Cartagena


Turismo depredador corroe el Centro, residentes exigen Policía Cívica

Vecinos del Centro, Getsemaní y San Diego piden a las autoridades frenar los ‘excesos nocturnos’ que ya identifican con la reactivación económica en esta zona de la ciudad.

LIA MIRANDA BATISTA

25 de septiembre de 2020 02:02 PM

No cesa la preocupación y el malestar entre los residentes del Centro Histórico frente a lo que denominan turismo depredador. En las últimas horas, los miembros del Colectivo Somos Centro Histórico presentaron ante el alcalde William Dau la propuesta de reactivar la Policía Cívica. Lea: En plena pandemia: fiestas ruidosas y otros excesos preocupan en el Centro

En el documento, los residentes explican que esta sería la “garantía que tendrían como residentes para controlar los excesos nocturnos y el desenfreno” que se observa en esta zona de la ciudad incluso antes de la pandemia del COVID-19.

“La propuesta parte del cumplimiento del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) y de las normas de convivencia y bioseguridad, e integra toda una estrategia, contemplándose horarios nocturnos compatibles con el uso residencial, zonas afuera el Centro Histórico para la rumba larga, protocolos sanitarios que exigen certificados de pruebas COVID-19 a foráneos, manejo de aforos a turistas, transeúntes, vendedores informales y comerciantes formales, todo ello, constituye un verdadero cerco para evitar el desborde de orden público y el rebrote de la pandemia en el Centro”, expone el colectivo.

Según comunicó Davinson Gaviria, presidente de la JAC de Getsemaní, el Centro Histórico se convierte nuevamente en escenario para fiestas ruidosas.

“Ya estamos recibiendo quejas de vecinos en San Diego, Centro y Getsemaní porque se están haciendo fiestas en hoteles boutique y terrazas. Una preocupación que ya habíamos manifestado y que ahora con el nuevo decreto que le permite a la mitad de la ciudad salir no nos queremos imaginar cómo será de aquí en adelante”, dijo.

El colectivo explica que la Policía Cívica estaría integrada por vecinos de la comunidad apoyada con la Policía Turística. Lea: “Todo se ha quedado en el papel”: residentes del Centro sobre reapertura

“Los uniformados del cuadrante en el Centro Histórico meterían en cintura las fiestas privadas que ya intranquilizan y violan derechos ciudadanos. Igualmente, educaría en el uso de tapabocas a turistas y velaría porque todas las actividades turísticas sean sanas y respetuosas”, añaden.

Los vecinos piden a la Alcaldía y en especial a la Secretaría del Interior eficacia en los operativos que se realizan en esta nueva fase de aislamiento selectivo.

Durante el consejo extraordinario de seguridad realizado con las autoridades, el colectivo Somos Centro Histórico hizo graves denuncias frente a la falta de operativos contundentes para recuperar el control y la tranquilidad en la zona.

“Queremos resaltar que la policía no es suficiente para control el desenfreno que se vive en el Centro Histórico. Además, estamos muy agradecidos porque su labor es muy difícil, muchas veces son amenazados o incluso agredidos por aplicar las normas. Apoyamos mucho su tarea y apreciamos a la mayoría del cuerpo policial. Sin querer generar mal ambiente debemos dejar a un lado el miedo y también denunciar las irregularidades que vienen sucediendo desde antes de la pandemia”, manifestaron.

Los habitantes del Corralito de Piedra piden que la reactivación se realice con “transparencia y legalidad” y hacen un llamado a trabajar conjuntamente por la tranquilidad de los residentes y evitar un rebrote de la pandemia.

“Evaluamos varias propuestas”

En diálogo con El Universal, David Múnera, secretario del Interior explicó que la situación de convivencia en el Centro Histórico se genera por las contradicciones que surgen entre residentes y propietarios de establecimientos comerciales como bares, discotecas y restaurantes.

“Ellos consideran que mucho de estos negocios originan ruido y situaciones de poca tranquilidad en el sector. Nosotros como gobierno Distrital tenemos que mirar ambas caras de la moneda. En este sentido, entendemos que este es un Centro que tiene una dinámica propia, de negocio, que la gente viene para conocer y compartir en este lugar. Por eso como autoridad tenemos que conjugar las dos cosas, garantizar que haya tranquilidad para los residentes y cómo hacemos para que los negocios puedan convivir”, expone.

El funcionario aseguró que todos los fines de semana se llevan a cabo operativos de control en la zona amurallada y se revisan las estrategias para desarrollar una vez se realice la reactivación económica en su totalidad.

“No nos oponemos a una Policía Cívica. Estamos junto al Alcalde revisando la propuesta para tomar decisiones. Es más, yo lo llamaría brigadas cívicas ya que es un papel diferente al que juega la Policía”, reiteró.