Cartagena


[Video] Ayudas a las trabajadoras sexuales de la Variante Mamonal

A Roosevelt Morales y a los lectores que se animan a ayudar a las prostitutas de la Variante que viven bajo un puente, ¡gracias! A los gobiernos... ¡actúen!

LAURA ANAYA GARRIDO

24 de septiembre de 2020 03:19 PM

“Eso es lo que esperamos de la gente, que las personas nos vean. Que no solamente pasen y nos digan: ‘Ahí están las rebusconas’, no, que entren y de verdad que vean nuestra historia”.

Esas palabras calaron tanto en el corazón de Roosevelt Morales que decidió aportar algo de lo que él sabe para menguar, aunque fuese por unas horas, el hambre de un grupo de prostitutas de la Variante Mamonal y de sus familias.

El primer párrafo de esta página corresponde a las palabras de una prostituta de la Variante Mamonal y es apenas un fragmento de la historia que publicamos el 13 de septiembre de 2020 bajo el título Prostitución y pobreza: las 9 familias que viven bajo un puente. Allí, un grupo de trabajadoras sexuales exponía su difícil situación en medio de una pandemia en la que se ha impuesto una necesaria distancia física, que nos ha confinado y que llegó para profundizar la crisis económica que ellas mismas han experimentado desde que recuerdan: muchas son desplazadas por la violencia y no encontraron más alternativa que prostituirse y vivir bajo un puente con sus familias. En ese lugar pernoctan 27 personas: 10 adultos (7 trabajadoras sexuales y 3 hombres) y 17 menores (entre ellos un bebé de 3 meses).

Un poco de esperanza

Roosevelt es el líder de la Fundación Sonrisas de León y trabaja hace más de cuatro años por la niñez de Isla de León, uno de los sectores más deprimidos del ya deprimido barrio El Pozón. Allí, mueve cielo y tierra para que no les falte alimento y sí, lo ha conseguido: imagínense que hasta Interno (el restaurante que funcionaba en la antigua Cárcel de San Diego) donó su cocina a Sonrisas de León y la misma Johana Bahamón llegó hasta El Pozón a entregarla. (Lea aquí: El restaurante Interno ahora estará en El Pozón)

Pero la generosidad de Roosevelt no se limita a El Pozón y, por ello, apenas leyó la historia, se animó a contactarnos y ayudar como mejor sabe: cocinando.

Él y su equipo prepararon arroz, carne molida, frijoles, pollo y más, y se encargaron de llegar hasta el puente para entregarlos a las 9 familias. Cada una supo agradecer el gesto y hay que decir que Roos no ha sido el único: gracias a la generosidad de nuestros lectores, estas familias han recibido alimentos no perecederos, algunos utensilios y ropa de bebé, pero todas esas son soluciones provisionales.

[Video] Ayudas a las trabajadoras sexuales de la Variante Mamonal

“Ojalá que todas las personas aportaran desde lo que saben, desde sus posibilidades, así tendríamos un mundo mejor”, decía Roosevelt y nos manifestaba un deseo que también compartimos: que esta historia llegue a quienes pueden solucionar de fondo todos los problemas sociales y económicos que viven con estas 9 familias bajo ese puente: la Alcaldía de Cartagena de Indias, la Gobernación de Bolívar y el mismo Gobierno nacional.

  NOTICIAS RECOMENDADAS