Colombia


El 2021 fue el año con más paso de migrantes en 15 años en Colombia

Un total de 106.838 extranjeros pasaron por Colombia con destino a otros países. Este año se espera un volumen similar.

COLPRENSA

22 de enero de 2022 11:19 PM

La crisis migratoria que se vivió en Necoclí, Antioquia, durante los últimos meses de 2021 fue solo una muestra de lo que pasó durante todo ese año y lo que se espera para este: miles de africanos, haitianos y extranjeros en general represados en ese pequeño territorio sin agua, comida o espacio para pernoctar.

En 2021, las autoridades migratorias del país registraron un total de 106.838 migrantes –más del 87 % de ellos haitianos– que pasaron por Colombia y cruzaron a Panamá por la peligrosa selva del Darién en su camino a Estados Unidos, una cifra jamás vista y que es superior a la suma de los 15 años anteriores.

Mientras que en 2020 Colombia contabilizó 3.922 personas que cruzaron sus fronteras de sur a norte y en 2019 fueron 19.040, las cifras del año pasado fueron un 2.624 % superiores al anterior, según los datos de Migración Colombia.

Pero las cifras no muestran una intención de disminuir este año. Solo en los primeros 17 días de 2022 cruzaron 896 migrantes.

Estos datos, no obstante, son inferiores a los proporcionados por las autoridades migratorias panameñas, que contabilizaron más de 130.000 personas en 2021, lo que deja en evidencia una falta de coordinación entre los países y tampoco ayuda a averiguar cuántas personas se quedaron en el camino, abandonadas en la selva o en el mar.

El mes más concurrido

Agosto fue el mes en el que más personas llegaron a Colombia por Ecuador y lo cruzaron hasta Panamá, con 27.899, una cifra cercana a los 33.981 que pasaron en todo 2016, el año que tenía el récord anterior.

En esa época, entre agosto y septiembre –cuando cruzaron 23.324 personas–, se vivieron en el Urabá antioqueño represamientos de más de 10.000 migrantes que intentaban conseguir un pasaje para salir a Panamá.

Reciba noticias de El Universal desde Google News

El paso del Darién, la selva que divide Panamá y Colombia y el único punto que no atraviesa la carretera Panamericana, es uno de los cruces fronterizos más peligrosos del mundo: una zona sin control, usada para la minería ilegal, el contrabando, el narcotráfico y de escondite de grupos armados, y donde los migrantes se enfrentan a inclemencias climáticas, mordeduras de animales y robos, agresiones sexuales y asesinatos.

Precisamente por eso, preocupa la cantidad de niños y jóvenes que se enfrentan a dicha travesía. Según Migración, la cantidad de menores que han cruzado este año también ha visto máximos históricos. Unicef, por ejemplo, calculó que durante 2021 uno de cada cinco personas que cruzaban el Darién eran niños y la mitad de ellos tenían menos de 5 años.

  NOTICIAS RECOMENDADAS