Cartagena


Vecinos tienen la dicha de respirar naturaleza en una ‘selva de cemento’

PEDRO TORRES VERGEL

12 de septiembre de 2013 07:02 AM

Vecinos de la Carrera 17 de Manga tomaron la iniciativa de hacer del Parque Henrique Luis Román un pulmón natural que les brinda, a cualquier hora, una generosa sombra recreada con la visita y el canto de canarios, torcazas, loros, pericos, tierrelas, mariamulatas y cuanta ave de paso encuentre a este lugar en su itinerario (Lea: Alarma por comercio ilegal de aves silvestres).

Asumieron el cuidado del costado del parque que está enfrente de sus viviendas y apartamentos, es decir, en la Carrera 17.
Con 18 puntos fijos de agua irrigan todas las palmeras que delimitan uno de los senderos peatonales más refrescantes y acogedores del Parque Román (Lea: Un llamado a la reflexión para la comunidad de Manga).
Para lograr que el agua llegue con su vitalidad a todas las plantas del sector, la canalizan artesanalmente mediante surcos hechos a mano, de manera que árboles de mango, palmas, almendros, una joven bonga y palmeras reales que están en desarrollo y logran crecer entre 15 y hasta 18 metros de altura, son nutridas por este circuito húmedo.
La empresa privada también les donó por lo menos 12 aspersores con los cuales proveen agua a aquellas áreas verdes de grama y plantas pequeñas.
Como complemento Aguas de Cartagena les manda un obrero cada 15 días con una cortadora de pasto para emparejar el césped, manifiesta Francisco Álvarez Niño, una de las personas que gustosamente le dedica tiempo al mantenimiento del sector sur del Parque Román (Lea: El Parque Román ya invita a jugar)  
ECOLOGISTAS
“Hace diez años venimos cuidando este sector del parque, pero ahora que está remodelado lo hacemos con más esmero”, comenta Álvarez.
Las tardes de cada sábado y domingo son dedicadas por Sara Pinillos, Alberto Fonseca, Luis Valle, la familia Conde, Luis Fonseca Castillo, Eduardo Muñoz, Iván Berrío, Francisco Álvarez y el utility del grupo Hernán Mercado Medina, entre otros ciudadanos y miembros de Asomanga, a hacerle mantenimiento a las zonas verdes del Parque Román.
Anunciaron para el próximo fin de semana la instalación de comederos para aves en varios puntos del parque, a fin de consolidar el vínculo de esas especies silvestres con este sitio oxigenado.