Colombia


Caso Uribe: Corte dice que retractaciones provinieron directamente del senador

“Debe señalarse que el caudal probatorio arroja prueba directa de la participación del congresista”, dice uno de los apartes de la sentencia que dictó casa por cárcel a Uribe.

COLPRENSA

07 de agosto de 2020 08:21 PM

“Debe señalarse que el caudal probatorio arroja prueba directa de la participación del congresista”, dice uno de los apartes de la sentencia de más de 1500 páginas que dictó casa por cárcel al senador Álvaro Uribe Vélez, por presunta manipulación de testigos.

Uribe está ante los estrados judiciales luego de que la Corte Suprema de Justicia decidiera abrir investigación en su contra, porque Diego Cadena, quien fungía como uno de sus abogados, habría abordado en algunas cárceles del país a confesos exparamilitares para que cambiaran su declaración a favor del senador.

Los exmilitantes de las Autodefensas Unidas de Colombia que tienen en jaque al senador Uribe responden a Carlos Enrique Vélez y Juan Guillermo Monsalve, entre otros, de quien se ha dicho fueron abordados para que declaren a favor del expresidente a cambio de cuantiosas sumas de dinero y asesorías jurídicas.

En la providencia del magistrado de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema, César Reyes reposa que “en concreto, por vía de los varios testimoniales que afirman y así se comprobó que la petición de retractarse, como el caso de Juan Guillermo Monsalve, o de extender declaraciones a su favor y de su hermano, que fue lo acaecido por Carlos Enrique Vélez provino directamente del senador Álvaro Uribe Vélez”.

El documento, que pese a que el expresidente solicitó que fuese público, aún se mantiene bajo reserva sumarial, expone sobre el senador que hay “prueba indiciaria que es abundante, clara, inequívoca y concluyente, de su condición de determinador de conductas punibles avistadas”.

Lo que reposa en el documento, es que las directrices impartidas por el senador Uribe era “la búsqueda y verificación de la verdad”, sin entrar en detalles, al punto, que en su declaración ante el alto tribunal dice que no le prestaba atención, ni leía las declaraciones, cartas y videos que fueron recaudados por Cadena y su subalterno, el abogado Juan José Salazar.

“Con estas instrucciones y, además con la de allegar todo a la Corte, el senador Uribe Vélez hizo nacer o reforzó en sus determinados, no solo en virtud de ese vínculo contraactual sino por su autoridad de ascendiente, la idea de llevar a cabo el hecho delictivo, mismo que en efecto realizaron los inducidos a título de autores materiales”, dice en la providencia.

Si bien, en la declaración del senador ante la Corte Suprema reposa que su intención en la designación de la labor a Cadena era buscar una “verificación de la información”, las pruebas recolectadas por el alto tribunal dan cuenta de una situación totalmente distinta.

Para la Corte está claro que Cadena se habría “apersonado” de la recolección de testimonios. “Vale decir que insistentemente eran ellos quienes la buscaban por medios no muy usuales, por decir lo menos, así como la laxitud en la instrucción acerca de la manera como se obtendrían las declaraciones, la permisión del trato cercano y permanente -que sabía el senador- de los abogados con los testigos y la colaboración o apoyos en sus casos judiciales”.

La providencia señala que es evidente que la determinación de las labores adelantadas por los abogados Cadena y Salazar son un resultado de la “actividad del inductor”, que en este caso es el senador Uribe.

“Las conductas punibles acreditadas en el presente asunto resultan pues imputables a título de dolo, e incluso de dolo eventual al proceder del senador Álvaro Uribe Vélez. Ello pues sin duda en cada uno de los eventos analizados en precedencia hay evidencia de su claro conocimiento de la conciencia de la laxitud y de su firme intención y voluntad de realizarlos a través de interpuestas personas”, dice la providencia.

Para la corporación penal existe responsabilidad en los hechos por parte del senador en el episodio que vincula por un lado al exparamilitar Monsalve y el representante a la cámara Álvaro Hernán Prada y Carlos Eduardo López Calleja, alias ‘Caliche’, y por otro lado a Victoria Jaramillo, Diego Cadena y Enrique Pardo Hasche, dado que los abordaron con presiones y ofrecimientos de beneficios jurídicos.

“En específico para que cambiaran la versión que ha sostenido invariable, le prestara perdón y culpara al senador Iván Cepeda de ser el responsable, mediante el ofrecimiento de dádivas, de sus anteriores supuestas falaces afirmaciones en su contra, lo cual de haber tenido éxito redundaría sin duda en su beneficio”, dice el documento.

En este caso, la providencia expone que en el marco de la denominada recolección de testimonios le habrían solicitado de manera directa a alias ‘Caliche’ que colaborara en la obtención de la retractación de Monsalve. Es decir, que rindiera declaración favorable para el senador.

En lo que respecta al conocimiento de los hechos por parte del senador Uribe, la Corte relató que la importancia del testimonio de Carlos Enrique Vélez es de vieja data, debido a que el exparamilitar sostenía relaciones “no muy claras” con el abogado Samuel Sánchez, este último procesado por el delito de soborno a testigos.

Lo que dice la providencia es que este abogado fue cercano a Mario Uribe Escobar, primo del hoy senador. “A raíz de esta comprobada relación Sánchez Cañón & Uribe Escobar, se advierte que fueron puestos en contacto y se conocieron el senador Álvaro Uribe Vélez y Diego Cadena. Es más, así fue como por conducto de Samuel Sánchez, Diego Cadena entró en comunicación con Carlos Enrique Vélez, no para un fin lícito, sino para obtener la elaboración de una carta”.

Ese documento serviría para vislumbrar que Vélez sostuvo una reunión con el senador Cepeda en donde, supuestamente, le propusieron que declarara en contra del senador Uribe y su hermano.

Bajo ese entendido, relata la providencia que el senador conoció de estos hechos y autorizó a Cadena para entablar contacto con alias ‘Víctor’, con quien materializó el documento y se suscribió el soborno. “Incluso, pese a tener conocimiento el aforado de la forma irregular en la que se confeccionó la misiva, no fue ello materia de reproche, ni mucho menos, de prohibición para que Diego Cadena en comportamiento reiterado obtuviera otras declaraciones”.

A juicio de la corporación, el senador conoció del contenido de estas declaraciones y autorizó que se adjudicaran al recurso de reposición que interpuso su abogado acreditado ante la decisión inhibitoria del senador Cepeda.

A Cadena, por su parte, la Fiscalía lo ha señalado de engañar al máximo tribunal en lo penal en lo que respecta de las declaraciones falsas que hicieron llegar.