Especial: los muertos de Odebrecht

21 de septiembre de 2019 11:00 PM
Especial: los muertos de Odebrecht
// COLPRENSA

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

¿QUÉ ES EL CASO ODEBRECHT?

El caso de corrupción Odebrecht es tal vez uno de los escándalos más grandes que ha salpicado a la mayoría de países de América Latina, entre los que se destacan Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Perú y República Dominicana.

Las acciones delictivas llevadas a cabo por los funcionarios de esta constructora brasileña, la más grande de todo el continente, datan desde los años 90, según han podido establecer los entes investigadores, pero el escándalo estalló solo hacia mediados del 2016.

Pero fueron las investigaciones llevadas a cabo en cada uno de los países implicados y por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, lo que permitió conocer cómo Odebrecht pagaba coimas y sobornos al altos funcionarios, con el fin de obtener una serie de contrataciones públicas y dejar fuera de las licitaciones a otras constructoras.

Estos millonarios sobornos salpicaron a presidentes, expresidentes, candidatos en campaña electoral, congresistas y demás miembros de los gabinetes de los países ya nombrados y de otros como Angola, Estados Unidos, Mozambique y Venezuela.

Por estos pagos, las autoridades adelantan las investigaciones contra los implicados, algunos de los cuales ya fueron imputados y condenados en sus países de origen. Otros, como es el caso de Colombia, avanzan de manera lenta e incluso, testigos claves en el caso, han fallecido en extrañas circunstancias que aún no han sido aclaradas por los gobiernos responsables.

LOS MUERTOS DE ODEBRECHT

El escándalo de corrupción de esta firma brasileña despertó el interés de la opinión pública, lo que ha obligado a los gobiernos de los países implicados a adelantar las investigaciones respectivas que permitan determinar quiénes fueron beneficiados con estas coimas.

Sin embargo, el escándalo aumentó con el paso de los años tras la aparición de testigos clave que evidenciaron los sobornos y que dejaron al descubierto la participación de presidentes, expresidentes, candidatos y empresarios reconocidos.

De esta manera, los investigadores lograron la vinculación, imputación y condena de algunos responsables y dieron paso a la apertura de nuevas investigaciones.

Pero la muerte sospechosa de algunos de estos testigos en varios países, entre ellos Colombia, Brasil y Perú, han dejado en evidencia el interés de los implicados y de Odebrecht en interferir con el proceso y así evitar que salgan a la luz nuevos responsables.

TEORI ZAVASCKI

El magistrado del Supremo Tribunal Federal de Brasil, posesionado en noviembre de 2012, murió a sus 68 años, el 19 de enero de 2017 en Paraty, a causa de un accidente aéreo. De dicho incidente se dijo que había sido premeditado, pero las autoridades descartaron esta hipótesis.

Zavascki, que se transportaba desde Sao Paulo hasta Angra do Reis, murió tras el impacto del avión King Air C90 con el agua. El accidente cobró la vida de otras tres personas que lo acompañaban y algunas imágenes del fuselaje mostraron la gravedad del siniestro.

El abogado, designado por la expresidente Dilma Rousseff, era uno de los magistrados claves en el caso Odebrecht, pues tenía la responsabilidad de homologar cerca de 80 confesiones de implicados y testigos del pago de coimas dentro de la constructora.

Zavascki también autorizó la apertura de los expedientes de investigación contra 47 políticos brasileros de quienes se sospechaba, hacían parte del escándalo de corrupción de Petrobras, pertenecientes a la operación Lava Jato.

JORGE ENRIQUE PIZANO

El ingeniero Jorge Enrique Pizano era el testigo más importante del caso Odebrecht en Colombia. Su testimonio permitiría conocer a algunos de los principales involucrados en el caso de corrupción.

El 8 de noviembre de 2018, en su casa en Subachoque, murió tras sufrir un infarto, según explicaron los investigadores. Se presumía que se trataba de un suicidio, pues en su casa encontraron una botella de agua saborizada que contenía cianuro.

Sin embargo, tanto sus familiares como sus allegados aseguraban que su muerte no habría sido por causa naturales. Hecho que no se pudo confirmar, pues su cuerpo fue cremado poco tiempo después de su deceso.

