Colombia


Federico Gutiérrez y sus primeros pasos para aspirar a la Presidencia

El exalcalde volvió a salir a la luz pública luego de afirmar que Petro era peor que el COVID-19. Analistas consideran que está dando pasos para aspirar por la Presidencia.

COLPRENSA

27 de junio de 2020 08:15 AM

Aunque al presidente Iván Duque todavía le falta un par de años más en la Casa de Nariño, desde hace varios meses se ha empezado a mover el abanico político para aspirar a la Presidencia de la República para el periodo 2022-2026. Uno de los personajes que suena, al parecer, es el exalcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, a quien se le ha visto agitando las banderas.

Fico, como también se le conoce al exalcalde, se habría echado al ruedo de la precandidatura presidencial atacando al que se conoce como el mayor rival de la derecha en Colombia: Gustavo Petro, a quien tildó de ser peor que el nuevo coronavirus para el país, afirmación que sin duda agitó la arena política de los dos bandos en las redes sociales.

“Por donde pasa deja estragos. No le importa la gente, no le importa el país”, complementó Gutiérrez al comparar el senador de la Colombia Humana con el COVID-19, en una entrevista con Noticias RCN, para dar inicio a lo que se convertiría en una confrontación con Gustavo Petro y sus seguidores.

Y es que Petro, quien ocupa hoy una silla en el Senado derivada del Estatuto de la Oposición, es potencialmente el candidato más fuerte que tendrán que enfrentar los próximos candidatos a la Presidencia, tras haber acumulado más de 8 millones de votos, equivalente a casi el 42 % en la pasada jornada electoral, por ocupar el cargo público más alto del país.

“A veces me aterra como una generación de políticos colombianos tienen en común la ignorancia sobre el mundo, sobre las cosas, sobre su propio país. La ignorancia como método. La pérdida de la profundidad solo la llena un discursillo fácil, que solo tapa la total incomprensión”, fue una de las respuestas de Petro a Fico Gutiérrez.

Este rifirrafe, según Carlos Andrés Arias, experto en comunicación política, refleja que el exalcalde de Medellín estaba esperando su momento para iniciar la carrera hacia la Presidencia, hecho que, dice, quedó ratificado en el momento en el que escogió a Gustavo Petro como adversario político no solo en redes sociales sino en sus declaraciones.

La intención de Fico, añade Arias, es no solo hacer una especie de termómetro para medir los ánimos, sino ir ganando votos de la centro-derecha, pero con la intención paralela de ‘componer’ los lazos rotos que tiene con algunos sectores de derecha por algunas declaraciones o actuaciones en el marco de su carrera como exalcalde de Medellín.

La estrategia de ir acercándose al uribismo, explica Arias, se deriva del hecho de que en el inicio de su Alcaldía y en momentos de gran foco mediático, Gutiérrez hizo varias declaraciones en contra vía de Álvaro Uribe Vélez, máximo líder del Centro Democrático, lo que significó enemistades con líderes afines a este movimiento político, pero, en el fondo, muchas de sus raíces ideológico-políticas están asociadas a las estructuras electorales que tiene en Antioquia y Medellín, que podrían dar muchos votos.

Carlos Medina, profesor de ciencias política de la Universidad Nacional, señala que aunque la coyuntura electoral está muy ‘cruda’, lo que está haciendo el exalcalde de Medellín es recurrir a la vieja práctica, equivocada a su juicio, de empezar a hacer campaña sin estar inscritos, pero atacando a los posibles candidatos de otras corrientes políticas.

Sin embargo, destaca que la situación de Gustavo Petro, en términos de la opinión pública política, ha sido difícil, porque es el candidato que con más fuerza es atacado por todas las vertientes políticas y en este sentido, cada vez que surja una nueva candidatura queriendo mostrarse como una opción renovadora, va a recibir ataques de su parte.

