Ciencia


La ciencia y los aficionados, en deleite por la Luna de sangre

Mucha expectativa ha provocado el próximo eclipse total de la Luna. Un acontecimiento esperado por aquellos que buscan develar los misterios de ese astro.

REDACCIÓN CIENCIA

14 de mayo de 2022 04:03 PM

Aliste el telescopio, el café o el wifi, pues en la madrugada entre mañana y el lunes volverá a repetirse un eclipse total de Luna, un fenómeno astronómico que supone, además de un deleite para los aficionados, una oportunidad para que la ciencia profundice en el conocimiento del satélite y trate de comprender mejor los complejos eventos que tuvieron lugar durante la formación del Sistema Solar.

(Lea: La cifra estratosférica que la NASA gastará para que el hombre vuelva a la Luna)

¿Wifi? Sí, porque al que madruga la Nasa lo ayuda, pues transmitirá el evento desde su página web y en su canal oficial de YouTube. Aunque es el único astro al que ha llegado una misión tripulada, la Luna esconde todavía muchos secretos, y entre ellos por qué son tan diferentes la cara visible y la cara oculta; incógnitas y desafíos que han reactivado el interés de varias agencias espaciales por regresar al satélite y por escudriñar misterios sobre su formación y su historia.

La Luna de sangre

El evento teñirá la Luna de un color rojizo o anaranjado. Durante un eclipse lunar total, la luz del sol es filtrada por la atmósfera de la Tierra y por ello la Luna se torna con esa tonalidad. No se necesitarán binoculares ni telescopios para observar el fenómeno astronómico.

Esta Luna de sangre también será especial, ya que ocurre cuando el satélite está casi en su punto más cercano a la Tierra, con lo cual parecerá más grande lo habitual.

Un eclipse lunar total tiene lugar cuando la Tierra se interpone entre la Luna y el Sol generando una sombra sobre la Luna. Los tres cuerpos celestes deben estar perfectamente alineados para que eso ocurra.

¿En qué consiste el eclipse?

Aunque la Tierra bloquea el paso de la luz solar directa, impidiendo que el Sol ilumine la superficie de la Luna, algunos rayos alcanzan la superficie lunar de forma indirecta. Esta luz solar pasa a través de la atmósfera de la Tierra, que filtra la mayor parte de la luz azul; por eso, durante este fenómeno, la Luna se ve de una tonalidad rojiza y por ello se la llama a veces “Luna de sangre”.

Y dado que el diámetro de nuestro planeta es cuatro veces mayor que el diámetro de la Luna, su sombra también es mucho más ancha, por lo que la totalidad de un eclipse lunar puede durar hasta 104 minutos. Observar directamente al eclipse lunar no representa un riesgo para los ojos.

Claro que, como la gran mayoría de los fenómenos astronómicos, el cielo tiene que estar despejado para que se pueda disfrutar.

La superluna

Este eclipse será, además, más grande de lo usual, un fenómeno llamado superluna. Esto sucede porque durante el eclipse, la luna se encontrará a 362.126,5 kilómetros de la Tierra. Además, las nubes de ceniza presentes en la atmósfera, producto de la reciente erupción volcánica ocurrida en Tonga, en el Océano Pacífico, pueden potenciar el tono rojo de esta superluna de sangre, uno de los más esperados fenómenos astronómicos de mayo.

La ciencia y los aficionados, en deleite por la Luna de sangre
Diferencia entre un eclipse solar y lunar

El 2022 ha estado movido en materia de eclipses. Hubo uno solar del 30 de abril y se aproxima uno lunar del 16 de mayo, y eso es un acontecimiento excepcional ya que, a pesar de que ambos son fenómenos recurrentes cada año, no es común que ocurran con un intervalo tan corto de tiempo.

Tal como aclara la NASA, mientras que en un eclipse de Luna, es la Tierra la que impide que la luz del Sol llegue hasta el satélite natural, “en un eclipse solar, la Luna se interpone en el camino de la luz del Sol y proyecta su sombra sobre la Tierra”.

A diferencia de un eclipse solar, donde la alta radiación puede provocar daños en la retina de los ojos, en un eclipse de Luna, al ser la radiación mínima, no es necesario proteger la vista con filtros especiales.

  NOTICIAS RECOMENDADAS