Ciencia


Los planetas nacen a la velocidad del rayo

Se ha comprobado que los discos en torno a estrellas muy jóvenes, con edades entre 0,1 y 0,5 millones de años, tienen ya piezas más que suficientes para ensamblar planetarios sistemas.

COLPRENSA

21 de junio de 2020 02:34 PM

Nuevas observaciones con los telescopios ALMA y VLA han encontrado evidencia de que los planetas se forman en un abrir y cerrar de ojos a escala cósmica.

Un enigma que ha estado desconcertando a los científicos durante años acaba de encontrar una solución plausible. En los últimos años, los astrónomos pesaron discos en la Vía Láctea con ALMA. Los estudios de discos de 1-3 millones de años demostraron una escasez de polvo en esos discos maduros para hacer incluso un planeta gigante gaseoso como Júpiter, y mucho menos planetas más grandes o grupos de gigantes gaseosos como se ve en nuestro sistema solar.

La respuesta, dice Lukasz Tychoniec, un estudiante graduado en el Observatorio de Leiden y autor principal del nuevo estudio, aceptado para su publicación en Astronomy & Astrophysics, es que “necesitamos mirar antes en lugar de buscar la masa perdida”. Con sus colaboradores, Tychoniec usó imágenes de ALMA en el desierto de Atacama en Chile y el VLA en Nuevo México para estudiar protoestrellas en la nube molecular de Perseo, una región gigante de formación de estrellas a unos 1.000 años luz de distancia.

Se cree que estos sistemas estelares infantiles tienen entre 100.000 y 500.000 años. Si suponemos que nuestro propio sol tiene 45 ‘años humanos’ de edad (en lugar de sus aproximadamente 4.500 millones de años), esas protoestrellas equivalen a menos de dos días. Pero aparentemente estos niños pequeños ya están ocupados haciendo planetas.

Con ALMA y VLA, Tychoniec y sus colaboradores recolectaron la luz emitida por los granos de polvo en estos sistemas jóvenes y descubrieron que la masa contenida en esos sólidos es más que suficiente para hacer planetas gigantes. Compararon las masas de disco medidas con las masas de más de 2000 sistemas exoplanetarios conocidos hasta la fecha. En todos los casos, descubrieron que sus masas de polvo medidas podrían explicar fácilmente el material necesario para construir la población conocida de exoplanetas. Parece que los discos en Perseo no tendrán problemas para hacer exoplanetas que tan comúnmente vemos en nuestra galaxia.

“La implicación de este descubrimiento es profunda”, dice Alex Cridland, investigador postdoctoral en el Observatorio Leiden y coautor del artículo. “Durante décadas, hemos pensado que la formación de planetas debería ocurrir durante la fase de disco protoplanetario”, cuando la joven estrella ha envejecido entre tres y siete días en nuestra analogía anterior. Puede que esto no parezca mucho, pero “al retrasar la etapa inicial de la formación de planetas, ¡tenemos que repensar cómo era realmente el lugar de nacimiento de los planetas!” Suceden muchas cosas en los primeros “días” de la vida de una estrella.

Estos emocionantes resultados impulsarán el desarrollo de nuevos modelos de formación de planetas que nos permitirán comprender mejor cómo procede el nacimiento de exoplanetas y nuestro propio Sistema Solar.