Pero, para el analista, este tipo de confrontaciones en medio de la pandemia por la que atraviesa el país no contribuye a la creación de una política democrática que respete la opinión de los líderes políticos. “Valerse de la situación ¬de la pandemia y de las malas formas en que ha sido administrada esta crisis, que está sacando a la luz pública toda la pobreza institucional, me parece que es absolutamente inapropiado en este momento”, agrega.

John Mario González, analista político, coincide en que lo que está sucediendo con Federico Gutiérrez es una candidatura temprana, pero que ha demostrado no tener suficiente experiencia para ocupar la Presidencia de la República, debido a que solo tiene como trayectoria pública destacada el cargo de alcalde de Medellín, una ciudad que, a su juicio, no refleja los problemas que tiene el país.

Otro inconveniente que podría tener Gutiérrez en su carrera por la Presidencia, dice González, está relacionado con la falta de una definición férrea de su posición política, porque si bien podría llegar a calificar como de centro, ha sido uribista, cercano a la U y también fajardista, pero se distanció de Sergio. Sin embargo, agrega, puede llegar a tener posibilidades para ocupar la Casa de Nariño, teniendo en cuenta que el país está en un estado de polarización donde cualquier resultado no se puede descartar.

No obstante, González indica que Gustavo Petro será el contendor natural de Fico en su carrera temprana por la Presidencia de la República, tal y como lo será de todas las candidaturas que emerjan, incluso en la misma izquierda.

En relación a la posibilidad de que Gutiérrez cuente con el respaldo del uribismo, González señala que podría ser contraproducente, incluso para él mismo, en el sentido de que ve a este movimiento político como un barco que se hunde lentamente. “Si él se monta en el urbismo, creería yo, cercenaría un poco sus posibilidades. Él tiene que pensar en recoger firmas, porque también le será difícil con un partido como el de la U o el de los conservadores, que ha tenido varios problemas.

No obstante, González advierte que irse como independiente hasta el final es muy difícil, razón por la cual tendría que hacer alianzas con sectores políticos, pero teniendo cuidado con el urbismo, la U o los conservadores. Agrega que todavía le queda camino por recorrer para que pueda consolidar una candidatura.

En cuanto a la disminución del impacto del uribismo en la opinión pública, el experto Carlos Medina señala que es un partido que tiene una precarización de liderazgos, lo que significa que en este momento no tiene una cara visible que pueda conectarse de manera contundente con la opinión pública. “Lo que utiliza, por lo general, son artificios, engaños y estrategias comunicativas muy cuestionables para poder posesionar candidatos a los primeros lugares de la Presidencia de la República”, dice.

Pese a que todavía falta un largo camino por recorrer en materia de candidaturas presidenciales, sin duda, la forma como el presidente Iván Duque maneje la pandemia por el COVID-19 tendrá un impacto importante en la carrera por la Casa de Nariño. También la manera en la que se reinventen los políticos será clave, debido a que las restricciones de movilidad tienen en pausa la forma de hacer política en el país.

En este sentido, los debates álgidos en materia política se han trasladado a las redes sociales, donde desde antes de la pandemia ya era evidente una gran polarización en términos políticos, donde los debates se miden por las tendencias en Twitter. No se puede descartar que algunos funcionarios o importantes figuras empiecen a sacar sus banderas para probar sus posibilidades.

De lo que a muchos no les queda duda es que Gustavo Petro, luego de obtener más de ocho millones de votos en las pasadas elecciones, volverá a jugársela por ocupar la Casa de Nariño, pese a que al movimiento político que lidera, la Colombia Humana, no le fue tan bien como esperaba en las elecciones a Congreso.

De igual forma, la coyuntura servirá para exacerbar algunos liderazgos regionales, que podrían ayudar a impulsar nombres para la Presidencia desde algunos territorios, teniendo en cuenta que se pondrá sobre el tapete la necesidad de descentralizar la forma en que se gobierna el país.