Colombia


Arrepentimiento por secuestro, ¿un paso para la legitimidad de las Farc?

Unos hablan de avances y otros por el contrario no creen en su arrepentimiento. ¿Qué significado tiene este acto hecho por los exguerrilleros?

COLPRENSA

15 de septiembre de 2020 10:20 PM

El reconocimiento que hicieron los exmiembros del secretariado de la antigua guerrilla de las Farc del secuestro, como uno de los errores más grandes que cometieron durante su participación en el conflicto armado, ha dejado un cúmulo de opiniones divididas en el debate permanente que hay en el país alrededor de la implementación del acuerdo de paz de La Habana.

Los antiguos miembros del secretariado aseguraron que después de haber silenciado para siempre los fusiles y en el sosiego de la vida civil, se arrepienten de haber causado tanto sufrimiento a las víctimas y sus familias. También reconocieron que esta práctica permanente, que atentó contra la sociedad civil, le quitó legitimidad y credibilidad de las Farc como movimiento guerrillero. (Le puede interesar: “El secuestro fue un gravísimo error”: Farc)

“Hoy entendemos el dolor que les causamos a tantas familias, hijos, hijas, madres, padres, hermanos y amigos, que vivieron un infierno esperando tener noticias de sus seres queridos imaginando si estarían sanos y en qué condiciones estarían, siendo sometidos a seguir la vida lejos de sus afectos, de sus proyectos, de sus mundos”, declararon.

Sin embargo, desde el mismo Gobierno se catalogó el hecho como un paso que da solo un poco de optimismo, debido a que se necesita avanzar en otros aspectos de la reconciliación tras la firma del acuerdo de paz y en los que el país espera un aporte importante ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, asegura que pese a que este es un paso importante para la legitimidad de la implementación del acuerdo de paz con las Farc, la polarización seguirá en las mismas condiciones en las que estaba, debido a que los efectos de este tipo de actos solo se medirán cuando ellos empiecen a hablar de cada uno de los casos en los que participaron.

Ávila señala que este paso controvierte la versión de los opositores al acuerdo, en la que se afirmaba que las Farc no iban a contribuir con la verdad e iban a negar todos los crímenes que cometieron durante la guerra, sin embargo, aclara que este es apenas el inicio de lo que el país espera sigan haciendo los miembros de la antigua guerrilla, como parte de sus compromisos adquiridos en el pacto de La Habana. “Tienen que dar los detalles de los secuestrados ¿Dónde quedaron? ¿Por qué los mataron? ¿Cómo murieron?”, sentenció.

El reconocimiento que hicieron los ex Farc alrededor de lo que ellos mismos catalogaron como un error, a muchos ha generado incomodidad, debido a que hace algunos días desató una polémica por la falta de verdad en cuanto al reclutamiento de menores y los delitos que se cometieron contra ellos como abuso sexual, los abortos involuntarios, entre otros.

El senador Carlos Antonio Lozada aseguró que en la comparecencia que se ha hecho ante la JEP por parte los distintos miembros de las Farc, este tipo de delitos han sido reconocidos, pero ha habido mucha desinformación alrededor del tema.

“Yo estuve durante siete horas hablando del tema de reclutamiento y allí hay un reconocimiento explícito de que ese fenómeno se dio, independientemente, de si los mandos tuvieron conocimiento o no. No hay una actitud negacionista de que se hayan presentado casos de abuso, de interrupciones involuntarias del embarazo”, señaló Lozada.

Frente a las personas que piden que este tipo de confesiones sean materializadas en la justicia, el congresista agregó que como firmantes del acuerdo van a honrar ese compromiso, reconociendo todo lo que haya que reconocer y apoyando la Unidad de Búsqueda de Personas Dadas por Desaparecidas (Ubpd), para que pueda avanzar con el rastreo de las víctimas que murieron en poder de las Farc.

“Detrás de eso lo que hay es una decisión política de avanzar en términos de asumir el reconocimiento, no solamente de ese hecho, sino de todos los hechos victimizantes de cara a los compromisos que estableció el acuerdo de paz. También a crear un diálogo con las víctimas, que permita lograr en el menor tiempo posible un clima de reconciliación y de paz en este país”, agregó Lozada.

Andrés Macías, analista de temas relacionados con paz, señaló que esta es una muestra positiva de los beneficios que puede seguir teniendo la firma del acuerdo de paz en 2016, porque, a su juicio, es un paso que todo el mundo había querido que se diera desde el principio.

“Es una señal positiva de cómo ha ido evolucionando la implementación del proceso y, sobre todo, el componente de verdad por parte de los excombatientes de las Farc, donde yo también creo que hay esa presión mediática de opinión de los diferentes partidos políticos que han estado encima del proceso. Creo que es una muestra de cómo esa presión puede jugar un rol importante de aquí en adelante en la obtención de esa verdad y ese reconocimiento por parte las Farc”, destaca Macías.

Sin embargo, el experto advierte que este proceso tomará tiempo, pese a que los resultados a corto plazo serían lo ideal, pero no es prudente pensar que estos se van a obtener en el tiempo que quisiera la sociedad colombiana. “Esa es una muestra de que sí existe la posibilidad tanto de reconocer esa verdad como de cumplir los demás puntos del acuerdo”, añade.

Los exmiembros del secretariado reconocieron que a los secuestrados les arrebataron su libertad y dignidad e hicieron énfasis en que les da vergüenza no haber escuchado el clamor de casos como el de Andrés Felipe Pérez, quien murió esperando reencontrarse con su padre. “No podemos devolverles el tiempo arrebatado para evitar el dolor y las humillaciones que les causamos a todos los secuestrados”, señalaron.