Colombia


Conferencia Episcopal pidió una reforma a la salud integral

COLPRENSA

12 de junio de 2013 10:49 PM

El presidente de la Conferencia Episcopal, cardenal Rubén Darío Salazar Gómez, le hizo un llamado al Gobierno Nacional y al Congreso de la República para que lleven a cabo una reforma a la salud integral, que “logre llegar a las causas profundas de la crisis del sistema vigente y permita una mejora sustancial de la prestación de los servicios sanitarios”.
Mediante un comunicado, monseñor Rubén Darío Salazar explicó que los obispos colombianos han mostrado una creciente preocupación por la situación del sistema de salud vigente, denunciando problemas estructurales como “el escandaloso desvío de cuantiosos recursos públicos destinados a kla salud en favor de intereses privados”.
Entre los problemas que enumeraron se encuentra también las dificultades de acceso a los servicios de salud, las condiciones lamentables de las instalaciones sanitarias, la carencia de un verdadero sistema de salud preventiva, la excesiva tramitología, la nociva existencia de intereses políticos y el predominio de una mentalidad mercantilista que ha reducido el sistema actual.
Frente a las problemáticas evidenciadas en el sistema de salud, el episcopado recomienda que “la reforma del sistema sanitario debe partir del reconocimiento de la salud como derecho fundamental y prioritario de los colombianos, y además de la redefinición de estructuras, organismos y modelos técnicos de funcionamiento y de control que debe estimular y reflejar un profundo cambio de mentalidad ética que ponga el bien del paciente, por encima de cualquier otro interés legítimo”.
Monseñor Salazar señaló que la reforma debe reafirmar la responsabilidad del Estado frente al bienestar integral de los ciudadanos, donde “La salud no puede verse reducida a un negocio sometido a las leyes de la oferta y de la demanda”.
Finalmente, entre las recomendaciones que se hacen al Congreso de la República y el Gobierno Nacional, se resalta la necesidad de establecer mecanismos efectivos de control de precios de los medicamentos y la dignificación al trabajo del personal sanitario e invertir mayores recursos en investigación.