Un viacrucis: Paciente de Medimás lleva 2 años y medio esperando una cirugía

15 de enero de 2020 03:53 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La última vez que Juan Antonio Álvarez Lorduy entró a un quirofano fue el 16 de mayo de 2017 cuando era atendido por Cafesalud; tan solo dos meses después de hacerle la cirugía, lo trasladaron a Medimás y desde entonces, pese a necesitarlo, no ha recibido ningún servicio por parte de esta entidad.

Juan Antonio o ´Juanchis´ - como le dicen de cariño- es un menor de 11 años que fue diagnosticado cuando apenas era un bebé con neurofibromatosis tipo 1, una condición genética que se da por el cambio en el cromosoma 17 y causa que el paciente tenga muchas manchas color café, en algunas ocasiones pequeñas protuberancias en diferentes partes del cuerpo, y problemas en los huesos.

Lea aquí: La lucha de Juan Antonio: dos años esperando una cirugía para extraer tumor

Actualmente, vive con un gran tumor en el lado izquierdo de su cabeza, que con el paso del tiempo ha ido afectado su visión y audición. Pese a que sus padres han tenido en su poder varias ordenes de cirugía, la EPS ha dilatado tanto el proceso que estas se vencen y deben volver a solicitarlas en la capital del país ya que el menor es atendido en la Clínica Santa Fe de Bogotá desde hace muchos años.

“Fuimos a Bogotá a principios de septiembre de 2019 y de allá vinimos con la orden de cirugía nuevamente, son seis procedimientos en una cirugía, llevamos eso a Medimás con la historia clínica que le hizo nuevamente el médico y no ha pasado nada, todos los intentos han sido en vano”, expresó Liliana Lorduy, madre del menor.

La orden expedida por el médico Kemel Admed Ghotme Ghotme el 11 de septiembre de 2019, contempla seis procedimientos en una sola cirugía: resección de tumor benigno o maligno de párpado; sutura de párpado y reconstrucción son injerto o colgado; reconstrucción de pabellón auricular; reimplante de aurícula; resección de tumor benigno o maligno de piel o tejido celular subcutáneo de área especial, de más de cinco centímetros; colgado local de piel.

“Todas las órdenes de cirugía se vencen en seis meses, es decir, esta se vence en marzo. Si al niño no lo operan antes de la fecha, toca ir nuevamente a Bogotá a pedir otra orden”, contó Liliana.

Pese a tener varios meses llevando la orden a Medimás para que hagan el desembolso a la clínica, las respuestas por parte de la EPS se reducen a que están intervenidos por Supersalud y tienen recorte de presupuesto.

Incidente de desacato

Dentro de los procesos que la familia de Juan Antonio ha interpuesto contra Medimás, el pasado 23 de diciembre el Juzgado Tercero Penal Municipal con Funciones de Control de Garantías falló un incidente de desacato promovido por Juan Antonio Álvarez Altafulla, padre del menor.

“Se mantiene la sanción de orden de arresto por el término de cinco días y multa de cinco salarios mínimos legales mensuales vigentes, impuesta a los doctores Julio César Rojas Padilla en calidad de representante legal judicial de Medimás EPS, y Alex Fernando Martínez Guarnizo, en calidad de presidente de Medimás EPS, impuesta el 24 de julio de 2019, confirmada en grado de consulta en providencia el 6 de septiembre por el Juzgado Sexto Penal del Circuito”, dice el oficio.

El Universal intentó contactarse con la EPS pero no fue posible obtener respuestas acerca del caso. Sin embargo, es de conocimiento de este medio que la Superintendencia de Salud ha estado en comunicación con la familia Álvarez Lorduy para gestionar la operación del menor. De igual manera, en la tarde de ayer, la EPS se puso en contacto con Liliana Lorduy pero hasta el momento no ha habido ninguna señal de que se desembolsará el dinero para que la clínica opere al menor.

Recolecta no alcanzó

Ante la constante negativa de la entidad de salud y la agonía de dos padres que quieren lo mejor para su hijo, la familia Álvarez Lorduy comenzó a buscar otras alternativas. Una de ellas era operar a ‘Juanchis’ en una clínica en Miami, Florida, sin embargo el costo era muy alto: 40.000 dólares.

“La cirugía quedaba en 18 mil dólares (con un descuento) por no tener seguro allá, ni vivir allá, pero aún así, para nosotros es muchísimo dinero, además que ese era el precio solo de la cirugía, la hospitalización me la cobraban por aparte y cada día me salía en 4.500 dólares”, afirmó Liliana.

Aún así, y con la esperanza de terminar con el viacrucis, los papás de Juan Antonio se pusieron en la tarea de recaudar el dinero a través de un gran evento y apelando a la solidaridad de sus conocidos, pero el sueño se esfumó.

“Estamos muy agradecidos con toda la gente que nos apoyó, amigos, familiares y demás, pero lamentablemente no alcanzamos la meta”, contó.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Cartagena

DE INTERÉS