Colombia


Condenan a 10 años de prisión en EE. UU. a la colombiana “La Boyaca”

Hilda María González López se declaró culpable en octubre de 2021 de participar en una conspiración para distribuir cocaína a nivel internacional.

COLPRENSA

06 de julio de 2022 06:20 PM

La narcotraficante colombiana Hilda María González López, apodada “La Boyaca” y conectada con la banda criminal Los Rastrojos, fue condenada este miércoles en Nueva York a 10 años de prisión por distribuir cocaína desde Colombia hasta Estados Unidos.

Según un comunicado del Departamento de Justicia, González López se declaró culpable en octubre de 2021 de participar en una conspiración para distribuir cocaína a nivel internacional, admitió haber importado más de 450 kilogramos de esta droga y acordó devolver 5 millones de dólares de sus ganancias.

De acuerdo con el relato de la Fiscalía del Distrito Este de Nueva York, la condenada se dedicó entre 2005 y 2011 a “coordinar el envío y distribución de cocaína” y aprovechó su “relación con poderosos y violentos narcotraficantes”, incluyendo al entonces líder de la banda paramilitar Los Rastrojos, Javier Antonio Calle Serna.

“La Boyaca” también hacía “sus propios envíos de varios cientos de kilogramos de cocaína desde Colombia a México y Centroamérica para que en última instancia se distribuyeran en EE.UU.”, agrega la nota.

La mujer se coordinó con Los Rastrojos, que controlaban varias provincias de Colombia y cobraban “impuestos” a los traficantes que querían operar en el territorio del cártel, y “usó su relación” con Calle Serna para negociar unos menores gravámenes.

Asimismo, su contacto con esa peligrosa banda le permitió dirigir un operativo de recolección de deudas relacionadas con las drogas para el que empleaba a sicarios y después cobraba un porcentaje de lo recuperado, según la Fiscalía.

La acusada fue detenida en Colombia en 2019 por petición de EE.UU. y extraditada en 2021, cuando llegó a un acuerdo de culpabilidad que ha culminado hoy con la sentencia dictada por el juez Leo Glasser.

“Durante años, la acusada se benefició del tráfico de cocaína y de operar una ‘oficina de recolección’ que se apoyaba en sicarios para recaudar deudas de la droga, y lo hizo sin importarle el daño que infligía a comunidades desde Colombia hasta EE.UU.”, señaló el fiscal del tribunal federal, Breon Peace.

  NOTICIAS RECOMENDADAS