Piden que adoptados pueden acceder a información de su origen antes de los 18

02 de marzo de 2017 09:19 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La Corte Constitucional estudia una demanda que busca que se levante la reserva de la información sobre el proceso de adopción, cuando la persona adoptada cumpla los 18 años a fin de que pueda conocer su origen.

La demanda fue presentada por Álvaro Miguel Martín en contra de dos artículos del Código de Infancia y Adolescencia, que actualmente señala que toda la documentación de un proceso de adopción tendrá una reserva de 20 años y que solo se podrá pedir copia de ella cuando la persona cumpla 18 años para efectos judiciales.

El articulado señala igualmente que el adoptado tiene el derecho a conocer a su familia y origen, pero que serán los padres quienes juzgarán el momento y las condiciones en que esto no resulte desfavorable para el menor de edad.

La demanda alega que una persona entre 14 y 18 años de edad tiene ya las facultades para auto determinarse y poder conocer su origen y que esto no puede depender de los padres adoptantes, por vulnerar los derechos a la libre personalidad, entre otros.

El proceso está en manos del magistrado Alejandro Linares, quien solicitó al ICBF concepto sobre esta demanda y quien informó que entre el 2012 y el 25 de noviembre de 2016, se recibieron 3774 solicitudes de personas que buscaban sus orígenes y las copias de sus historias de atención.

Todas estas fueron presentadas por mayores de edad y “menos del 10 % estaban orientadas a identificar la familia de origen y establecer contactó con ella; mientras que las demás se apoyaban en la búsqueda de herramientas asertivas al interior del hogar”.

En su respuesta a la Corte, el ICBF dijo que la información de adopción es altamente sensible y que requiere una adecuada preparación por parte del adoptado, su familia adoptante y la familia de origen.

En concepto enviado a la Corte, la Procuraduría General pidió mantener la reserva tal y como está por ser una medida razonable, pues en todo caso no restringe el acceso a la información sino que dicta varias vías para obtenerla: por medio del padre adoptante, por un abogado o defensor de familia, por el adoptado cuando llegue a los 18, por la Procuraduría, la Fiscalía o el ICBF para efectos judiciales, entre otros.

“Esa reserva y la condición de haber cumplido la mayoría de edad son necesarias y constitucionalmente legítimas porque protegen el derecho a la intimidad, tanto de las personas que entregan a un niño en adopción y su familiar, como de los mismos menores de edad que podrían no estar preparados psicológicamente para conocer esa información o expuestos a escándalos o matoneo por el uso malintencionado de estos datos personalísimos”, dice el concepto firmado por Fernando Carrillo.

Para la entidad, las condiciones que pacta el Código de Infancia y Adolescencia garantiza los derechos de los adoptantes pues, como se evidenció en las pruebas que el ICBF llevó a la Corte, cuando llega una solicitud, se hace una verificación del estado de madurez del adolescente y se procura que tenga apoyo y compañía para que no resulte traumático. La decisión final la tendrá la Corte Constitucional.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Bogotá

DE INTERÉS