Cartagena


Turismo comunitario: una visión hacia una Cartagena sostenible

Cartagena de Indias enfrenta el desafío de unir turismo y sostenibilidad en pro de un sector más responsable y equitativo.

ANDRES CABRERA

20 de octubre de 2023 04:45 PM

La ‘Heroica’ ha sido por décadas un imán para turistas de todo el mundo. Sus murallas, playas y la riqueza cultural la colocan en un pedestal. Sin embargo, enfrenta el reto de adaptarse a dos conceptos que podrían marcar su futuro: el turismo comunitario y la economía sostenible.

Turismo comunitario es un término que hace referencia a un tipo de turismo donde la comunidad local tiene un papel protagónico. No se trata solo de que los visitantes vengan a ver y a disfrutar, sino que también interactúen y aprendan de la población local, y viceversa. Es un enfoque inclusivo, donde la comunidad se beneficia directamente de las actividades turísticas, potenciando el desarrollo local y la conservación del patrimonio cultural y natural.

Por otro lado, la economía sostenible va más allá del turismo. Es un modelo económico que busca el equilibrio entre el bienestar social, el cuidado del medio ambiente y el desarrollo económico. En lugar de explotar los recursos hasta agotarlos, se trata de utilizarlos de manera que las futuras generaciones también puedan beneficiarse de ellos. Lee también: Barú: el corregimiento que además de turistas pide atención y progreso.

Cartagena, con su crecimiento turístico acelerado, se encuentra en un momento crucial. La ciudad, en ocasiones, ha visto cómo su patrimonio se ha visto amenazado por el turismo masivo, que no siempre respeta la identidad y la cultura local. La presión sobre sus playas y recursos naturales, la gentrificación de barrios históricos y la estandarización de la oferta turística son señales de alerta.

La invitación

Es aquí donde la unión del turismo comunitario y la economía sostenible cobra relevancia. Cartagena tiene la oportunidad de convertirse a un modelo en el que los visitantes no solo disfruten de sus bellezas, sino que también contribuyan al bienestar de sus habitantes y al cuidado de sus recursos.

Esto requiere un compromiso conjunto. Las autoridades locales deben fomentar políticas que promuevan estas prácticas, mientras que las empresas turísticas tienen el desafío de adaptar sus modelos de negocio. Y los turistas también tienen un papel: ser conscientes del impacto de sus acciones y optar por experiencias que valoran la sostenibilidad y la comunidad.

Cartagena ya cuenta con iniciativas en esta dirección. Hoteles y emprendimientos que ofrecen recorridos guiados por residentes locales, proyectos que protegen y rescatan la flora y fauna del lugar, y restaurantes que promueven la gastronomía autóctona y sostenible. Lee también: Ararca, ‘cuna del manglar y las murallas coloniales’.

No obstante, todavía hay un largo camino por recorrer. La ciudad debe apostar con fuerza por la capacitación de su población en estas áreas, la inversión en infraestructuras sostenibles y la promoción de un turismo responsable y de calidad.

Cartagena de Indias tiene ante sí una encrucijada: puede seguir el camino del turismo masivo y descontrolado, o puede optar por un modelo que asegure su sostenibilidad y el bienestar de su gente. Si elige sabiamente, su legado no solo será el de una ciudad hermosa, sino también el de una ciudad consciente de su futuro.

Comentarios ()

 
  NOTICIAS RECOMENDADAS