Colombia


La Corte rechaza intromisiones de la Unión Interparlamentaria

Esto en el caso del exsenador Álvaro Uribe Vélez y el representante Álvaro Hernán Prada Artunduaga por supuestas violaciones a sus derechos.

COLPRENSA

18 de noviembre de 2020 09:02 PM

La Corte Suprema de Justicia rechazó las intromisiones en las que incurrió la Unión Interparlamentaria, organización mundial de parlamentos nacionales de la cual es miembro el Congreso de la República, en el caso del exsenador Álvaro Uribe Vélez y el representante Álvaro Hernán Prada Artunduaga por supuestas violaciones a sus derechos.

Uribe Vélez y Prada Artunduaga habían denunciado ante el Comité de Derechos Humanos de los Parlamentarios supuestas violaciones a sus derechos, en el marco de los procesos penales adelantados por la sala de Casación Penal y la Sala Especial de Instrucción.

En este caso, el comité declaró inadmisibles las denuncias y alegaciones formuladas e invitó a que la Corte “exponga su posición oficial respecto a las acusaciones presentadas por los querellantes”, solicitud que se hizo a través de de la Viceministra de Asuntos Multilaterales de la Cancillería de Colombia por el Secretario General de la Unión Interparlamentaria.

La Corte aseguró que respeta la actividad de la ONG, pero como “órgano judicial independiente, atendiendo el principio de separación de poderes y amparada por la soberanía jurisdiccional, se abstiene de entablar ese tipo de diálogo, que es ajeno a sus competencias y funciones constitucionales”. En ese sentido, no fijará posición alguna frente a las denuncias tramitadas por el comité.

La Corte destacó que la solicitud no se enmarca en un hecho de cooperación judicial internacional ni en una actuación de un tribunal internacional de derechos humanos con competencia para juzgar al Estado colombiano, por lo que no obliga a la Corte Suprema a rendir “descargos” o dar explicación sobre sus actuaciones.

“Mucho menos puede pretender la Unión Interparlamentaria, bajo la creencia de adelantar un ‘caso’ por supuesta violación de derechos humanos, juzgar las actuaciones de la Corte Suprema de la República de Colombia y, bajo ese entendido, invitarla a “dialogar” y “cooperar” en la búsqueda de una “solución satisfactoria” a sus intereses como agremiación internacional de parlamentarios”, señaló el alto tribunal.

Por eso, señaló que los jueces se pronuncian a través de sus decisiones. También señaló que a una organización internacional no gubernamental no le es dable interferir en procesos judiciales en el ámbito interno ni ejercer presiones contra los miembros de la judicatura.

“La Corte rechaza ese tipo de intromisiones e invita a la Unión Interparlamentaria a cumplir su mandato de asistencia a sus miembros y promoción de los derechos humanos respetando los principios de soberanía e independencia judicial”, señaló.