Colombia


Gobierno hace balance positivo al cumplirse un año del desarme de las Farc

COLPRENSA

27 de junio de 2018 07:26 PM

“Señor Rodrigo Londoño y miembros, hoy excombatientes, de las FARC: Les tomo su palabra. Colombia entera les toma su palabra. Y la comunidad internacional es testigo. En adelante, como usted lo ha dicho, esa, su palabra, será su única arma. Por lograr este día, ha valido la pena ser presidente”,  dijo hace un año, el 27 de junio de 2017, el presidente de la República, Juan Manuel Santos, cuando la exguerrilla hizo entrega de sus armas a las Naciones Unidas.

De acuerdo al registro del Gobierno, en los nueve meses que duró el proceso de desarme de las FARC, se inutilizaron 8994 armas de fuego, de las cuales 6177 eran fusiles de asalto, 28 fusiles de precisión, 274 ametralladoras, 13 subametralladoras, 6 escopetas, 1817 pistolas, 170 revólveres, 266 morteros, 12 lanza cohetes y 229 lanza granadas. De este total, 7756 fueron entregas a la ONU y 1238 fueron incautadas en caletas.

Este miércoles, un año después, Juan Manuel Santos conmemoró la fecha desde las horas de la mañana en su cuenta de Twitter. “En un año sin armas tuvimos las elecciones más pacíficas de la historia, dejaron de llegar heridos de guerra al Hospital Militar, los turistas van a destinos que antes el conflicto no dejaba, tuvimos la tasa de homicidios más baja en 40 años”, escribió.

“Hace exactamente un año, las FARC entregaron sus armas. Se desarmaron, se acabaron como grupo armado después de 54 años de guerra, esa es una muy feliz coincidencia que le cambió la historia a este país (…) Se disminuyó el número de muertos, la paz está empezando a dar sus frutos, miren las cifras económicas, la inversión está llegando”, agregó más tarde en medio de un evento con los cafeteros.

Por su parte, Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, calificó el desarme como positivo, ya que “es el más importante en todo el mundo. Por ejemplo, los paramilitares entregaron 0,6 armas por desmovilizado, el proceso de paz que más había entregado armas por desmovilizados es el de Afganistán, que entregó 0,76 armas, y las FARC entregaron más de un arma, es decir, es una de las experiencias más positivas en términos de dejación. Un total éxito”.

Sin embargo, Vicente Torrijos, experto en paz, manifestó que el desarme de las FARC sigue siendo un “proceso fallido”, ya que “el conteo de las caletas fue impreciso, nunca se investigaron las caletas que estaban en áreas fronterizas como Venezuela o Ecuador, lo que permite pensar que allí hay un problema; y que los miembros no vinculados con las FARC directamente no entraron en el conteo”.

LOS CAMBIOS

Uno de los cambios que ha destacado el Gobierno en múltiples ocasiones y que se le atribuye al desarme, está relacionado con el aumento de la participación democrática en las últimas elecciones del país, así como con el aumento de la seguridad en las mismas, debido a que no se presentaron alteraciones de orden público por enfrentamientos de grupos armados ni traslado de mesas.

De acuerdo con la Registraduría, en las votaciones de segunda vuelta para la elección de Iván Duque como nuevo presidente de Colombia, sufragaron 19.511.168 personas, de las 36.783.940 habilitadas para hacerlo, lo que equivale a decir que participó el 53 % de los ciudadanos. En 2014, durante la segunda vuelta, votaron 15.794.940 ciudadanos, equivalentes al 47,97 % del censo electoral.

“Gracias a la paz, al igual que el 27 de mayo, estas elecciones fueron las más seguras, las más transparentes y de una gran participación”, dijo Santos luego de finalizar la jornada electoral el pasado 17 de junio, reforzando lo que había dicho en ese mismo sentido durante la primera vuelta, cuando indicó que la paz había sido la “gran ganadora” del proceso democrático.

