se cumpla con los compromisos expuestos en dicha reunión.

“Cierre fue motivado”

Óscar Bello, nativo y trabajador de la cooperativa Ciénaga Azul de Cholón, manifestó que el cierre realizado ayer fue “motivado” por las restricciones que se han tenido de parte de la Alcaldía, Dimar y Parques Naturales para la apertura de esta playa.

“Tenemos más de ocho meses sin trabajar, estamos pidiendo un auxilio, pues después de un diálogo con la Alcaldía nos cierran la playa y no nos dan otra alternativa. La decisión de cerrar se comenzó a hablar desde que un grupo de nativos, llenos de furia, lanzaron piedras a una lancha de la Dimar”, explicó, agregando que “como raizales dependemos 99,9% de las ventas a los turistas, y sin esto no tenemos nada”.

Bello señaló que le habían pedido a la Alcaldía de Cartagena que les permitiera abrir el balneario por este fin de semana, pues “enero es la mejor temporada turística, pero este puente es el mejor del mes”. Sin embargo, el nativo señaló que no lo autorizaron y así lo dejó claro el alcalde William Dau en días pasados, tras indicar: “Prohibido llegar, no vayan a Cholón, evítese un problema”.

¿Qué pasó el día del ataque? Según Óscar, “el día que llegaron los Guardacostas, lo hicieron en el horario de almuerzo y todas las comidas que habían pedido se perdieron. Muchos se fueron sin pagar, fue una pérdida de más de 200 o 300 platos. Esto causó rabia en los raizales, quienes habían prestado dinero para poder invertir ese día, por eso reaccionaron atacando con piedras a la flota de Guardacostas y se llegó desde ese día a la decisión de realizar este cierre, el cual tomó por sorpresa a las autoridades, pero lo único que buscamos es poder trabajar”.

Al conocerse lo que pasaba en la zona insular, muchos comenzaron a dar su opinión sobre lo que ocurría. Mientras algunos señalaban que este balneario debería continuar cerrado, otros, como Bruce Mac Master, presidente de la Andi, pedían al alcalde que se le buscara una solución a esta comunidad que vive del turismo.

“Carta dirigida al alcalde, para buscar soluciones que establezcan mecanismos que fortalezcan el autocuidado y minimicen contagios al tiempo que brinden oportunidades de trabajo e ingresos a comunidades que viven del turismo en zonas marítimas de Cartagena”, escribió en su cuenta de Twitter Mc Master.

Durante el tiempo que Cholón ha estado cerrado, según contaron nativos, han tenido que trabajar en otras cosas fuera de Barú para poder sobrevivir o “pasar hambre; muchos se han tenido que acostar sin comer porque no hay otra forma de trabajar”.

La solución

Ayer, después de una reunión en la que participaron nativos, el secretario del Interior, David Múnera; la Dimar, Guardacostas y la Policía Nacional, se llegaron a unos acuerdos para permitir la apertura de los servicios en este balneario, mas no la autorización para que los visitantes ingresen al mar.

En otras palabras, las lanchas pueden fondear cerca de Cholón y los nativos prestarán sus actividades comerciales, pero no está autorizado el uso de la playa. “Se puso un límite al número de embarcaciones. Solo 60 lanchas pueden entrar a la ensenada de Cholón y fondear, el horario permitido es hasta las 3 de la tarde, no pueden prestar el servicio de deporte acuático de motor”, expresó Múnera. Por su parte, Yermin Teherán Velázquez, presidente de la cooperativa Ciénaga Azul, en Cholón, pidió disculpas por lo ocurrido con guardacostas y expresó: “Se levanta la protesta, agradecemos el apoyo y solo se permitirá el fondeo de lanchas, serán 60”. Se espera que con esta autorización de la actividad comercial, se realice un control total, para evitar que se presenten desórdenes en este balneario y posibles aglomeraciones que aumente los contagios de COVID-19.