Colombia


La tormenta política por revelación de las Farc sobre crimen de Álvaro Gómez

Después de que las Farc reconocieran haber sido los autores del asesinato de Gómez, el expresidente Ernesto Samper dice que la muerte fue una conspiración contra su gobierno.

COLPRENSA

05 de octubre de 2020 08:00 PM

48 horas después de que los exjefes de las Farc reconocieron ante el país haber sido los autores de varios asesinatos de dirigentes políticos, sociales y militares del país, entre ellos el del excandidato presidencial, Álvaro Gómez Hurtado, la polémica sigue prendida y tiene en medio de la misma al expresidente de la República, Ernesto Samper Pizano.

El motivo por el cual Samper Pizano sea el centro de la controversia es que el 2 de noviembre de 1995, cuando fue asesinado Gómez Hurtado a la salida de la Universidad Sergio Arboleda en Bogotá, él estaba en medio de la defensa de su gobierno que había sido cuestionado, desde su elección, de haber estado apoyado por sectores del narcotráfico que habrían financiado su campaña.

Una de esas razones es que la muerte de Gómez Hurtado desde el comienzo se pensó que estuvo ligada a motivaciones políticas del entonces gobierno Samper. Precisamente esa hipótesis es la que ha manejado durante estos 25 años la familia del exdirigente conservador, quienes áun señalan que lo que sucede en este momento con la culpa que reconoce las Farc es sólo un favor que se le hace a Samper y al entonces ministro Horacio Serpa, para intentar evadir sus responsabilidades.

El expresidente Samper, por el contrario ha indicado desde el sábado pasado que se ha venido trabajando desde hace varios años sobre la hipótesis de que la muerte del dirigente conservador fue una conspiración que armó para afectar a su gobierno, por lo que reiteró que nada tuvo que ver en ese crimen.

Para el exmandatario “sorprende y preocupa las revelaciones de las Farc porque si eso se comprueba, hemos sido víctimas de su silencio, no aceptamos el que se nos atribuya un crimen de Estado”.

Samper al responder a los cuestionamientos de la familia Gómez, entre ellos el abogado en el proceso Miguel Gómez, de que le responsabilizan, sostiene que “la familia Gómez Hurtado está buscando una indemnización económica por cuenta del crimen”, a la vez que reitera que “no ha habido una sola prueba sobre la hipótesis que han trabajado”

Explica Ernesto Samper, que como siempre lo ha expresado a lo largo de las investigaciones por el magnicidio que no está en contra de ninguna investigación en que piensen relacionarlo, pero si reclamó que los exjefes de las Farc aporten las pruebas de modo, tiempo y lugar, para comprobar el reconocimiento, no sólo de la muerte de Álvaro Gómez sino de los otros crímenes que aceptaron haber cometido.

Recordó el exmandatario que “quizás hubo un hecho y son unos papeles de los que hizo alusión José Obdulio Gaviria hace unos años, que se habían entregado a alguna persona cercana a las Farc. Unos correos que podrían comprometer a Manuel Marulanda en ese episodio”.

Éste lunes también se pronunció sobre la situación el expresidente de la República, el conservador Andrés Pastrana, quien le reclamó al fiscal general de la Nación, Francisco Barbosa que tiene que llamar a las Farc, aprovechando que ya no son sujeto de la JEP por haber mentido flagrantemente ante ella, para que declaren en el caso de Álvaro Gómez.

A su turno la Comisión de la Verdad, en cabeza de su presidente el padre Francisco de Roux, señaló que que se establecerá comunicación “inmediata con familiares de Álvaro Gómez Hurtado, Jesús Bejarano, el general Fernando Landazábal, Pablo Emilio Guarín, Hernando Pizarro y Fedor Rey. Así mismo, con las entidades y organizaciones afectadas por dichos asesinatos”.

De la misma forma “escuchará a los miembros de las FARC y contrastará sus versiones con las de otras personas y entidades que quieran contribuir a este esclarecimiento. La Comisión se pronunciará en su informe final”.

Al respecto la familia Gómez informó que si acudirá al llamado de la Comisión de la Verdad, aunque rechazó que hace unos meses cuando les llamó para hablar sobre la muerte de Álvaro Gómez apenas les escucharon por unas pocas horas, mientras que al expresidente Samper le dieron espacio de casi 20 horas.