Así cayó alias ‘Megateo’

04 de octubre de 2015 06:25 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Lejos de sus excentricidades, rodeado de algunos hombres que finalmente lo dejaron abandonado y apartado de los lujos que por mucho tiempo ostentó siendo el gran capo del Catatumbo, así murió el primero de octubre, a eso de las 8:30 p.m. uno de los hombres más buscados del mundo por sus vínculos con el narcotráfico, alias ‘Megateo’.

Colprensa conversó este sábado con uno de los hombres que lideró el operativo en el que falleció quien realmente se llamaba Víctor Ramón Navarro Serrano.

Se trata del general Jorge Humberto Jerez Cuellar, comandante de la Segunda División del Ejército Nacional, quien tiene a su mando las jurisdicciones de Norte de Santander, incluyendo la zona de El Catatumbo; Santander, Sur de Bolívar, Sur del Cesar, Boyacá y parte del nordeste antioqueño.

Empezó aclarando que este no fue un logro suyo, sino el resultado de un trabajo conjunto entre el Ejército, la Policía Nacional y la Fuerza Aérea Colombiana.

Hombres de inteligencia le seguían los pasos al ‘capo’ desde hace más de dos meses, en un trabajo complicado debido a la complicidad, que según las autoridades, tenía la población con él.

“Como tenía tanto dinero producto de un negocio como el narcotráfico, podía comprar a la gente, pedirles que los dejara resguardar en cualquier sitio, ocultando su paradero real o dando indicaciones equívocas. Este hombre tenía tentáculos con los grandes narcotraficantes del mundo, incluso con el cartel de Sinaloa, en México. También tenía alianzas con la guerrilla de las Farc, el Eln y las bandas criminales”, destacó.

Sin embargo tener varios anillos de seguridad y contar con el poder para infiltrar organismos del Estado no fue suficiente la noche del primer día de octubre de este año, cuando falleció.

“La operación inició a las 8:00 p.m. Hubo un desembarco de tropas alrededor del sitio donde sabíamos que estaba. Mientras nos acercamos al corregimiento de San José del Tarra, en el municipio de Hacarí, las tropas escucharon una fuerte explosión. Al parecer estaban utilizando un artefacto para derribar helicópteros y se les estalló. Probablemente haya sido un misil.

“Cuando hicimos el registro encontramos tres cadáveres con marcas en su cuerpo por el efecto de la explosión, entre ellos estaba alias ‘Megateo’ y dos terroristas más de su anillo de seguridad. Además había un cuarto hombre que quedó herido, fue trasladado al Hospital de Ocaña y falleció esta madrugada (sábado).

“Son entonces cuatro hombres, más los cinco que murieron hace un mes en uno de nuestros doce intentos por dar de baja a este bandido, en total nueve hombres abatidos del Epl, Ejército Popular de Liberación”, puntualizó el general Jerez.

En medio de la oscuridad y de las ruinas de una vivienda cercana, quizá en la misma en que dormía ‘Megateo’, las autoridades hallaron material de intendencia, de guerra, computadores, memorias USB, fusiles y la pistola del ‘capo’.

Para el general Jerez, este es un logro importante con el que se le da tranquilidad a Norte de Santander y se le libera “del mito de un terrorista”.

Además, el operativo al que le habían dedicado varios meses, le da a las Fuerzas Militares un imponente punto a su favor.

“Le damos legitimidad a nuestro Ejército y a la Policía. Con esto demostramos que juntos podemos efectuar operaciones con resultados importantes para la seguridad de nuestro país, como se muestra en este caso”.

Al preguntársele qué pasará ahora con este bloque del Epl que opera en esta zona de Norte de Santander, el general Jerez destacó que el Ejército Nacional seguirán trabajando por brindarle la tranquilidad a los habitantes de la zona.

“Por los golpes que se les ha dado al Epl el último mes deben estar haciendo inteligencia y mirando quién ocupará el puesto de ‘Megateo’, pues los hombres que eran su ‘mano derecha’ también murieron, unos hace un mes y otros en este operativo. En la actualidad no hay alguien que puntualmente direccione o maneje el negocio. Sin embargo no bajaremos la guardia pues este grupo insurgente tiene un fuerte accionar en el tema del narcotráfico en esta zona de Hacarí, Teorama, La Playa de Belén y El Tarra”, concluyó el General del Ejército Nacional.

‘Megateo’ y su mundo

‘Megateo’ tenía ciertas debilidades que se convirtieron en fortalezas para el comando que lo perseguía.

Era un apasionado por las jovencitas menores de edad a quienes mandaba a operar para perfeccionarles su cuerpo y luego las tatuaba con la cara de él, para mostrar así su poderío.

También se conoció que junto a su compañera sentimental tenían problemas gastrointestinales y del colon, razón por la que muchas veces ingresaron a sus campamentos especialistas médicos llevados exclusivamente desde Cúcuta y Bucaramanga.

Conocía muy bien los municipios aledaños a la zona del Catatumbo, pues se crió en ellos. Esto le facilitaba desplazarse cada vez que sentía que las autoridades lo tenían cerca.

Su gusto por licores finos y whisky de marcas costosas era conocido por quienes lo rodeaban y quienes lo complacían constantemente. La suma de dinero que tenía en sus arcas no se conocía con precisión, pero se sabía que era grande, pues últimamente había decidido invertir parte de su fortuna en oro, para transportarlo con más facilidad.
 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Bucaramanga

DE INTERÉS