Colombia


Como “monstruos” catalogó el hermano de Ordóñez a los dos patrulleros

Luis Alejandro Ordóñez intervino en la audiencia de medida de aseguramiento contra los patrulleros que, presuntamente, le quitaron la vida a su hermano.

COLPRENSA

20 de septiembre de 2020 08:41 PM

Luego de que la Juez 29 con función de Control de Garantías determinó hacer públicas las audiencias que se adelantan contra los patrulleros de la Policía Harvy Damián Rodríguez Díaz y Juan Camilo Lloreda Cubillos, vinculados en el homicidio de Javier Ordóñez en la capital del país, se escuchó la intervención de Luis Alejandro Ordóñez, hermano del hoy fallecido.

El hombre quien está en cuarto año de medicina pidió ser escuchado por la juez para explicar desde su especialidad lo que sufrió su hermano en manos de las personas capturadas. En medio de su relato catalogó a los uniformados como “monstruos”.

“En toda la humanidad de mi hermano presenta lesiones, no hay principio exceptuando lo que es la región axilar, los genitales, el ano y los pies, de resto, toda la humanidad de mi hermano presenta lesiones”, dijo Ordóñez mientras añadió que el examen de Medicina Legal da cuenta que su ser querido falleció por un trauma abdominal cerrado contundente con un mecanismo de alta energía.

A juicio del hombre, las múltiples lesiones que le provocaron los uniformados mientras accionaron el tazer le provocó el estallido del riñón derecho. Aseguró que tiene claro que para que una situación como esa ocurra es porque fue provocada, más no son lesiones autoinfringidas como lo han mencionado los dos patrulleros.

Ordóñez también se pronunció sobre los videos que son conocidos públicamente en donde se ve a su hermano en el piso reducido por los dos policías, implorando que terminara con el ataque.

“El video de ayer cuando vi a mi hermano en el piso reducido con las esposas en las manos hacia atrás, yo no vi como la defensa dijo, a un hombre que estaba hablando y que estaba vivo, vi a mi hermano con una mecánica respiratoria, sufriendo para respirar”, aseguró.

Para Ordóñez, lo que hicieron con su hermano es una situación inhumana. “Lo que hubieran podido hacer es llamar a una ambulancia. Tomele el pulso y vean que está taquicardico, algo pasa, algo sucede, amigos, se está muriendo. No sean monstruos, esa es la palabra”.

El hermano del hombre fallecido aseguró que los policías omitieron brindar ayuda con la que le hubiesen podido salvar la vida. “No le prestaron atención adecuada, cuando mi hermano estaba falleciendo, ahogándose con los casi 3.000 litros de sangre que perdió por la explosión de su riñón”.

Ordóñez culminó su intervención asegurando que el examen de necropsia da cuenta que su hermano sufrió 14 descargas con el tazer, situaciones que le provocó múltiples hemorragías en el tórax y las piernas.

Por los hechos expuestos, la Fiscalía le solicitó a la juez que ordenara cárcel en contra de los patrulleros, por ser un peligro para la sociedad y porque podrían obstruir a la justicia. Sin embargo, los abogados defensores solicitaron que se les impusiera medida de aseguramiento en su lugar de residencia o en una estación de policía.

Por su parte, la delegada del Ministerio Público se adhirió a los argumentos de la Fiscalía y también solicitó cárcel contra los patrulleros, debido a que existe posible responsabilidad en los hechos por parte de los mismos.

“Los patrulleros se ocuparon de conducir al CAI pero quien propinó los impactos de tazer fue Juan Camilo Lloreda. Quien tenía bajo su custodia la tazer era el patrullero Lloreda”, dijo la delegada del Ministerio Público quien añadió que la Fiscalía cuenta con pruebas contundentes que evidencian que Ordóñez estuvo esposado de pies y manos, mientras fue víctima de “miles de golpes contundentes”.

La delegada del Ministerio Público aseguró que Ordóñez tuvo agonía durante una hora larga, de ahí que la actitud del patrullero Lloreda, para ella, sea reprochable.

Tras casi ocho horas de diligencia, la juez determinó suspender la misma y continuar este lunes a las 2:00 de la tarde para determinar si, finalmente, envía o no a los patrulleros a la cárcel.