Colombia


Human Rights: Medida contra Uribe “habla bien de la democracia colombiana”

El director para las Américas de la entidad calificó de “magnífica” la decisión de la Corte Suprema de Justicia.

EFE

04 de agosto de 2020 04:18 PM

El director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, dijo a Efe este martes que la orden judicial para que el expresidente y senador Álvaro Uribe sea detenido en su domicilio “habla bien de la democracia colombiana” y muestra que “todos son iguales ante la ley”.

“El hecho de que una sala del máximo tribunal de Colombia tenga el coraje de tomar una decisión de esta naturaleza, creo que habla muy bien de la democracia colombiana”, afirmó Vivanco. (Lea más sobre el caso de Álvaro Uribe Vélez).

Calificó de “magnífica” la decisión de la Corte Suprema de Justicia y consideró que hoy es un “día para celebrar” porque muestra el “progreso” que ha hecho Colombia para fortalecer su Estado de Derecho y preservar el principio de igualdad ante la ley.

“Es -destacó- un día importante desde el punto de vista de los esfuerzos que se hacen a diario en América Latina para fortalecer el concepto de Estado de Derecho. Es decir, que independientemente del poder, de la posición o clase social y de la afiliación política, todos deben responder de igual manera ante la ley”.

Además, Vivanco fue más allá y añadió: “Creo que Colombia está dando una lección de democracia y de plena independencia judicial, algo que es impensable en otros países de la región, empezando por la vecina Venezuela, donde la concentración de poder es total y donde el poder judicial es un apéndice del Ejecutivo”.

Por último, urgió a la comunidad internacional a dar “un apoyo cerrado” a la decisión de la Corte.

La Corte Suprema de Justicia no ha hecho aún ningún anuncio y fue Uribe el que este martes informó en Twitter de la orden de arresto domiciliario, dentro de un proceso que se le sigue por presunto fraude procesal y soborno de testigos.

El caso contra Uribe, que gobernó Colombia entre 2002 y 2010, se remonta a 2012, cuando demandó por supuesta manipulación de testigos al senador del izquierdista Polo Democrático Alternativo (PDA) Iván Cepeda, que en esa época preparaba una denuncia en el Congreso en su contra por supuestos vínculos con el paramilitarismo.

Esa demanda acabó volviéndose en contra de Uribe, que se convierte hoy en el primer expresidente colombiano al que se le ordena la detención.