Ciencia


En vivo: Perseverance amartiza con éxito

El mundo tiene los ojos puestos en este acontecimiento, La diferencia de comunicaciones entre la Tierra y el Planeta Rojo es de 11 minutos.

EFE

18 de febrero de 2021 02:10 PM

El largo y solitario viaje en el espacio que el Perseverance inició siete meses atrás culmina hoy. La NASA espera que la nave atraviese la delgada atmósfera marciana y toque tierra en el cráter Jezero.

El vehículo de seis ruedas desciende en el Planeta Rojo tras superar lo que los científicos de la agencia espacial NASA llaman “siete minutos de peligro”, tiempo en el que el Perseverance hará su entrada y descenso en suelo marciano.

El Perseverance ingresa a la atmósfera de Marte a una velocidad de más de 12.000 millas por hora (más de 19.000 km/h) y deberá reducir la velocidad en esos 7 minutos para descender con éxito, minutos en los que el “rover” se separará de la nave que lo transportó y desplegará un “paracaídas supersónico”.

“En el momento del aterrizaje, Marte estará a 127 millones de millas (204 millones de kilómetros) de la Tierra”, recordó este jueves la agencia espacial en una entrada en el blog dedicado a esta misión.

?wmode=transparent&controls=2&showinfo=0&theme=light">

Luego de hacer un trayecto de más de 291 millones de millas (468 millones de kilómetros) desde que el 30 de julio del año pasado despegó del Centro Espacial Kennedy de Florida, y al cabo de 11 minutos y 22 segundos, el tiempo que tarda en llegar a la Tierra la señal del Perseverance, la torre de control en el Laboratorio de Propulsión de la NASA (JPL) en California sabrá si el descenso ha sido exitoso.

Este rover, de 6 ruedas, cerca 3 metros de largo y de 2.260 libras (1.025 kilogramos), buscará en Marte señales de vida microbiana pasada y recolectará muestras selectas de rocas y sedimentos para su envío futuro a la Tierra.

La sonda realizará el amertizaje en un área “peligrosa”: el cráter Jezero, que se cree fue el lecho de un lago y por tanto sería rico en microorganismos fósiles.

Carga dos micrófonos, que por primera vez captarán el sonido de Marte, y un esquelético helicóptero de cuatro patas y menos de 2 kilogramos conocido como Ingenuity Mars, que intentará llevar a cabo el primer vuelo controlado y con motor en otro planeta.

El Perseverance caracterizará la geología y el clima de Marte, y para ello transporta taladros que perforarán las piedras para extraer en unos tubos del tamaño de unos cigarros una treintena de muestras, de las que espera poder traer varias de vuelta a la Tierra.

Asimismo, allanará el camino para la futura exploración humana más allá de la Luna.

De tener éxito el aterrizaje, será el quinto “rover” de la NASA en suelo marciano tras Pathfinder (1996), Spirit y Opportunity (2004) y Curiosity (2012), este último todavía en Marte aunque no se encontrará con el Perseverance.