Colombia


Estados Unidos pide “moderación” de la Fuerza Pública en manifestaciones

La portavoz adjunta del Departamento de Estado, Jalina Porter, indicó que Washington “apoya” al Gobierno en su búsqueda por solucionar la situación mediante el “diálogo”.

COLPRENSA Y EFE

04 de mayo de 2021 03:25 PM

Este martes, 4 de mayo, la portavoz adjunta del Departamento de Estado de los Estados Unidos, Jalina Porter, hizo un llamado a la fuerza pública en Colombia para actué con “moderación para evitar más pérdidas de vidas”, a la vez que dice que su país está “entristecido” por lo que pasa.

La declaración de la funcionaria indica que “Estados Unidos está sumamente entristecido por la pérdida de vidas durante la protesta en toda Colombia en los últimos días, y envía sus condolencias a las familias y amigos de las víctimas”. (Le recomendamos: ONU y UE condenan el “uso excesivo” de la fuerza contra manifestantes en Colombia)

De la misma forma Porter sostuvo que “al mismo tiempo instamos a la máxima moderación por parte de la fuerza pública para evitar más pérdidas. Reconocemos el compromiso del gobierno de Colombia de investigar las denuncias de excesos policiales y abordar cualquier violación de los derechos humanos. Continuamos apoyando los esfuerzos del gobierno colombiano para abordar la situación actual a través del diálogo político”.

Más contundente fue el presidente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, el demócrata Gregory Meeks, quien instó al presidente colombiano “a rebajar la violencia y dejar claro que el uso excesivo de la fuerza es inexcusable”.

Las manifestaciones por la reforma fiscal anunciada por Duque resurgieron la semana pasada, tras un año de pandemia que ha empobrecido a miles de familias colombianas.

Los colombianos que han salido a la calle protestan contra una reforma fiscal que, de haber salido adelante, hubiera golpeado especialmente a la clase media y a la baja, por la ampliación de la base tributaria y el cobro del IVA del 19 %.

Las manifestaciones no han parado pese a la renuncia del ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, y han provocado ya la muerte de 18 civiles y un policía, además de 800 heridos, según la oficina de la ONU en el país.