Ciencia


Esta es la fecha en la que la humanidad sabrá si hay vida en Marte

Ya sea por temor, por curiosidad o por supervivencia, la curiosidad sobre la posibilidad de que exista alguna especie en Marte es una ambición de la ciencia.

OMAR CARRASQUILLA LEÓN

13 de junio de 2022 12:00 AM

Una de las preguntas que cohesiona a la humanidad desde tiempos inmemoriales es: ¿hay vida en Marte? Desde los antiguos astrónomos egipcios en el II milenio A. C, pasando por registros chinos antes de la fundación de la dinastía Zhou (1045 a. C.), y luego con los astrónomos babilónicos que realizaron observaciones detalladas sobre la posición del planeta rojo, la inquietud nunca cesó.

(Le puede interesar: ¡Inédito en América! Descubren tiburón fósil de dientes planos en Colombia)

Posteriormente, la curiosidad científica tiene un momento clave con la primera observación telescópica de Marte, realizada por Galileo Galilei en 1610. Bajo esa senda, cuatro siglos después, la NASA acaba de anunciar cuándo la humanidad sabrá, de una vez por todas, si en el planeta rojo hubo, hay o puede haber vida.

Es tanta la expectativa que siempre ha desatado Marte en la mente humana que hasta la palabra marciano, como se le llamaría a los habitantes de ese planeta, se ha configurado como un sinónimo de extraterrestre, así como se le dice cariocas a los brasileños, cuando ese término solo cobija a los nacidos en Río de Janeiro.

El anuncio

La NASA reveló que el rover Perseverance comenzó la búsqueda clave de vida en Marte, al rodar por un antiguo delta de un río en el cráter Jezero. Allí el explorador ha comenzado a tomar muestras de rocas cruciales.

El 28 de mayo, Perseverance colocó un parche circular de 5 centímetros de ancho en una roca en la base de lo que alguna vez fue el delta de un río en el cráter. Este delta se formó hace miles de millones de años, cuando un río desaparecido hace mucho tiempo depositó capas de sedimentos en Jezero, y es la razón principal por la que la NASA envió el rover allí . En la Tierra, los sedimentos de los ríos suelen estar llenos de vida.

Las imágenes de la mancha recién molida muestran pequeños granos de sedimento, que los científicos esperan que contengan restos químicos u otros rastros de vida. “’Ver un mundo en un grano de arena’ del poeta William Blake me viene a la mente”, expresó Sanjeev Gupta, geólogo planetario del Imperial College London.

El rover pasará los próximos meses explorando el delta de Jezero, mientras los científicos de la misión deciden dónde quieren perforar y extraer muestras de rocas. La NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) planean recuperar esas muestras y llevarlas de regreso a la Tierra para su estudio, no antes de 2033, en el primer regreso de muestras de Marte.

Esta es la fecha en la que la humanidad sabrá si hay vida en Marte

El rover aterrizó en su primera roca en el delta del río, despejando un parche circular para su inspección. Crédito: NASA/JPL-Caltech/ASU

¿Cuándo llegó al delta?

Perseverance aterrizó en febrero de 2021, a varios kilómetros del borde del delta. Pasó muchos de sus primeros meses explorando el suelo del cráter, que inesperadamente está hecho de rocas ígneas, un tipo que se forma cuando los materiales fundidos se enfrían. Ese fue un premio gordo científico porque los científicos pueden fechar las rocas ígneas sobre la base de la descomposición radiactiva de sus elementos químicos. Pero muchos investigadores han estado interesados en que Perseverance llegue al delta, cuyos sedimentos de grano fino tienen la mejor oportunidad de albergar evidencia de vida marciana.

El rover finalmente llegó a la base del delta en abril. Pronto detectó rocas grises de capas delgadas llamadas lutitas, que podrían haberse formado a partir de sedimentos depositados por un río o lago lento. También encontró areniscas con granos gruesos, que podrían haberse formado en un río caudaloso. Estos tipos de roca son objetivos excelentes para estudiar una variedad de ambientes marcianos donde la vida podría haber prosperado, aseguró Katie Stack Morgan, científica adjunta del proyecto Perseverance en el Jet Propulsion Laboratory (JPL) en Pasadena, California.

¿Cómo lo hará?

Luego de aterrizar en el delta, los ingenieros de la misión alejaron a Perseverance de la primera región, llamada Enchanted Lake, y la dirigieron hacia otra área conocida como Hawksbill Gap, donde está trabajando actualmente. El parche recién desgastado se hizo con arenisca en una de las capas rocosas más bajas del delta, lo que significa que es una de las rocas más antiguas formadas por el antiguo río de Jezero y, por lo tanto, un excelente lugar para buscar signos de vida antigua.

El delta se eleva unos 40 metros sobre el suelo del cráter. Los conductores de rover planean enviar a Perseverance al frente del delta y luego volver a bajar, evaluando dónde y cómo tomar muestras. “Es como ir al buffet antes de llenar el plato”, explicó Jennifer Trosper, directora de proyectos de la misión en el JPL. En el camino hacia arriba, explorará las rocas, incluso raspando más parches para ver el interior de las rocas. En el camino hacia abajo, perforará y recolectará muestras de las más intrigantes.

“Como un niño que ensambla un juego de piedras preciosas para su preciada colección, los científicos de la misión están deliberando sobre qué rocas debe analizar el explorador para acumular el escondite geológicamente más diverso. Perseverance lleva 43 tubos para muestras, cada uno un poco más grueso que un lápiz. La NASA y la ESA planean traer alrededor de 30 tubos llenos a la Tierra.

Los científicos de la misión ya están considerando dónde colocar el primer conjunto de muestras para que las recupere una futura nave espacial. Una vez que el rover regrese, podría colocar algunos tubos en la base del delta, en una gran región plana entre Enchanted Lake y Hawksbill Gap. “Existe una gran posibilidad de que podamos depositar el primer depósito. Ahí es cuando se vuelve real la expectativa de vida, cuando el rover llegue allí, dice Kenneth Farley, científico del proyecto de la misión y geoquímico del Instituto de Tecnología de California.

Los planificadores de la misión no esperaban colocar muestras tan pronto, pero la ubicación es excelente: plana y con pocas rocas que puedan obstaculizar el camino de una futura nave espacial de retorno de muestras. “Es simplemente un gran lugar para aterrizar en Marte”, dice Trosper.

2033
Ese año la Nasa podrá analizar posibles vestigios de vida en Marte.
¿Cómo se recolectará?

La NASA y la ESA están trabajando en un plan de 5.000 millones de dólares para enviar dos módulos de aterrizaje a Marte, con un rover que recogería las muestras y un cohete que las enviaría a la órbita de Marte, así como una nave espacial que las recogería en la órbita y volarlos de regreso a la Tierra. Se suponía que los primeros lanzamientos ocurrirían en 2026, pero esa línea de tiempo fue cambiada por la invasión de Ucrania por parte de Rusia.

La ESA detuvo toda cooperación con la agencia espacial rusa sobre la guerra. Las tensiones han descarrilado un rover ruso-europeo planeado para Marte, y ahora la NASA y la ESA están rediseñando sus planes de aterrizaje en Marte. Tienen algo de tiempo: los tubos de muestreo de Perseverance están diseñados para durar décadas en condiciones marcianas.

  NOTICIAS RECOMENDADAS