Colombia


Incendio arrasó con 150 hectáreas de bosques y sabanas en el Meta

COLPRENSA

16 de diciembre de 2014 04:16 PM

Un incendio de grandes magnitudes se presentó en las últimas horas en zona rural de Puerto Rico, Meta, luego de que se registraran altas temperaturas por la temporada de fin de año.

“Se presentó un fuerte incendio, se quemaron aproximadamente 150 hectáreas de bosques nativos, pastos mejorados y animales silvestres, la emergencia se presentó en la vereda La Sultana, finca Campo Alegre”, aseguró el capitán José Conde, comandante del cuerpo de bomberos de Puerto Rico, Meta.

El Comandante afirmó que sus hombres con lo único que cuentan para extinguir las llamas y atender cualquier tipo de emergencia es su voluntad de servicio a la comunidad, porque carecen de todo tipo de elementos y maquinaria especializada.

“Nosotros necesitamos que nos colaboren, porque el cuerpo de bomberos no tiene los suficientes equipos ni recursos para atender esta clase de incendios forestales. Este incendio nos causó muchos daños y no lo pudimos atender de manera adecuada, puesto que no tenemos los recursos que debe tener un cuerpo de bomberos para la atención de un incendio de gran magnitud como este”, acotó.

Las pérdidas por esta conflagración son millonarias, ya que las pasturas para alimentar el ganado eran mejoradas y se perdió un número importante de hectáreas de las mismas. Ahora el dueño de la finca no tiene cómo alimentar a sus animales, por lo que se verá afectado al momento de vender el ganado, según dijo José Conde.

Por lo agreste del terreno, los voluntarios debieron caminar cerca de un kilómetro con los pocos equipos con los que contaban, una especie de aspersor que cargan a su espalda, pero que su capacidad de llenado es muy reducido, por lo que tuvieron que hacer varios viajes, y entre ida y venida, las llamas retomaban su furia.

Tanto comandante como voluntarios, no solo acudieron al Gobierno Nacional para pedir ayuda y que los doten de equipos que estén a la altura de sus necesidades, sino que también apelaron a la ayuda divina, que es tal vez la única que los pueda ayudar mientras que llegan las máquinas.

“Solo estamos esperanzados en que de pronto el de arriba nos regale un poquito de agua, porque de lo contrario no sé qué pueda pasar con esta emergencia”, dijo.

Este es el cuarto incendio forestal que se presenta en esa zona del Meta, en los últimos 12 meses.