La Banda de Baranoa, la cuota caribeña en la posesión de Iván Duque

07 de agosto de 2018 08:11 AM

ENVIAR PÁGINA POR CORREO

Ciento veinte niños y jóvenes del departamento del Atlántico, darán inicio hoy a la muestra cultural que antecederá al acto protocolario del nuevo presidente de Colombia, Iván Duque.

Este 7 de agosto, a las 1:30 de la tarde, la emblemática Banda Departamental de Baranoa prenderá la fiesta en la Plaza de Bolívar y en su repertorio de diez canciones incluirá cuatro temas especiales a petición del mismo Iván Duque y de su madre, Juliana Márquez Tono.

Dos vallenatos clásicos solicitó el nuevo presidente de los colombianos: Compae Chipuco, del compositor José María Gómez Daza (Chema Gómez); y la Gota Fría, autoría del juglar Emiliano Zuleta Baquero. Por su parte, su madre le pidió a los jóvenes atlánticenses tocar el Bunde Tolimense, de Alberto Castilla Buenaventura y Callecitas de Cartagena, de Evelia Porto de Mejía. Con esta última canción, el aporte musical cartagenero estará presente en esta fecha histórica. 

"Para nosotros es un orgullo, ser invitados a la posesión del presidente de los colombianos es hacer historia", expresó el director de la banda, Hilton Escobar Roa, fundador de esta agrupación musical que nació en 1995 como la "la Banda de Guerra del Colegio Industrial de Baranoa, apenas con 25 niños y hoy convertida en una fundación reconocida en todos los rincones de Colombia y en el mundo como embajadora musical de esta Nación surámericana.

La Banda Departamental de Baranoa ha amenizado eventos de talla internacional como la Cumbre de las Américas, el Foro Económico Mundial, el Congreso de la Interpol; ha sido invitada de honor de la Organización de Estados Americanos (OEA), del Banco Mundial de Desarrollo; ha participado en festivales a lo largo y ancho de Colombia y también ha llevado la música colombiana a Nueva York, Washington, Tampa y Florida, en Estados Unidos y a España y Panamá.

Actualmente, la Banda de Baranoa está conformada por 600 niños y jóvenes y se ha convertido en un motor de cambio en la vida de los menores que han hecho y hacen parte de ella. En una escuela con el objetivo claro de convertir en concertistas a sus estudiantes. A ella puede ingresar cualquier menor que viva en el Atlántico, de los estrato 1, 2 y 3, desde los 6 años de edad hasta los 18 y entre algunos de los requisitos para ser participe de ella figura no hacerse tatuajes, no usar Piercing y no tener relaciones amorosas entre ellos. 

"Todo hace parte de la disciplena porque lo importante aquí es la parte social, crear hombres y mujeres de bien que sea excelentes ciudadanos", expresa Hilton Escobar. 

En la fundación, sus integrantes no tienen que pagar matrícula, ni mensualidad, ni viajes, ni vestuario; su única preocupación debe ser darlo todo para aprender y hacer realidad su sueño con la música.

 

Ahora te puedes comunicar con El Universal a través de Whatsapp

  • Videos
  • Mensajes
  • Fotos
  • Notas de voz

cuando seas testigo de algún hecho noticioso, envíalo al: 321 - 5255724. No recibimos llamadas.

LEA MÁS SOBRE Colombia

DE INTERÉS