Pizano, que por cuatro años fue auditor del proyecto de la Ruta del Sol II, fue uno de los primeros en denunciar ante la justicia colombiana irregularidades en los contratos y en el pago de coimas y sobornos a los involucrados por parte de Odebrecht.

Desde 2015 aportó pruebas que le ayudaron a la Fiscalía a vincular a otros actores y beneficiarios de los sobornos, por lo cual aspiraba a tener la calidad de testigo protegido tanto en Colombia como en Estados Unidos. Algunos de los hoy investigados en el país fueron señalados por Pizano antes de su misteriosa muerte.

ALEJANDRO PIZANO

Tras la muerte del ingeniero Jorge Enrique Pizano, Alejandro Pizano Ponce de León, de 31 años, llegó a Bogotá para participar del funeral de su padre. Sin embargo, tres días después del deceso del exauditor del proyecto de la Ruta del Sol II, el joven murió por envenenamiento con cianuro, después de ingerir agua de una botella encontrada en el lugar en que había fallecido Pizano padre.

Aunque la Fiscalía archivó la investigación luego de señalar que se trató de un accidente, sus familiares insistieron en que ambas muertes, tanto la del padre como la del hijo, fueron producto de sus denuncias y aseguraron que intentaban callarlos para evitar que contaran lo que sabían acerca de las coimas y los sobornos.

Pizano Ponce de León, poco antes de su muerte, reveló a la opinión pública que su padre le había confesado algunos detalles de las inconsistencias en los contratos no solo con Odebrecht sino también con Corficolombiana, empresa contratada para controlar el correcto uso de los recursos para el proyecto por un monto que superaba los $1.200 millones de dólares.

Fueron estas dos trágicas y misteriosas muertes las que motivaron a una gran movilización en las principales ciudades de Colombia, pidiendo la renuncia del entonces Fiscal General, Néstor Humberto Martínez, a quien señalaban de entorpecer las investigaciones. Alejandro Pizano Ponce de León era arquitecto, estaba casado y su esposa tenía cinco meses de embarazo al momento de su muerte.

RAFAEL MERCHÁN

El 27 de diciembre de 2018, Rafael Merchán, uno de los testigos claves en el caso Odebrecht en Colombia y exsecretario de transparencia de la Presidencia, apareció muerto en su apartamento, en Bogotá.

Según se conoció en su momento, Merchán se habría suicidado por motivos personales y este hecho no tendría relación con la decisión de un juez, para admitirlo como testigo a favor de Luis Fernando Andrade, exdirector de la ANI, investigado por adiciones en los contratos de la Ruta del Sol II.

En enero de este año, la Fiscalía General de la Nación, que en esa época estaba encabezada por Néstor Humberto Martínez Neira, estableció que el suicidio se produjo luego de consumir cianuro, un químico que habría comprado días antes de su deceso, tal y como lo revelan videos divulgados por el ente investigador, por lo que el caso fue archivado.

Merchán tenía 43 años y también fue cónsul durante el Gobierno del expresidente Juan Manuel Santos, otro de los presuntos implicados en el caso de corrupción, pues se presume que habría recibido dineros de Odebrecht para financiar su campaña electoral.

ALAN GARCÍA

La muerte del expresidente peruano Alan García fue una de las más polémicas. A diferencia de las otras víctimas, con García no hubo duda de que él fue su propio asesino. Se disparó en la cabeza el 17 de abril 2019 cuando las autoridades llegaron a su casa para hacer efectiva una orden de captura en su contra, por los presuntos vínculos con Odebrecht.

Tras el escándalo Lava Jato, se presume que Alan García habría recibido coimas y sobornos de parte de la firma brasilera para la construcción de la Línea 1 del Metro de Lima, y que su exsecretario presidencial, Luis Nava, y su hijo, habrían recibido un monto de $4 millones de dólares por la adjudicación del proyecto.

Además de estos sobornos, las autoridades investigaban si García había recibido dineros de Odebrecht para financiar su campaña presidencial en 2006.

El expresidente, quien dejó una carta en la que negaba las acusaciones, murió cuatro horas después del disparo, en el Hospital de Emergencias Casimiro Ulloa, de Lima.