 

CULTIVOS ILÍCITOS

Pese a que el estudio anual sobre cultivos ilícitos de la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de Estados Unidos reveló que Colombia aumentó el número de hectáreas de hoja de coca sembradas durante 2017, el Gobierno destaca la implementación de la estrategia de sustitución como uno de los logros del desarme.

Allí Colombia pasó de tener 188.000 hectáreas de hoja de coca en 2016 a 209.000 en 2017, pero el  balance de la implementación del acuerdo asegura que “gracias a la paz tenemos una oportunidad única de solucionar de manera definitiva y estructural el problema de los cultivos ilícitos. Con el programa de sustitución voluntaria, los campesinos cultivadores están empezando por fin a tener una alternativa legal y sostenible de vida. El Estado, de manera organizada, está llegando a donde nunca antes había podido por el conflicto”.

De acuerdo al documento, desde 2017 se han erradicado 52.571 hectáreas de cultivos ilícitos y en lo corrido de 2018 se han erradicado 21.804 hectáreas. En sustitución, según el texto, 123.177 familias han expresado el interés de arrancar las matas de coca, las cuales reportan 96.830 hectáreas de cultivos ilícitos.

Hasta el pasado 31 de mayo se habían vinculado al Programa Nacional de Sustitución de Cultivos de Uso Ilícito (PNIS), 77.659 familias, las cuales declararon tener 61.738 hectáreas sembradas con matas de coca. De estas, 42.396 han recibido un primer desembolso.

VIDAS SALVADAS

Con el desarme de las FARC también se ha logrado salvar más de 3000 vidas y se ha reforzado la presencia de las autoridades en todo el territorio nacional, según el Gobierno, con 345.000 miembros de la Fuerza Pública en 652 municipios priorizados.

“Se reformuló el Plan Horus I para crear el Plan Horus II, con el cual se tiene proyectado hacer presencia en 13 departamentos, 93 municipios, 575 Veredas, 1 Golfo y 14 ríos, y están comprometidos 61.463 hombres de Ejército, Fuerza Aérea, Armada y Policía Nacional, así como 80.000 hombres para el control institucional del territorio”, indica un informe del Gobierno Nacional.

El Ejecutivo explicó que hasta el momento se han declarado 228 municipios libres de minas antipersonal, de los 673 que tenían sospecha, y están en proceso de limpieza otras 224 zonas del país en más de 20 departamentos.

A esto se le debe sumar que el Hospital Militar cerró el año pasado con 35 uniformados lesionados a causa del conflicto, una cifra positiva si se tiene en cuenta que para 2011 el promedio de militares heridos a causa de la guerra se acercaba a los 500. También se destaca la reducción de amputados, ya que antes habían en promedio 120 casos y para 2017 solo fueron cinco y en 2018 van ocho.

El alto Comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera, destacó que el gran beneficio es que el acuerdo de paz resolvió el problema de las FARC y “eso lo demuestra el hecho de que en 2017 no hubo un solo muerto por confrontación entre el Estado colombiano y las FARC, así como el hecho de que en el proceso de negociación hubiéramos salvado la vida de 3000 compatriotas”.

PRIORIZACIÓN DEL CAMPO

De acuerdo con el Gobierno, se eligieron 344 municipios para promover la inversión y el empleo mediante un Régimen Especial de Tributación durante diez años, que a la fecha ya deja la creación de 407 empresas en sectores como el de agricultura, alimentos, materias primas agropecuarias y transporte de carga.

“Un total de 30 empresas contribuyentes se interesaron en el mecanismo de Obras por Impuestos y solicitaron vinculación de impuestos a proyectos del banco de obras por impuestos, de las cuales 28 fueron aprobadas y 23 proyectos por un total de 220.616 millones de pesos fueron seleccionados por las empresas para financiar a través de sus impuestos”, indicó el gobierno.

Así mismo, aseguró que con el desarme de las FARC se inició la construcción de planes de desarrollo con enfoque territorial que beneficiarán a más de 248.000 personas entre campesinos, grupos étnicos, organizaciones de mujeres y organizaciones sociales de 169 municipios.

  NOTICIAS RECOMENDADAS