Colombia


Duque pidió celeridad al Congreso para ratificar acuerdo de Escazú

En el marco de la protocolización del acuerdo de Escazú, el presidente de la República pidió celeridad en la ratificación de este documento para que pueda entrar en vigencia lo más pronto posible.

COLPRENSA

12 de diciembre de 2019 12:50 PM

En el marco de la protocolización del acuerdo de Escazú, el presidente de la República, Iván Duque Márquez, le pidió al Congreso celeridad en la ratificación de este documento para que pueda entrar en vigencia lo más pronto posible.

“La firma no es todo. La firma abre un proceso y yo espero que en la próxima legislatura presentemos la ratificación del instrumento, pero además pidiéndole a los honorables miembros del Congreso que hagamos una serie de talleres en el país, de audiencias públicas con líderes ambientales para que ilustremos sobre las bondades de este instrumento institucional”, dijo el mandatario.

Según el presidente, Colombia está en un punto de cambios trascendentales en materia ambiental porque quiere jugar un liderazgo en la agenda ambiental de la región. Dijo que se necesita una visión integral y transversal e involucrar a todos los sectores que tienen impacto y huella para que todos asuman compromisos fehacientes.

Por su parte, la embajadora de la Unión Europea, Patricia Lombart, indicó que este acuerdo es importante debido a que en Colombia los líderes sociales que llevan una agenda medioambiental juegan un papel fundamental poniendo de relieve la importancia de la protección de la naturaleza, incluso con su propia vida. “Yo creo que con este acuerdo se visibiliza más la acción de los líderes medioambientales”, agregó.

Por su parte la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez destacó que la decisión de hacer parte de este acuerdo se tomó en el marco de lo que el Gobierno ha llamado la Gran Conversación Nacional. Dijo que esta es una muestra de quienes son los verdaderos interesados en que Colombia soluciones sus problemas, contrario a los interesados en mantener el país en un modo de rechazo y de odio.

Este acuerdo es considerado como uno de los instrumentos ambientales más importantes de la región y tiene como objetivo garantizar la implementación de los derechos de acceso a la información ambiental, participación pública en los procesos de toma de decisiones ambientales y acceso a la justicia en asuntos ambientales. También busca la creación y el fortalecimiento de las capacidades y la cooperación, contribuyendo a la protección de los líderes ambientales.

El documento fue adoptado en Costa Rica el 4 de marzo de 2018 y está a la espera de la ratificación de los 33 países de América Latina y el Caribe que lo firmaron, sin embargo, se necesita que 11 de ellos hagas este proceso final para que pueda entrar en vigencia. Colombia se hizo parte del acuerdo a partir de este miércoles.