Colombia


Estos son los líderes de las disidencias de las Farc

COLPRENSA

28 de enero de 2018 08:32 PM

Son en total 16 “objetivos de alto valor” que tienen las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional para este 2018, todos integrantes de las disidencias de las Farc o Grupo Armado Organizado Residual (GAO), como los denomina el Gobierno en sus informes.

En un documento del Ministerio de Defensa están consignados los nombres de los jefes de las disidencias a las Fuerzas Armadas, Dirección de la Policía Nacional y al Comando Conjunto de Operaciones Especiales, CCOES, para la vigencia operacional que comienza en el territorio nacional.

Esas 16 personas, de las cuales nueve serán responsabilidad del Ejército, seis de la Policía y una de la Fuerza Aérea, fueron divididas en Objetivos Militares de Alto Valor Estratégico (integrantes del Estado Mayor o Dirección Central) y Objetivos Militares de Interés Nacional (cabecillas de frentes y compañías), y según datos de las mismas Fuerzas Armadas, tienen a su cargo más de 700 personas, aunque centros de investigación como la Fundación Ideas para la Paz, FIP, que le ha hecho seguimiento al fenómeno, aseguran que el número de disidentes puede estar entre 1.200 y 1.400.

Este diario contactó a uno de los exministros de Defensa del país, quien explicó que este tipo de directrices también sirve como respaldo para la Fuerza Pública, “sobre todo para que las actividades asignadas queden enmarcadas en la legalidad y en el Derecho Internacional Humanitario (DIH). En el pasado se sufrieron consecuencias por operaciones desarrolladas, y para que las Fuerzas Militares y de Policía desplieguen toda su capacidad, deben estar protegidas legalmente”.

El exfuncionario también resaltó que a pesar de la dificultad que representan las disidencias, “el proceso de paz con las Farc generó que las Fuerzas Armadas de Colombia puedan tener toda su capacidad enfocada en esos objetivos y eso es lo que está haciendo el actual ministro de Defensa”.

¿Qué poder tienen?
El pasado miércoles, en zona rural de Mesetas, Meta, se registró uno de los últimos ataques de una de las disidencias de Farc a la Fuerza Pública. Fue una emboscada de hombres liderados por alias Calarcá —uno de los objetivos de alto valor— a un camión de la Policía que dejó como resultado seis agentes heridos, uno de ellos grave.

Aparte de ese último suceso, el país conoció otros ataques de esos grupos contra las autoridades como la muerte de tres policías el pasado 30 de septiembre en Cauca, así como también el secuestro de un funcionario de la ONU en Guaviare, hace ocho meses.

En el documento de Mindefensa se realizó una caracterización a las disidencias y evidenció que esos grupos, en las zonas que tienen como influencia cuentan, entre otras cosas, con una doctrina propia, “mando y control, injerencia delictiva en determinadas áreas, uso sostenible de las armas, capacidad de logística y armada para el desarrollo sostenido de hostilidades, y constituyen una amenaza a la estabilidad, orden constitucional y la seguridad nacional”.

Las palabras del ministro del Interior, Guillermo Rivera, reflejan lo que el Gobierno quiere para los GAO residuales: “las disidencias son una prioridad para la Fuerza Pública y se están adelantando los operativos para capturar, o si se presentan combates, dar de baja a los integrantes de esas estructuras. Ellos tienen dos opciones si no se someten a la justicia: captura o un enfrentamiento armado que puede terminar con su muerte”.

La Fiscalía también sigue de cerca toda esta estrategia de las Fuerzas Armadas y de Policía con trabajos desde el modelo de las Fuerzas Articuladas contra el Crimen Organizado, cuyos trabajos van de la mano con los batallones de inteligencia del Ejército Nacional.

“La idea es lanzar un ataque sostenido para lograr su declive. Sabemos que iniciaron con grupos pequeños y ya están reclutando, que comenzaron con extorsiones y ya tienen relación con el narcotráfico. Es ahora que hay que frenarlos”, dijo Claudia Carrasquilla, jefa de la Dirección contra la Criminalidad Organizada de la Fiscalía.

En un informe exclusivo reseña los principales hombres de las disidencias de las Farc en el país y la institución que deberá dar con su ubicación.