Colombia


Denuncian contrato ‘sastre’ de seguridad por $32.000 millones en Caldas

Fue hecho por la Gobernación de Caldas, para contratar el servicio de vigilancia en colegios, pero en criterio de uno de los oferentes se manipuló.

COLPRENSA

29 de agosto de 2020 11:37 AM

Aunque desde julio pasado en Colombia rige la figura de los pliegos tipo, en Caldas, al parecer, desde la gobernación se sigue insistiendo en el modelo de contratar por medio de los llamados pliego ‘sastre’, con el cual se habría favorecido a una empresa en particular para ganar un multimillonario contrato para prestar la seguridad en los colegios públicos del departamento.

El proceso en particular hace referencia al contrato de vigilancia privada convocado por la Secretaría General de la Gobernación de Caldas, el cual fue asignado a una unión temporal formada por las empresas Cooperativa de Vigilancia de Manizales Cooviser y la empresa de seguridad Nápoles, por valor exacto de 32.386.759.919 pesos.

De acuerdo con Óscar Santiago Silva Ariza, el representante legal de la empresa Sepecol, quien participó en la esa licitación con la Unión Temporal Caldas 2016, en carta a la procuradora delegada para la Vigilancia Preventiva de la Función Pública, Liliana Caballero Durán, Silva Ariza, desde esa secretaría de la Gobernación de Caldas, se habría hecho “el amarre” para favorecer a la compañía ganadora, para lo cual solicitó un acompañamiento preventivo al proceso de licitación pública No. LP-SG-012-2020 de la Gobernación de Caldas.

“Es evidente el manejo direccionado (...) para alguien en particular, dados los requisitos y exigencias que impiden la participación de muchas empresas del sector con la capacidad operativa, financiera y administrativa para ejecutar un contrato de esa magnitud (COMO ESTÁN LOS PLIEGOS, NO HABRÁ PLURALIDAD DE OFERENTES)...”, señala en uno de los apartes del documento ante el cual denunció en la Procuraduría esta presunta irregularidad.

Para Silva Ariza “en otros términos, se dice que esta licitación está preparada para que solo se presente un proponente a quien obviamente le será adjudicado tan jugoso contrato”.

Pese a las advertencias, la gobernación decidió a firmar el contrato que irá del primero de septiembre de 2020 al 31 de diciembre de 2023 y el objeto es contratar la vigilancia privada para las Instituciones Educativas del Departamento durante los próximos cuatro años.

La denuncia de los contratos ‘sastre’ igualmente la elevó el diputado de Caldas, Camilo Gaviria, quien aseguró que “en las últimas semanas efectivamente se adjudicó esa contrato de vigilancia con un sólo oferente, es lo típico que ha hecho esta administración, hacer contratos tipo sastre”.

Explicó Gaviria que por ese contrato y otro más “haremos control político, seguiremos apoyando las propuestas que consideremos importante para el departamento, pero vinimos a hacer este ejercicio con disciplina, con responsabilidad, con transparencia de cara a todos los ciudadanos”.

Esta es un nuevo escándalo que afronta el gobernador de Caldas, Luis Carlos Velásquez, quien es investigado por la Procuraduría General de la Nación por violar normatividad y protocolos de bioseguridad en pandemia; la Contraloría y la Procuraduría le indagan por la compra de ventiladores de segunda a precio de nuevos y mediante una firma de suministros agropecuarios, además de una demanda a su elección por doble militancia.