Colombia


Ejército relevó a superiores de soldados sindicados de violar a la niña indígena

El comandante del Ejército, general Eduardo Zapateiro, argumentó que si bien reconoce que los oficiales no participaron en el hecho “sí tenía responsabilidad de los militares”.

COLPRENSA

03 de julio de 2020 12:57 PM

Luego de que se conociera el relevo del comandante del Batallón San Mateo de Pereira (Risaralda), el coronel Wilson Caicedo y el sargento viceprimero Juan Carlos Díaz, quienes eran superiores de los soldados regulares que aceptaron abusar de la niña indígena de la comunidad Embera, el comandante del Ejército, general Eduardo Zapateiro señaló que tomó tal determinación debido a la falta de mando y control de sus subalternos. Lea aquí: Fiscalía no descarta generar nuevas imputaciones por caso de abuso a niña Indígena

“Quiero informar que era su obligación moral y ética era informar que conocía de un delito. La responsabilidad es mayor porque era comandante. El mando y control significa que por su cargo debe estar a cargo de las operaciones, él debe controlar y liderar los hombres puestos bajo su mando”, argumentó el general.

El comandante recordó que ha dado órdenes claras sobre los hechos conocidos últimamente en el interior de las fuerza. “Quien siga cometiendo este tipo de errores no voy a tolerar que siga en la fuerza. Y respecto de los vinculados en el proceso aplicaré las facultades legales contra el oficial, el suboficial y el cabo”.

“El deber de denuncia está consagrado en nuestra Constitución Política, e impone el obrar conforme al principio de solidaridad y de colaboración con la administración de justicia, consistente en notificar a las autoridades cualquier hecho delictivo del que se tenga conocimiento”, aseguró.

La conmoción por estos hechos se da luego de que se conociera que el pasado 21 de junio una niña, de 12 años, de la comunidad Embera, presuntamente, fue abusada por soldados regulares del Ejército.

Por estos hechos la Fiscalía les endilgó el delito de acceso carnal abusivo, a uno de ellos como cómplice, y a seis como coautores. Además de ello, adelanta labores de investigación en las que no se descartan que lleven ante los estrados judiciales a más personas.