Crece tensión en el Cauca por frustrada reunión entre Duque y la minga

09 de abril de 2019 06:45 PM
Crece tensión en el Cauca por frustrada reunión entre Duque y la minga
El Presidente Iván Duque en el municipio caucano de Caldono, para reunirse con las comunidades indígenas. // Colprensa

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

La tan esperada reunión entre el presidente de la República, Iván Duque Márquez, y las comunidades indígenas y campesinas en el Cauca quedó solo en anuncios, porque este martes, aunque el mandatario colombiano llegó hasta el municipio de Caldono, no fue posible que el encuentro se realizara debido a un ambiente enrarecido por presuntas amenazas a su seguridad.

Duque había anunciado el encuentro desde el pasado fin de semana cuando se lograron los primeros acuerdos entre los voceros del gobierno y la minga social, pero una alerta de seguridad del fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, frenó cualquier intención de diálogo entre ambas partes y llevó a que en el Cauca nuevamente se respire un ambiente de zozobra y tensión.

Eran más de 200 personas, entre indígenas y campesinos, las que esperaban ansiosas la llegada del mandatario colombiano al parque principal del Caldono, donde adecuaron una mesa frente a la iglesia, para un encuentro que al final no se pudo concretar debido a las alertas de seguridad que impidieron que Duque se desplazara hasta la zona, pese a estar a escasas cinco cuadras del lugar, en la Casa Lúdica.

(Lea aquí: Duque se reúne con indígenas del Cauca pese a la denuncia de posibles atentados)

La invitación del presidente, ante los problemas de seguridad, fue citar a los líderes de las comunidades a un encuentro más privado, donde pudiera ratificar lo acordado el pasado fin de semana. “Nuestro gobierno ha consensuado un acuerdo cumplible y fiscalmente responsable. Venimos a ser garantes de lo acordado. Siempre el diálogo estará por encima de las vías de hecho”, dijo Duque a su llegada al Cauca

Pero la respuesta de la comunidad fue negativa y desde el Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) calificaron el hecho como un incumplimiento por parte del mandatario colombiano. “El presidente no le cumplió a la minga, pidió reunirse a puerta cerrada con un grupo de autoridades y voceros. La minga no es un asunto de voceros, es un mandato colectivo”, señalaron en un comunicado.

En medio de esta polémica, los analistas coincidieron en que los hechos ocurridos este martes dejan a las dos partes como perdedoras, ya que no lograron dialogar y sellar los pactos alcanzados días antes.

El analista Jorge Iván Cuervo consideró que ambos perdieron, pero que más allá de los ganadores y los perdedores, en medio del hecho quedan varias preguntas por hacer. Uno de los cuestionamientos que se debe estar haciendo la opinión pública tiene que ver con el tema de la seguridad.

Si el presidente no es capaz de garantizarse su propia seguridad en una región ¿cómo podrá hacerlo en el resto del país?, se pregunta el experto. Pues Cuervo aseguró que esto genera una preocupación, porque si el mandatario, que tiene la capacidad de desplegar todas las fuerzas, aéreas y terrestres, para proteger una zona no se siente seguro, la población tampoco lo estará.

Cuervo manifestó que a ambas partes le faltó madurez y realidad política para sentarse a negociar, sin embargo, sostuvo que parte de la culpa de que esto haya terminado de esta manera es del fiscal Néstor Humberto Martínez, quien, a su juicio, “envenenó la situación porque no dio información clara, ni detalles de la supuesta amenaza contra la seguridad del mandatario”.

Por su parte, el analista político Eduardo Pizano aseguró que la forma en la que actúo el presidente fue adecuada, en cuanto había una amenaza en contra de su seguridad, advertida por las autoridades, a la que no se podía exponer en una plaza pública. Añadió que las comunidades indígenas no pueden sobrepasar la institucionalidad que representa Duque, ni esperar a que le pase algo para comprobar si hay o no infiltrados en la minga.

“El Presidente mostró voluntad e hizo su deber en no ir cuando no había desbloqueo de las vías, porque salieron afectados los derechos de varios ciudadanos. Lo que hicieron hoy los indígenas fue mostrar una actitud de desafío a la institucionalidad”, sostuvo Pizano.

¿QUÉ DICE EL GOBIERNO?

El jefe de Estado, tras la negativa a una reunión en privado, lamentó “que no se haya valorado el gesto del Estado y que se haya rechazado la posibilidad de tener este encuentro”, así como el hecho de que “no se valore la presencia de todas las instituciones internacionales para poder avanzar en ese diálogo”, por lo que anunció que seguirá adelante con el Plan Nacional de Desarrollo y con cerrar las brechas sociales.

(Lea aquí: Duque lamenta que indígenas no hayan acudido a reunión con él en el Cauca)

Duque, antes de partir hacia el Cauca en horas de la mañana, explicó que el Gobierno Nacional desde sus inicios planteó la posibilidad de construir un país con las comunidades indígenas y que el 9 de agosto, “por primera vez en la historia”, se tuvo una reunión con los representantes de estas comunidades nativas, donde se planteó la necesidad de poner en marcha un capítulo especial en el PND.

Sin embargo, expresó que a pesar de esto “los integrantes del Cric optaron por las vías de hecho, bloqueando la vía Panamericana. El Gobierno Nacional, rechazando esta clase comportamiento, envió una comisión de alto nivel, liderada por la Ministra del Interior, el Alto Comisionado para la Paz y la directora de Planeación Nacional, para exponer la forma de inversión dentro de un PND que se puede cumplir, a cambio del pasado, donde no se prometen cosas que no se puedan cumplir”.

“El Gobierno continuará con los diálogos con todas las comunidades del país, como lo hacemos con los talleres Construyendo País. Por eso, no se pueden aceptar las vías de hecho y la vulneración de los derechos de los demás para ser atendidos por el Estado”, recalcó el presidente, en una alocución realizada entre la fuerza pública y los funcionarios de gobierno que lo acompañaban.

Duque fue enfático en asegurar que el diálogo entre el Estado y las comunidades no se puede seguir manejando a través de ultimátum ni apelando a argumentaciones que conducen al empleo de vías de hecho y recordó que su Gobierno rechaza estos mecanismos de presión para lograr el oído y la atención del Estado.

En cuanto al acuerdo que lograron las comunidades con el Gobierno, el presidente Duque aseguró que este tiene total viabilidad y por esa razón espera que actos como el rechazar la presencia del Gobierno para tener un diálogo fructífero sea motivo para que se recapacite.

“Yo invito a todos los colombianos a que nos unamos en el sentido de construir país, de no dejarnos llevar por los que quieren destrucción. Son más importantes las soluciones que las agresiones y la propuesta es más importante que la protesta”, sostuvo.

¿Y LA MINGA?

Las reacciones entre los líderes de la minga no se hicieron esperar, entre ellos Neis Oliverio Lame, consejero mayor del Cric, quien indicó que las comunidades se mantienen en asamblea permanente en sus territorios, para decidir qué actividades se adelantarán en los próximos días.

“No solo quedaron plantados los sectores indígenas, acá están los campesinos, los sindicalistas, obreros, estudiantes, porque íbamos a trabajar las políticas del país, pero el presidente no quiso escuchar. Listo, nos vamos para nuestros territorios, porque somos gente de palabra, y nos vemos en una próxima movilización mucha más grande, con toda la gente de todo el país”, acotó Lame.

El líder del Cric indicó que está abierta la posibilidad de dialogar con el gobierno antes del 25 de abril, día en que se adelantará una serie de movilizaciones en el país.

“Para la próxima ocasión indicaremos el sitio donde nos vamos a reunir con los mingueros y mingueras, no como ahora, donde el gobierno quería una reunión a puerta cerrada con 80 líderes, no señores, esto es una actividad colectiva. El presidente es suficiente sabio para que se echen para atrás los acuerdos ya alcanzados y firmados, así quede esta silla vacía”, agregó Neis Oliverio Lame.

También intervino la reconocida líder nativa Aída Quilcué, representante del área de derechos humanos de la Onic, quien expuso que “la minga no es un acto terrorista como lo quiere presentar el actual gobierno”.

“No somos delincuentes ni guerrilleros, ni terroristas, somos mingueros que pelean por la vida, por el agua, el territorio. Nos vamos a preparar con mucha más fuerza, porque no aceptamos que nos estigmaticen, nos señalen de estar infiltrados por los grupos armados, denunciamos ese comportamiento violento de la Fiscalía contra nosotros”, dijo la líder.

Quilcué también aseguró que se van del sitio “con 88 nativos y campesinos heridos, con ocho muertos, entre ellos el compañero Deiner Seferino Yunda Camayo. Iván Duque incumplió, por eso estamos en máxima alerta y en asamblea permanente”.

A través de un comunicado, los indígenas asociados al Cric manifestaron que la actitud del presidente Duque, quien según ellos no tuvo la capacidad de escuchar a los mingueros y mingueras, “muestra claramente la falta de capacidad y autonomía para ejercer su papel de dirigente del país”.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS