Con la reforma tributaria el sector salud queda condenado a mendigar

23 de diciembre de 2016 06:11 PM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi), aseguró que los cambios hechos en la Reforma Tributaria disminuyen el recaudo esperado afectando directamente los recursos para el sector de la salud.

De acuerdo con la entidad,  el presupuesto nacional hoy vigente para el 2017 (Ley 1769 de 2016) “se aprobó con un hueco que el Ministerio de Hacienda dijo, se llenaba con los mayores ingresos que se esperan de la tributaria. Al disminuir el recaudo esperado es incierto si la Nación tiene la capacidad de aportar los recursos necesarios para cerrar la financiación del sector en el 2017”.

Adicionalmente en la reforma tributaria se esperaban dos medidas adicionales para apoyar la solución a la crisis financiera del sector: la creación del impuesto al consumo de bebidas azucaradas y la garantía de los aportes del presupuesto nacional.

Sin embargo, la propuesta del Gobierno de crear el impuesto a las bebidas azucaradas para contribuir a la sostenibilidad del sistema en tanto buscaba generar recursos financieros y reducir los gastos al controlar el consumo de azúcar responsable de varias enfermedades de alta prevalencia como la hipertensión, la diabetes y otras (que pueden estimar en casi un billón de pesos al año ), fue una iniciativa “de gran importancia que debía ser apoyada por el Congreso de la República, pero no se logró”, comentó Acemi.

En cuanto a la financiación del régimen contributivo de salud, la reforma tributaria debía garantizar que el presupuesto nacional compensara suficientemente la reducción de las cotizaciones que antes pagaban las empresas obligadas a declarar renta por los trabajadores de menos de 10 salarios mínimos, como fue la promesa en la anterior reforma que estableció el impuesto sobre la renta para la equidad (CREE) y que a la fecha no se ha cumplido.

La reforma aprobada elimina el CREE y establece que el Presupuesto General de la Nación debe aportar los recursos, pero no establece su monto mínimo como garantía, como si lo hace para la financiación del SENA y del ICBF. “El sector salud y específicamente el régimen contributivo quedan condenados a  'mendigar' todos los años los recursos del presupuesto nacional que se requieren”, dijo.

“Desde el principio fue un error la reducción de las cotizaciones de salud”, asegura Acemi y explica  que si bien las empresas reducen el costo de nómina y eso aporta a la formalización del empleo, los costos de la no atención oportuna de las enfermedades generales que sufran los trabajadores o miembros de sus familias, podrán impactarlas vía la reducción de la productividad y el aumento del ausentismo.

Del mismo modo la asociación advierte que “en este momento el régimen contributivo está en una crisis financiera profunda que puede empezar a generar una crisis de atención”.

Pero, adicional a la no aprobación de estas medidas en la propuesta de reforma tributaria, las finanzas del sector se afectarán negativamente con la aprobación de la reducción de las cotizaciones de los pensionados, porque tampoco se hace con la correspondiente garantía para que el presupuesto nacional garantice los recursos que se requieren para atender esta población.

“La responsabilidad de la crisis de insostenibilidad del sistema de salud no es del Congreso sino de todas las ramas del poder público, y de la misma sociedad que no ha logrado legitimar un límite racional en el gasto público del sector. Esperábamos que en esta oportunidad que ofrecía el proyecto de reforma tributaria se corregirían algunas de las fallas financieras de la salud. Lamentablemente no se quiso hacer”, puntualizó el texto del comunicado.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS