Colombia


Comandante de las FF.MM denunció ‘alianza macabra’entre guerrilla y Bacrim

COLPRENSA

03 de abril de 2011 11:17 AM

El comandante de las Fuerzas Militares de Colombia, almirante Édgar Augusto Cely Núñez, denunció que en algunas regiones de Colombia han encontrado una ‘alianza macabra’ entre las Farc, el Eln y las bandas criminales (bacrim), para proteger los cultivos ilícitos y las rutas del narcotráfico.
“En algunas partes y aquí se protegen entre todos, los cultivos y las rutas para sacar la droga del país, y en otras se enfrentan porque se cruzan las líneas que entre ellos establecen, pero esa alianza en definitiva existe en Norte de Santander, Córdoba, Cauca, Valle y en Chocó”, dijo el alto oficial, que ayer estuvo en Cúcuta para activar algunos planes encaminados a minimizar el accionar de los grupos violentos.
El almirante Édgar Cely rechazó las acciones de los últimos días de la guerrilla en Norte de Santander, en las que han muerto integrantes de la Fuerza Pública, población civil y se ha visto afectada la infraestructura petrolera y eléctrica  del departamento.
“Condenamos ese tipo de acciones que demuestran una decadencia de esos grupos, que buscan afectar la economía nacional y la población colombiana”, manifestó.
También precisó que están estudiando todos los casos que han ocurrido y agregó que se envió una delegación de carácter operacional a Tibú y La Gabarra (Norte de Santander), para conocer de primera mano las condiciones de esas poblaciones a fin de dar órdenes y tomar decisiones “que permitan más eficiencia en los patrullajes y la seguridad, para disminuir los atentados contra la economía nacional”.
Dijo que han contemplado la posibilidad de aumentar el pie de fuerza para la región, decisión que será tomada después de evaluar la situación.
“Esa es una de las razones por las que me acompañan el Comandante del Ejército, general Alejandro Navas Ramos, y el Comandante de la Segunda División, general Pedro León Soto Suárez. Vamos a mirar en términos muy juiciosos y  concretos todo lo que hay, para tomar decisiones que permitan definitivamente apoyar esta región”, afirmó el almirante.
De otro lado, el alto mando saludó ayer (viernes) en el Grupo Maza, sede de la Brigada 30 del Ejército, a los soldados que han sido víctimas de las minas antipersonal.
Un flagelo
El almirante Cely Núñez dijo que las bacrim  son una representación del narcotráfico y del crimen organizado.
“Nosotros en las Fuerzas Militares hemos tomado la decisión de apoyar a la Policía en esa tarea de combatirlos y vamos también a actuar dentro de la Ley, dispuestos a combatirlos porque finalmente son unos delincuentes que están haciéndole mucho daño al país”.
Agregó que para ese propósito ha ordenado la constitución de puestos de mando avanzados, que están en zonas que, desde el punto de vista operacional, permiten tener un mayor control, trabajo que -según explicó- han venido ajustando los comandantes de la Segunda División, y de la Brigada 30, general Fernando Pineda.
Reiteró que los ataques de la guerrilla en Norte de Santander no significan el fortalecimiento de esos grupos en el departamento, porque en su criterio “qué acto de valentía es entrar a una zona boscosa o alejada de la población y volar una torre de energía”.
Agregó que la guerrilla está atacando en diferentes partes “buscando de manera desesperada que los medios hablen de ellos, atacar la política de seguridad democrática y decir que no funcionó, atacar el programa de gobierno que busca el desarrollo  social y económico y está encaminado a la prosperidad de todo el pueblo colombiano, y marcar una vigencia que poco a poco han ido perdiendo, porque están más metidos en dañar a los  colombianos y en el narcotráfico”.
Buen trabajo diplomático
El Comandante de las Fuerzas Militares dijo que tiene una posición muy positiva sobre el buen momento de las relaciones entre Colombia y Venezuela, sobre todo porque la gestión del Presidente de la República, Juan Manuel Santos, y la Canciller, María Ángela Holguín.
Esa gestión ha permitido bajar todos los niveles de tensión que había entre los pueblos, y particularmente de las personas que viven en la zona fronteriza que eran los primeros perjudicados de esa tensión, según el oficial.
“El pueblo colombiano aplaude sin lugar a dudas la acción política y diplomática que el Presidente y la Canciller están desarrollando, y esperamos que se puedan obtener todos los objetivos que ellos se han trazado”, puntualizó.