HENRIQUE VALLADERES

El exvicepresidente de Odebrecht, Henrique Valladares, uno de los principales informantes de la Fiscalía brasilera, es la sexta víctima que deja este escándalo de corrupción. Valladares, al igual que cientos de testigos y trabajadores de la firma, aceptó un acuerdo a cambio de brindar información sobre el pago de las coimas y los sobornos.

Su cuerpo fue descubierto en su casa, en Río de Janeiro, el pasado 18 de octubre, y aunque las autoridades descartaron que hubiese sido provocada, la autopsia no permitió determinar las causas de su deceso. Aun así, los familiares piden que continúen las investigaciones.

Valladares habría confesado su participación en el caso a la vez que declaró quiénes fueron sus cómplices. Además, denunció el pago de más de $12 millones de dólares al senador Aécio Neves para financiar su campaña electoral en 2014, donde finalmente ganó Dilma Rousseff en segunda vuelta.

LO QUE PAGÓ ODEBRECHT

La constructora brasilera pagó una serie de millonarios sobornos a altos funcionarios de los países de América Latina, con el fin de quedarse con contratos en diferentes sectores.

Dichos sobornos, en su mayoría, fueron entregados entre 2003 y 2016.

México: 61 Millones de dólares

Guatemala: 18 Millones de dólares

República Dominicana: 61 Millones de dólares

Colombia: 72 Millones de dólares

Ecuador: 5 mil Millones de dólares

Perú: 180 Millones de dólares

Brasil: 349 Millones de dólares

Argentina: 35 Millones de dólares

LA FISCAL QUE NO SE DEJÓ SILENCIAR

Amparo Cerón Ojeda, la fiscal encargada del caso Odebrecht en Colombia, fue víctima de un grave accidente vehicular en octubre de 2018, mientras se encontraba de vacaciones en Chile, junto a su familia.

La mujer, que fue inducida al coma por dos meses para acelerar su proceso de recuperación, estuvo internada en un hospital de Santiago de Chile.

La fiscal retomó sus actividades investigativas en enero de 2019, luego de cuatro meses de ausencia. Es reconocida por imputarle varios cargos a los implicados dicho caso de corrupción en Colombia.

Entre sus logros también están más de 15 acusaciones, cinco condenas y cerca de diez peticiones hechas ante la Corte Suprema de Justicia para investigar a miembros del Congreso que presuntamente habrían recibido coimas y sobornos de parte de la firma brasilera.

Aunque los investigados en el entramado de corrupción creían que el estado de coma sacaría de manera definitiva a la fiscal del caso, su regreso se dio en medio de un juicio contra el expresidente de Corficolombiana, José Elías Melo, uno de los principales implicados.

La fiscal también tenía bajo su responsabilidad la preparatoria de juicio contra Luis Fernando Andrade, quien para la época se desempeñaba como director de la ANI. Lo curioso del caso es que uno de los testigos en dicho juicio sería el fiscal General, Néstor Humberto Martínez Neira, jefe de Cerón Ojeda para la época.

Este hecho despertó las dudas de algunos sectores que cuestionaban por qué la fiscal había pedido vacaciones en medio de la investigación, luego de anunciar a su entonces jefe como uno de los testigos. A Cerón Ojeda también se le acusa de, presuntamente, proteger el expresidente de la ANI y de no ordenar una nueva investigación luego de conocer los testimonios del fallecido Jorge Enrique Pizano.

El ejecutivo delató a ministros, empresarios, asesores de la entonces Presidente y a cientos de sus compañeros que hacían parte de la constructora.

La fiscal también tenía bajo su responsabilidad la preparatoria de juicio contra Luis Fernando Andrade, quien para la época se desempeñaba como director de la ANI. Lo curioso del caso es que uno de los testigos en dicho juicio sería el fiscal General, Néstor Humberto Martínez Neira, jefe de Cerón Ojeda para la época.

Este hecho despertó las dudas de algunos sectores que cuestionaban por qué la fiscal había pedido vacaciones en medio de la investigación, luego de anunciar a su entonces jefe como uno de los testigos. A Cerón Ojeda también se le acusa de, presuntamente, proteger el expresidente de la ANI y de no ordenar una nueva investigación luego de conocer los testimonios del fallecido Jorge Enrique Pizano.

INVESTIGACIONES EN PAÍSES

Aunque son cientos los implicados en el caso de corrupción de Odebrecht, las autoridades de los países señalados confiesan que el proceso de investigación es extenso.

