Colombia


El diálogo Petro-Uribe, una molestia al interior del Centro Democrático

La conversación aún no tiene fecha, pero ya agitó el sentir de los militantes del partido que será el único declarado en oposición al nuevo gobierno.

COLPRENSA

25 de junio de 2022 10:19 AM

Al interior del Centro Democrático ya se mueven los cimientos del partido por cuenta de la reunión del expresidente Álvaro Uribe Vélez con el presidente electo Gustavo Petro. Hay quienes creen que la aceptación del encuentro muestra el talante democrático del exmandatario, otros cuestionan que con el líder del Pacto Histórico no puede haber diálogo y ya hasta el mandatario Iván Duque comentó que ve con buenos ojos esa cita.

La junta aún no tiene fecha en el calendario, pero se perfila como uno de los diálogos más determinantes del acuerdo nacional con el que Petro pretende llegar a la Casa de Nariño el próximo 7 de agosto, más si se tiene en cuenta que ese partido es el único que ha manifestado su intención de ser oposición al gobierno.

El líder de la Colombia Humana dijo que si ganaba las elecciones estaba presto a sentarse con el exmandatario que estuvo en el poder durante ocho años y ha sido su máximo detractor en su historia política. Incluso, el mismo senador Armando Benedetti, la mano derecha de Petro, aceptó que la conversación nacional tenía que comenzar por hablar con el mandatario.

Gustavo Petro estaba hablando de un diálogo desde antes de la segunda vuelta y esta ya comenzó a articularse con el sí del excandidato Rodolfo Hernández, del Partido de la U, Cambio Radical y otras fuerzas que hacen parte del establecimiento político.

La discusión que plantea el presidente electo va más allá de un intento de conseguir respaldos en el Congreso, pues la convocatoria en sí misma tiene el reconocimiento tácito de que el Pacto Histórico ganó los comicios en un país partido a la mitad.

Mientras que el 50,44% de los votantes le dieron el sí a su proyecto político, el resto se decantaron por Hernández (47,31%) y una corta proporción (2,24%) votaron en blanco. Ese escaso margen es el más corto que se ha registrado en una elección desde 1994.

El líder del Pacto Histórico no puede gobernar solo con las fuerzas de su coalición y para resolver ese poco margen de maniobra que tiene en el Congreso, está tocando la puerta de otros grupos.

Ya el Partido Liberal se montó en su gobierno, logró sumar una disidencia del Conservador con el senador Carlos Andrés Trujillo, tiene respaldos de la Alianza Verde y acercamientos con La U y Cambio Radical. De las grandes partidos del país, solo le faltaba el Centro Democrático.

URIBE DA UN SÍ CON REPAROS

Álvaro Uribe deja claro que él y Gustavo Petro tienen “visiones diferentes sobre la misma patria”. Asimismo, el presidente electo traza el objetivo de “encontrar puntos comunes para una patria común”.

Ese intercambio de mensajes, por ahora, se reduce solo a dos publicaciones en redes sociales, empero ya está moviendo las bases del partido que llega al nuevo Congreso con 13 asientos en el Senado y 16 en la Cámara de Representantes, con los que promete ser oposición a la administración de izquierda que gobernará a Colombia durante los próximos cuatro años.

La senadora Maria Fernanda Cabal, quien se perfila como una de las líderes de la oposición en el nuevo Congreso, sostuvo que “jamás le creería a ninguna propuesta de un comunista ni del grupo que lo acompaña. Hay que escuchar, pero eso no significa que haya que creer”. Y es que una parte de los militantes del Centro Democrático manifiesta estar en medio de una contradicción al considerar que esa discusión puede ser una validación a Petro.

Inclusive, una tajada de las maquinarias se volcó a respaldar a Rodolfo Hernández en la segunda vuelta pensando que el ingeniero representaba el antipetrismo y hasta este terminó aceptando el pacto de Petro y declarándose como independiente, no como opositor al ejecutivo entrante.

Esa dicotomía también hace eco en una proporción de las bases del Centro Democrático, aunque otra parte manifiesta que el diálogo hace parte del proyecto político del expresidente.

El representante a la Cámara electo por Antioquia, Hernán Cadavid, apuntó que hablar no es condicionar ni modificar los principios y las líneas de acción política del Centro Democrático y que Uribe “nunca ha negado conversar con quien piensa distinto”.

El presidente electo propone una reforma agraria para aplicar cambios en la posesión de la tierra y ha atacado directamente los terrenos del exmandatario tildándolos de “latifundios improductivos”.

Ese asunto, el de las tierras, está en uno de los primeros renglones de la agenda de ese diálogo, junto al debate sobre el modelo económico que puso Petro en la mesa y que los partidos tradicionales quieren frenar.

La relación con Venezuela, la reforma tributaria y la transformación a la Policía también conforman ese cronograma de temas pendientes que sentarán a Álvaro Uribe y a Gustavo Petro en la misma asamblea.

  NOTICIAS RECOMENDADAS