No obstante, grandes figuras que se beneficiaron de estos pagos, ya han sigo imputados y condenados.

ODEBRECHT EN ARGENTINA

Por los sobornos, el jefe de la Agencia de Servicios de Inteligencia, Gustavo Arribas, fue imputado por recibir más de un millón de dólares en una cuenta a su nombre en Suiza.

Así mismo, se pidió investigar a José Manuel de la Sota, gobernador de Córdoba por haber recibido dinero de la firma brasilera entre 2009 y 2014.

En Argentina, otros 49 funcionarios públicos y privados son investigados por las autoridades.

ODEBRECHT EN BRASIL

Por el pago de coimas, Marcelo Odebrecht, expresidente de la constructora, fue condenado a 19 años y 4 meses prisión.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, está privado de la libertad mientras espera ser procesado por corrupción.

En Brasil, este escándalo también ha salpicado los nombres de mandatarios como Luiz Ignacio Lula da Silva, Dilma Rousseff, Michel Temer, Aécio Neves y José Serra, investigados por la justicia.

ODEBRECHT EN COLOMBIA

La firma constructora hace presencia en el país desde 1991 y por el pago de estos dineros se investiga a varios funcionarios, entre ellos candidatos presidenciales, quienes de esta manera habrían financiado sus campañas.

Por estos delitos fue imputado el exviceministro de Transporte, Gabriel García Morales, el exsenador Otto Nicolás Bula y Luis Fernando Andrade. Además, el expresidente Juan Manuel Santos, el excandidato presidencial Óscar Iván Zuluaga y algunos dirigentes del Grupo Aval están siendo investigados.

ODEBRECHT EN ECUADOR

En Ecuador este caso de corrupción enloda a los gobiernos de León Febres-Cordero, Sixto Durán-Ballén, Fabián Alarcón, Jamil Mahuad, Gustavo Noboa, Alfredo Palacio y Rafael Correa.

En Ecuador, por lo menos 17 personas está siendo investigadas por las autoridades, mientras que el vicepresidente Jorge Glas, Ricardo Rivera y seis implicados más, fueron detenidos y acusados del delito de asociación.

ODEBRECHT EN GUATEMALA

Las autoridades investigan a decenas de exfuncionarios de las constructoras Sigma y Conasa, así como a los exviceministros Rubén Mejía y Miguel Ángel Cabrera.

Otros miembros del gabinete del expresidente Otto Pérez Molina también son investigados por presuntamente haber recibido estos dineros para beneficiar a la constructora brasilera y adjudicarle contratos.

Para investigar todas estas irregularidades, la Contraloría General anunció la creación de comisiones especiales.

ODEBRECHT EN MÉXICO

El expresidente Enrique Peña Nieto y varios funcionarios de sus ministerios son investigados por presuntamente haber recibido parte de estos dineros.

Odebrecht y su filial Braskem obtuvieron ganancias del más de 300%, lo que permitió la creación de empresas fantasma que servían de fachada para girar los dineros de los sobornos.

ODEBRECHT EN PERÚ

Aunque este escándalo involucra a funcionarios de los gobiernos de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala, las autoridades aseguran que aún hay muchos implicados que se beneficiaron de los sobornos y que no han sido identificados.

Por este caso, los investigadores detuvieron a Edwin Luyo, funcionario del comité para licitación del tramo 2 del Metro de Lima, mientras que Mariela Huerta Minaya, exdirectora de este mismo comité, fue condenada a 18 meses de prisión preventiva.

El expresidente Juan Carlos Varela también fue señalado de recibir coimas de parte de la firma brasilera.

ODEBRECHT EN REPÚBLICA DOMINICANA

En junio de 2019, un juez envió a prisión a ocho de los 10 arrestados por el caso de corrupción, mientras que dictó detención domiciliaria para los otros dos.

Además, 14 personas más están en proceso de imputación de cargos, entre los que están el delito de soborno, asociación de malhechores, coalición de funcionarios, prevaricación, desfalco, asuntos incompatibles con la calidad de funcionario público, enriquecimiento ilícito y lavado de activos.

Decenas de otros funcionarios también están siendo investigados, aunque todavía no han sido vinculados a los delitos.

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS